Archive for cocina mágica

El pastel de la Diosa triforme.

Para representar a la luna llena en las celebraciones de plenilunio, podemos realizar pasteles de la Diosa Trimorfa. Son sencillas de realizar y de buen sabor.

Para hacer la masa, mexcla 100 gramos (1 taza) de harina que no necesite levadura, 100 g (1 taza) de harina de avena, 25 g /1/4 de taza) de azúcar y una cucharada de sal. Añade un huevo batido para que la masa sea más consistente. Estírala y cortala con un cuchillo de hoja curva, creando medias lunas y lunas llenas. Colóquelas sobre una fuente no adherente en el horno durante 10 minutos a 180° (356°F)

Otro método consiste en el siguiente: Una vez estirada la masa, corta una luna llena y dos medias lunas por pastel. Con un poco de leche, junta estás últimas y superponlas suavemente a ambos lados de la luna llena para crear el símbolo de la Diosa trimorfa.

Luego que las galletas estén listas, dejalas enfriar junto a una ventana donde la luz de la luna ( o en su defecto, el aire nocturno ) puedan tocarla. Cuando estén tibias, colocas tus manos sobre ellas e invoca:

” En nombre de los tres rostros de la Reina de la Noche
Ruego al tiempo y a la tierra bendecir mi ofrenda
que en la noche de los tiempos
la voz de la Reina del bosque cante
asi sea”

Acompaña las galletas con licor de la Diosa, o en todo caso, chocolate caliente.

Anuncios

Néctar de primavera
Licor de la Diosa de Moras.

En la Tradición de la Antigua Religión que practica mi familia, acostumbramos a beber durante las celebraciones de Beltane, un licor casero que se prepara con meses de antelación para la ocasión. Aunque tradicionalmente, este licor representa los propósitos de vida nueva y fuerza que son propios de la fiesta de fuego, según una antigua leyenda italiana, el licor de Beltane, consagrado a la Diosa Madura y edad fértil, tiene propósitos afrodisiacos y sensuales. Por el motivo que nos sea más propicio y valedero, preparar el licor de la Diosa es una buena manera de sincronizar nuestro ritmo energético con las futuras celebraciones que llevaremos a cabo durante el ciclo anual.

Materiales:

1350 gramos ( unas tres libras ) de mora.
Un tamiz de Muselina.
340 gramos ( dos tazas de azúcar ) por cada medio litro del zumo.
Varias botellas esterilizadas ( el número varia según la mezcla resultante).

Preparación:

Toma las moras, lavalas concienzudamente y colocalas en un frasco grande. Caliéntelo lentamente al baño de María durante dos hoas. Después, cuélelas a través del tamiz de muselina y añada la azúcar, siguiendo la regla general de utilizar 340 gramos ( 2 tazas ) por cada medio litro del jugo de moras. Caliéntelo de nuevo para disolver el azúcar, pero evite que hierva. Viértalo en las botellas esterilizadas, dejando un pequeño hueco en el cuello de estas. Enrosque ligeramente y sin apretar el tapón de las botellas, colóquelas sobre un platillo puesto al revés de en una cacerola profunda con agua. Caliéntela durante 80 minutos a 83° (180° f). Cuando se enfríen, enrosque los tapones con fuerza, y consérvelos en un lugar oscuro de dos a tres meses.

Finalmente, en el mes anterior a la celebración de Beltane, coloque las botellas de licor bajo la luz de la luna durante varios días. Y en el último día, justo al cambio de fase lunar, coloque las manos sobre las botellas realizando la siguiente invocación:

” En Nombre de las fuerzas del tiempo y
del destino divino del misterio y la luz

Invoco el poder de la Diosa para que a través de mi

para bendecir, consagrar y puriticar este licor
que en su nombre será bebido.
Que en el tiempo y en la belleza

quede sellada la energía que esta bebida deposité.

Asi sea”

El licor puede ser consumido durante las invocaciones del fuego o como parte de la celebración ritual de la festividad.

Libro de las Sombras de Loly, 22 de junio de 1999.

Néctar de primavera
Licor de la Diosa de Moras.

En la Tradición de la Antigua Religión que practica mi familia, acostumbramos a beber durante las celebraciones de Beltane, un licor casero que se prepara con meses de antelación para la ocasión. Aunque tradicionalmente, este licor representa los propósitos de vida nueva y fuerza que son propios de la fiesta de fuego, según una antigua leyenda italiana, el licor de Beltane, consagrado a la Diosa Madura y edad fértil, tiene propósitos afrodisiacos y sensuales. Por el motivo que nos sea más propicio y valedero, preparar el licor de la Diosa es una buena manera de sincronizar nuestro ritmo energético con las futuras celebraciones que llevaremos a cabo durante el ciclo anual.

Materiales:

1350 gramos ( unas tres libras ) de mora.
Un tamiz de Muselina.
340 gramos ( dos tazas de azúcar ) por cada medio litro del zumo.
Varias botellas esterilizadas ( el número varia según la mezcla resultante).

Preparación:

Toma las moras, lavalas concienzudamente y colocalas en un frasco grande. Caliéntelo lentamente al baño de María durante dos hoas. Después, cuélelas a través del tamiz de muselina y añada la azúcar, siguiendo la regla general de utilizar 340 gramos ( 2 tazas ) por cada medio litro del jugo de moras. Caliéntelo de nuevo para disolver el azúcar, pero evite que hierva. Viértalo en las botellas esterilizadas, dejando un pequeño hueco en el cuello de estas. Enrosque ligeramente y sin apretar el tapón de las botellas, colóquelas sobre un platillo puesto al revés de en una cacerola profunda con agua. Caliéntela durante 80 minutos a 83° (180° f). Cuando se enfríen, enrosque los tapones con fuerza, y consérvelos en un lugar oscuro de dos a tres meses.

Finalmente, en el mes anterior a la celebración de Beltane, coloque las botellas de licor bajo la luz de la luna durante varios días. Y en el último día, justo al cambio de fase lunar, coloque las manos sobre las botellas realizando la siguiente invocación:

” En Nombre de las fuerzas del tiempo y
del destino divino del misterio y la luz

Invoco el poder de la Diosa para que a través de mi

para bendecir, consagrar y puriticar este licor
que en su nombre será bebido.
Que en el tiempo y en la belleza

quede sellada la energía que esta bebida deposité.

Asi sea”

El licor puede ser consumido durante las invocaciones del fuego o como parte de la celebración ritual de la festividad.

Libro de las Sombras de Loly, 22 de junio de 1999.

La cocina mágica.
De la semilla al trigo, del trigo al pan.
Cocinar es un proceso mágico de transformación que utiliza los cuatro elementos: Tierra (la comida misma, la cual brota de nuestro planeta), Fuego (la fuente de calor, llama, solar, electricidad) agua, ( el vapor que surge de la sustancia caliente) y Aire. A través de los elementos, cocinero mágicamente prepara alimentos nutritivos.

La cocina primitiva utilizaba el Fuego, por supuesto. Los vegetales, y con menos frecuencia la carne, se tostaban en estacas duras y calientes. Los líquidos se calentaban en recipientes hechos de cuero o madera, sobre piedras calentadas en el fuego. No había despensa, todos los alimentos se obtenían de los campos y los bosques.

Las cocinas, raramente estaban inactivas. Calderos con caldos hirviendo colgaban sobre fuegos con olor a roble en enormes chimeneas abiertas. Cestos repletos de frutos, vegetrales, raíces silvestres, jarras con hierbas, harinas, nueces, aceites, miel y vinagre se alineaban en los estantes, esperando ser utilizados, y el aire estaba impregnado de los deliciosos olores de la comida que se estaban preparando.

Debido a esta herencia histórica, el cierto sentido el cocinero es como el dios o la diosa que posee calderos mágicos de los cuales la comida fluye en cantidades milagrosas. Aunque el arte de cocinar hoy en día podría considerarse una tarea desagradable, puede ser una aventura emocionate, satisfactoria e impregnada de antiguos rituales y tradición.

Hay muchos conocimientos tradicionalmente mágicos que protegen a la cocina, el cocinero y la comida que se prepara. Uno de los más agradables consiste en plantar Aloe en una ventana soleada de la cocina. Esta planta se ha utilizado desde tiempos muy antiguos para aliviar quemaduras y raspaduras, por lo que suele ser simbolo de armonia y curación.

Otra protección popular es un bulbo de ajos, cebollas o pimientos. Estos bulbos se pueden comprar en tiendas de alimentos o en mercados y no son solo elementos protectores, sino que además son muy decorativos. Si cuelga uno de estos vegetales en la cocina con propósito protectores, no lo use nunca como alimento, debido a que absorberian toda la energía inarmónica y podrían en peligro todo aquel que los comiese.

Una cabeza de ajo o de cebolla colocada en el alféizar de la ventana de la cocina es también una estupenda protección. Cristales emplomados ( espejos ) que reflejen el sol colgados en una ventana soleada en la cocina son también excelente elementos protectores.

Simbolos tales como pentáculos, cruces solares y corazones se pueden pintar, grabar o marcar con tiza, o dibujar, con los dedos mojados con aceites perfumados, en las canastas, alacenas, utensilios, sartenes y pucheros, incluso en los platos.

Algunos conjuros son indicados para evitar el hambre en el hogar. Uno de ellos consiste en llenar una jarra con alfafa y colocarla en la despensa. Mientras esté allí. según la tradición Italiana la familia no pasará hambre. Otro consiste en colocar dos trizos de raíz de lirio ( Acoros Calamus ) en algún lugar de la cocina. Tanto éste como el de la alfalfa protegen contra la pobreza.

Para proteger la comida de la contaminación se puede fabricar una botella de magia casera. Poner tres agujas, tres alfileres y tres clvos dentro de un tarro, llenarlo con sal, taparlo fuertemente, sacudirlo con vigor nueve veces y derramar cera roja en la tapa. Colóquela en la depensa en un lugar donde no se vea.

Los utensilios de la cocina tienen naturaleza mágica. En tiempos pasados todas las cocinas tenían un mortero, era el principal elemento para moler y pulverizar, el cual ha sido reemplazado por batidoras, trituradoras y otras máquinas para moler.

Tanto el mortero como su mango son muy ricos en simbolismos. El mortero o base cóncava representan el principio femenino de la creación, mientras que el mango simboliza el principio masculino. Juntos crean el cambio.

Hay otros tres utensilios culinarios – coladores, tamices y escurridores – que tienen una larga historia mágica. Si se cuelgan o se colocan con propósitos protectores, mantienen la cocina segura. Antiguas Tradiciones dicen que para disipar las pesadillas hay que colocar un tamiz cerc de la cama mientras se duerme. Los agujeros difuminan el exceso de energía que pudiese atormentar la mente o el subconciente.

En las paredes de la cocina se pueden colgar moldes de cobra para adornarla con sus ricos olores. El cobre está regido por Venus, el planeta del amor. Estos moldes por tanto traerán vibrciones amorosas a la habitación.

Los trípodes se han usado en las cocinas durante muchísimos años. Los potes calientes se colocaban sobre utensilios de metal con tres pies ( de aquí el nombre), los cuales con frecuencia se encontran en las ruinas de las cocinas antiguas. Trípodes de hierro fundido son ya difícil encontrarlos, aunque conservan su simbolismo en escobas (simbolo de la domesticidad, limpieza y protección ), corazones ( que representan amor y protección ), pájaros ( creatividad y libertad), Flores, (pasíón) y pentáculos ( protección )

Licor Sagrado de Eleusis.
Kikeon.

Para mi abuela, la Tradición de la brujeria era un compendio multicultural de valores y expresiones. Por ese motivo, cada cierto tiempo, incluía en las celebraciones que llevabamos a cabo en la familia, ritos tomados de otras latitudes, totalmente diferentes a los que practicamos por tradición.

Uno de estas celebraciones era el “Ritual del Kikeon”, una costumbre griega de Raíces orientales que se realizaba en honor a las Diosas de las fuerzas de la Tierra, y que buscaba la purificación del espiritu y la energía personal. Lo realizabamos unas cuantas semanas antes de la fiesta de la luz (Imbolg) y en cierta medida era una preparación anticipada para este sabbath, debido a que bebiamos este licor durante su celebración.

Ambrosia podría ser la palabra que mejor define qué es el Kikeon. En si es un licor sagrado que se preparaba en las festividades de Eleusis. Prepararlo, es toda una ceremonia.

Para empezar la elaboración de este producto exige cierto protocolo, el primero es el día que adquiramos los productos que compondrán la bebida, debemos permanecer en ayunas. Solo podremos ingerir zumos de fruta o agua.

Los ingredientes que precisamos son:

Cinco ciruelas.
Jengibre fresco.
Una cucharada sopera de miel.
medio litro de aguardiente.
Unos granos de granada.
la piel de un limón.
Una ramita de Vainilla.

En un cuenco grande depositaremos el aguardiente Verteremos la miel y acto seguido removeremos para que se mezcle bien. Pelaremos las ciruelas y las depositaremos en el interior del bol. Desecharemos los huesos. Añadiremos una ralladura de jengibre y de nuevo volveremos a mezclar los ingredientes. Después cortaremos la piel de limón en varios trozos, que incorporaremos a la mezcla y finalmente añadiremos vainilla. Cubriremos el recipiente con un paño blanco y lo dejaremos al sol por espacio de 5 días. Transcurrido este tiempo lo retiraremos del Sol y procederemos a realizar la bebida. Para ello colocaremos el recipiente rodeados de velas amarillas y después invocaremos:

“Sagrados dioses, esta es vuestra ambrosia, el licor de vida y la muerte, el fluido de la existencia. El elixir de las estaciones, de la luz y la oscuridad.
Sagrados Dioses incorporo a este magico elixir la esencia sagrada de la granada que hizo que hizo que las estaciones y los tiempos fueran lo que son. Y os agradezco que permitaís que este preparado se convierta en una bebida ritual, protectora y mágica.
Que asi sea, que asi sea, que asi sea”

Una vez realizada la invocación añadiremos a la mezcla los granos de granada, volveremos a remover la mezcla y cubriremos de nuevo el recipiente. Debemos dejarlo velar por las llamas de las velas. Cuando estás se hayan consumido en su totalidad colaremos el preparado, guardaremos el liquido en un recipiente, mientras los ingredientes solidos, junto con el hueso y la piel de las ciruelas, asi como el limón y el resto de las velas, se entierran en tierra fértil. Una vez que hayan sido enterrados deberemos regarlos ligeramente con un kikeon, como nuevo acto de agradecimiento a los Dioses.

Té de Transición Psiquica.

En la Antigua Religión, los alimentos que se toman y se beben durante experiencias psiquicas son tan importantes como el estado mental con que se acomete el ritual en especifico. Durante disgregaciones energéticas como proyecciones Astrales, meditaciones sobre la huella de hilos de energias corporales y otras, se recomienda que al menos, dos días antes se realice una cuidadosa depuración y ayuno. La bebida más apropiada para este período recibe el nombre de Té de transición Psíquica, por sus poderosas propiedades energizantes que estimulan los centros universales del cuerpo humano.

El Té psiquico contiene una combinación de Eneldo, Romero y salvia silvestre (1). El Romero mejora la memoria y la sabiduría, y desde la Antiguedad es venerado como una planta sagrada, que aumenta los poderes de intuición. El eneldo tiene la particularidad de abrir los estados de ensoñación, mientras que la savia silvestre desarolla la clarividencia.

Preparación:


Hierva en una cacerola dos copas de agua y añada una cucharilla de hojas secas o frescas de Romero, salvia silvestre, hierbas de Eneldo ( o sus semillas ) y flores de salvia Silvestre.

Deje resposar la infusión durante cinco minutos, pásela por un colador y espere a que enfríe. Beba mientras entra en estado de meditación. Debo decir que este té es un poco amargo y no mejora en nada si se le añade miel o azúcar. En cambio, si se le añade un pellizco de sal, se convierte en una bebida bastante refrescante.

(1) Salvia Silvestre: Clary sage en inglés, donde clary es “clary eye”, claro y ojo en castellano. Esta gobernada por la luna y se cree, tradicionalmente que mejora la visión interior y la clarividencia.