Archive for representaciones divinas

La divina danza del erotismo.

En el arte de la India destaca inmediatamente a la vista la presencia constante de la figura femenina. Cualquiera que haya visitado los monumentos o los museos, o simplemente contemplado las reproducción en libros y revistas, no puede menos que notar la multiplicidad de las formas femeninas en el arte indio. Figuras llenas de sensualidad, de una belleza exuberante y voluptuosa, de formas plenas, pródigas y abundantes. ¿Por qué tanto derroche de evidente erotismo en un arte exclusivamente religioso? También es sabido que las religiones indias predican el desapego y renunciamiento, la falsedad del mundo y su futilidad. El seguidor de las religiones indias debe comprender la irrealidad de las formas mundanas y concentrarse únicamente en alcanzar el espíritu eterno que se encuentra más allá de las formas. ¿Cómo entonces se explica esta obsesión lujuriosa por las sensuales curvas femeninas?

Primero hay que notar que todo en el arte indio manifiesta un significado específico. Todas las formas son simbólicas. Los mensajes de la religión y la filosofía se manifiestan en el arte a través deun simbolismo bien establecido. En segundo lugar tenemos que señalar que el hecho de que el arte indio, por lo menos el que ha perdurado hasta nuestros días, fue producido muchos siglos después que los textos religiosos del brahmanismo, el budismo y el jainismo.

Si queremos entonces examinar la figura femenina y su simbolismos en el arte indio, debemos remontarnos a los textos originales de estas religiones antes de pasar al examen detallado de las imágenes. El Veda, conjunto de textos religiosos de los invasores arios de la India, no contienemuchas expresiones de la divinidad femenina. Los arios, pueblo de raza indoeuropea, arribaron a la India a mediados del segundo milenio antes de nuestra era. Eran tribus nómadas pastorales que adoraban a divinidades, generalmente masculinas, representación de las fuerzas y los fenómenos de la naturaleza. Su dios principal era Indra, Dios de las tormentas y caudillo guerrero que da a los dioses y a los arios la victoria sobre sus enemigos. Es comprensible que en una concepción del mundo nómada y pastoril, en la que el varón representa la fuerza y el mando, la mujer no ocupara un lugar importante. Pese a esto encontramos algunas divinidades femeninas que ya poseen algunas de las características de las representaciones femeninas postoariores. Los arios reconocieron muy pronto la importancia esencial del elemento femenino en el proceso de la creación del mundo. Los animales, las plantas,los hombres y los dioses se reproducen y multiplican gracias a la unión de los sexos. El demiurgo, creador del universo a partir de la nada, tiene que recurrir muy pronto a la división sexual para procrear a los seres del mundo a partir de sí mismos. Aditi es la madre de los dioses y la personificación primera de la potencialidad femenina para la reproducción. El mundo no existiría sencillamente sin la presencia del elemento femenino.

La reproducción es fundamental para la mujer, y viceversa, pero no es el único aspecto que destaca en las divinidades femeninas. Además de procrear, la mujer nutre y sostiene, protege y conforta a sus hijos. Las aguas y las plantas son manifestaciones primordiales de la feminidad. La Tierra es la madre por excelencia, la que sostiene y alimenta a la humanidad, la esposa del cielo y de sus representantes en la tierra: el rey. El monarca indio es llamado bhupati, el señor o esposo de la Tierra. Siguiendo estas caracterizaciones, los arios védicos contaban con algunas divinidades femeninas, que como dijimos no alcanzan la importancia de la masculina, pero sí representan claramente las funciones esenciales de la feminidad. Así tenemos a los grandes ríos personificados como diosas, principalmente Sarasvati, Ganga (el Ganges) y Yamuna. Estos ríos o diosas del río representan las aguas nutricias que dan vida a las calurosas planiciee de la India. Las plantas también son representadas como diosas, y hay una diosa en especial: Arandhati, que representa a las plantas en general y a las plantas medicinales y sus poderes salutíferos en particular.

Otro aspecto de la creación presentado por una diosa, es el poder creador de la palabra. Aquí entramos en un terreno más simbólico. La palabra representa la manifestación creadora del sonido primordial, la vibración del universo. La diosa Vac (en latín Vox) representa este poder creador del sonido que se manifiesta claramente en las palabras sagradas del Veda. No hay que olvidar tampoco que el ritual del sacrificio védico encerraba un simbolismo de la fertilidad y la reproducción sexual. A cada elemento del culto se le acoplaba con una pareja para manifestar el poder creador del rito; aunque la mujer mantiene un papel subordinado en la sociedad védica, en el terreno del culto y el simbolismo obtiene su lugar como generadora y reproductora.

Todas estas divinidades femeninas aparecen posteriormente en los textos como yaksi-s y apsaras, las driadas y ninfas del mundo helénico. Los bosques y los ríos, las montañas y las nubes están pobladas por estas bellísimas y encantadoras jóvenes que de vez en cuando aparecen ante los asombrados ojos humanos.