Archive for celebraciones del sol

El renacer de la conciencia.

La última celebración del sol que llevamos a cabo en la Tradición de Brujería que practica mi familia, se conoce con el nombre de “el gran estallido de la energía amarilla” debido a que se conmemora la energía de la renovación y el renacimiento que ocurre al culminar un ciclo especifico. Como es obvio, alguno de mis amables lectores se preguntarán si este ritual es válido también para aquellos que no profesan creencias paganas y la respuesta es sí. La energía universal – entendida con la fuerza unificadora del pensamiento divino – reside en cada uno de nosotros y por lo tanto, la celebración tiene tanto sentido para un practicante de la Antigua Religión como para cualquier otro sistema de creencias.

Antiguamente, para representar la energía amarilla, se encendían velas en el altar durante toda la noche y se fabricaba en familia la “Lámpara de la voz nocturna” que simbolizaba la ofrenda de la congregación al espíritu de la felicidad y la ensoñación juvenil. Las brujas también realizan rituales para la consecución de aceites esenciales e inciensos rituales durante esta noche, buscando así la fuerza de la creación en tales procedimientos.

Debido a que el Sol se encuentra en su punto más bajo en relación a la tierra, se realizan rituales donde el Dios o energía de equilibrio tiene un factor predominante.

Como he insistido a lo largo de este año, deseo que el material que incluyo en este blog, sea una manera de otorgar un sentido cotidiano y profundamente personal a la magia. Por ese motivo, incluyo un ritual adaptado del que celebramos en nuestra familia esta noche. Porque, en el Universo de nuestra inspiración personal, todos somos hijos de una misma divinidad: la que habita en nuestro espíritu.

Para su realización necesitarás:

7 velas de color amarillo.
Un cuenco para quemar.
Granos de Mirra.

Disposición:

Toma las velas y forma con ellas un circulo en medio del cual te sentarás. Coloca frente a ti el cuenco para quemar con los granos de Mirra en su interior. Ahora cierra los ojos y siente la forma como la energía en tu interior se manifiesta a través de ti: imagina que la habitación donde te encuentras se llena paulatinamente de un resplandor dorado y cálido. Disfruta de la sensación que te hace sentir, la profunda intimidad que te proporciona el silencio de tus pensamientos. Ahora, abre los ojos y enciende las velas – comenzando por la que se encuentra frente a ti y siguiendo el sentido de las agujas del reloj – mientras invocas:

“Que la Tierra fecunda
Sea el tiempo en mi mente
Que todo lo que ha muerto
Renazca en mí
Que la luz y el conocimiento
Impregnen cada uno de mis sentimientos y pensamientos
Despierto a la luz, soy la voz del tiempo
Llamo a la gentil Aurora
al Padre viento
Al Sueño de la Montaña
Al canto de la Tierra
Para que acudan a mí y formen parte de mi espíritu y mi convicción.
Así sea”

A continuación, enciende los granos de mirra. Cuando hallas conseguido un fuego alto y oloroso, colocas las manos sobre las llamas ( cuidando de no quemarte ) e invoca de la siguiente manera:

“Estalla luz bendita
En medio de la oscuridad
Que el caos tome mi rostro más intimo
Y le otorgue corporeidad
Así sea”

Cierra los ojos e imagina que te encuentras en un valle cubierto por completo de hierba verde, rodeado de grandes árboles macizos, de altas ramas frondosas. El sol brilla con fuerza y una tibia sensación de calor se extiende en todas direcciones a partir de ti. Ahroa, empieza a danzar, con las manos en alto, moviendo tu cuerpo al ritmo de la música que prefieras porque esa secreta tonada brota de tus pensamientos, te envuelve, se hace poderoso a medida que tus movimientos se hacen más rapidos y alegres. Rie en voz alta, siente como el resplandor del sol te envuelve, el calor besa tus mejillas, tu cabello flota libre al viento. Sigue bailando mientras siente que toda tensión y temor abandona tu cuerpo, que toda preocupación te abandona. El resplandor de la esperanza en ti.

Regresa a tu núcleo de conciencia más habitual. Para culminar el ritual que has llevado a cabo, apaga las velas – comenzando por la última que encendiste, en el sentido contrario de las agujas del reloj – mientras invocas de la siguiente manera:

“Soy el tiempo que nace y muere
soy el poder del tiempo y la convicción
Crea poder en mí
Crea fuerza en mí
Así sea”

Come y bebe algo para equilibrar la energía que has obtenido mediante el ritual.

Ritual:
Libro de las sombras de Paula, 21 de diciembre de 1956 y adaptado para el uso general por mí.

El cálido canto del espiritu Universal.

Durante el equinoccio de Otoño, la Tradición de brujeria que practica mi familia, lleva a cabo la celebración denominada “La fiesta de las tormentas” en la cual se conmemora el poder y la fuerza espiritu de la bruja. No obstante y como he repetido en varias ocasiones, deseo que este blog sea un acercamiento sencillo y natural al mundo de la magia y los rituales, por lo que quisiera que todo el que desee llevar a cabo esta celebración, pueda hacerlo. A continuación, incluyo una variación del ritual de la fiesta de las tormentas que llevamos a cabo en mi familia, para que todo el que así lo quiera, lo lleve a cabo.

Necesitarás:

7 velas rojas
un copa de vino tinto
Una rosa roja

Disposición:

Toma las velas y colocalas de tal manera que formen un circulo, en el centro del cual te sentarás. Dispón frente a ti la copa de vino y la rosa roja.

Cierra los ojos y toma una lenta bocanada de aire. Procura que todo tu cuerpo se relaje, que todos los músculos de tu cuerpo expulsen toda la tensión hasta que sientas que una exquisita sensación de tranquilidad te llena. Sigue respirando lentamente, mientras visualizas que la energía a tu alrededor toma una tonalidad rojiza, cálida y protectora. Ahora abre los ojos y enciende la vela que se encuentra frente a ti invocando:

“Soy el rostro de la Diosa
la fuerza del espíritu en la carne”

Enciende la segunda vela ( siguiendo la dirección de las agujas del reloj):

“Soy la energía del tiempo
todos los rostros de mi voz”

La tercera vela:

“Soy la convicción
y la fortaleza”

La cuarta vela:

“La música, la determinación y la inspiración”

La quinta vela:

“Soy la luz que renace
en tiempos de sombras”

La sexta vela:

“Soy una Hija ( o ) de la dualidad
Soy una creación divina
la fuerza de la creación”

Y finalmente la séptima:

“En nombre de la Diosa secreta
En nombre de los espiritus de la tierra
el viento
la tierra
el fuego y el mar
Invoco la fuerza de mi espiritu
para que se eleve, amplia e infinita
hasta que la luz del Universo la impregne de sabiduría
Que sea el tiempo y el poder en mí
Soy la creación, la convicción
la fe y la voluntad
de mi propias creencias
Así sea”

A continuación, levanta las manos y siente como la energía de la Diosa se manifiesta en ti. Con los ojos cerrados, visualiza que te encuentras en un valle al atardecer mientras gruesas nubes de lluvia cubren el cielo. Ahora, siente como el viento se hace más rápido y violento, levantando hojas y ramas del suelo. Imagina su poder, soplando sobre el valle en el te encuentras, sintiendo con toda claridad como toda la luz del sol comienza a desaparecer ante las nubes grises de tormenta. Escucha el sonido de los truenos lejanos, el resplandor de los rayos y centellas que iluminan por un momento las sombras. Alza el rostro, y finalmente, siente el contacto con la lluvia, las gotas frias y abundantes que comienzan a caer, mientras el sonido de la fuerza de la naturaleza se extiende a tu alrededor. Siente la forma como todo a tu alrededor parece lleno de poder, de la energía poderosa y fértil de la Madre secreta. Suspira, percibiendo el olor de la lluvia y la sensación de paz y fuerza que te transmite el sonido de la tormenta. La manifestación viva y perenne de la fuerza de tu espiritu.

Ahora, abre los ojos y toma la copa de vino. Alzala entre tus manos e invoca:

“En nombre de la Diosa
Soy la creación
la fuerza y la inspiración
así sea”

Toma un sorbo de la bebida y siente como el liquido te refresca, te llena de una sensación sensual y cálida. Por último, toma la rosa y deshojala. Cuando lo hayas hecho, toma sus pétalos y crea un circulo a tu alrededor con ellos mientras invocas:

“Que la Diosa esté en mí
que mi espiritu se inflame de su voz
soy la convicción y la sabiduría
el tiempo y la revelación
Así sea”

Sí lo deseas, realiza una corta meditación sobre tu perspectiva de vida y las esperanzas que guardas en tu espíritu mientras aguardas que las velas se consuman. Sino puedes o quieres hacerlo, apaga las velas ( nunca soplandolas ) diciendo:

“Crea poder en mí
Crea fuerza en mí”

Posteriormente, come y bebe algo para completar la estructura energética que has llevado a cabo.

La fiesta del Ojo azul.

Como he repetido en varias oportunidades, el objetivo de este blog, como expresión de mis creencias y mi concepto sobre la moralidad, es compartir con todos mis amables lectores mi forma de vida y perspectiva sobre el mundo. Es por ello, que cada uno de los rituales incluidos aqui, están dedicados especialmente a todos aquellos que conocen la magia por primera vez y que sienten la curiosidad de probar ese otro aspecto creativo que tal vez, hasta este momento les habia sido desconocido e incluso insólito. En esta ocasión, quiero compartir con quienes me leen el ritual del Ojo Azul, que llevamos a cabo en mi familia para celebrar la fiesta del sol que conmemora el equilibrio entre la oscuridad y la luz ( es decir, el punto medio entre un solsticio y un equinoccio ). Es así, que invito a todo el que desee realizarlo, a llevar a cabo esta pequeña estructura mágica, como una festividad privada que conmemore la instrinseca y primitiva unión de nuestro espiritu con las fuerzas naturales.

Para realizarlo, necesitarás:

7 velas azules
un vaso con agua ( nunca fria )
Incienso de Azahar
7 hojas de un árbol ( el de tu preferencia )
Sal marina
1/2 de cinta azul marino
Un trozo de tela azul

Disposición:

Toma las velas y distribuyelas alrededor de la habitación donde realizarás el ritual, de tal manera que ilumine hasta el ultimo rincón. Toma la tela azul y colocala en el centro del lugar y rodeada la con la cinta azul formando un circulo, en cuyo centro te sentarás. Coloca frente a ti el vaso de agua, a tu derecha el incienso de azahar y a la izquierda la sal marina. Por último, dispón las hojas de los árboles de tal manera que formen un circulo a tu alrededor.

Antes de comenzar el ritual toma una larga bocanada de aire y siente como toda tensión abandona tu cuerpo lentamente. Ahora, alza las manos e invoca de la siguiente manera:

“En el sueño de la conciencia
La Diosa se alza como la luz de la comprensión
El aroma del cielo abierto
y del resplandor del sol
Que sea el nombre de la Diosa
en medio de los campos
el que me guie hacia la paz
la prosperidad
el camino de la sabiduría
siendo mio
en mi convicción
Asi sea en nombre de la Diosa y su consorte el Dios”

A continuación, enciende el incienso de Azahar. Toma una larga bocanada de aire y visualiza a tu alrededor, el aire cálido que te rodea. Imagina que toma una tonalidad azulada, un brillo opalino que te rodea calidamente. Cuando sientas que la sensación te envuelve por completo di:

“Que sea en mi la creación
que sea en mis manos la determinación
Asi sea, en nombre de la Diosa
la Energia Universal está en mí”

Toma el vaso de agua y alzalo por encima de tu cabeza. Siente el frescor del cristal entre tus dedos y de nuevo, visualiza la energia que te rodea, el lento movimiento del viento, tornandose azulado y protector a tu alrededor. Ahora, toma un sorbo de agua y luego invoca:

“Que sea la voz de la Diosa
la que vibre en mis pensamientos esta noche
la Oscuridad y la luz se crean en mi
la fuerza del sol y la Luna está en mis manos
Asi sea”

Ahora, toma los granos de sal marina y dejalos caer en el agua del vaso. Con el dedo indice de tu mano dominante, revuelve en circulos ( en el sentido de las aguas del reloj ). Cierra los ojos e imagina que ahora la energia de la habitación se concentra y focaliza en tus dedos, y crea una corriente de calida fuerza que llena el agua, palpita en si misma, limpia y purifica cada parte de tu cuerpo hasta regalarte un agradable equilibrio. Siente que el ciclo energético palpita en tu interior, te llena de tranquilidad y alegría.

A continuación, abre lo ojos y ahora, toma dos de las hojas de los árboles que te rodean. Aprietalas entre tus manos e invoca de la siguiente manera:

“El fruto de la vida es parte del ciclo
Soy parte del tiempo de la Diosa
la voz de la Divinidad está en mis pensamientos
Invoco el nacimiento de la Tierra
la fecundidad
el rostro de la Gran fuerza Divina dandome un nombre y un lugar
Bajo el brillo del sol
y la creación de la prosperidad
Asi sea”

Para culminar la estructura energéticas que has llevado a cabo, puedes realizar una pequeña meditación hasta que las velas se consuman. Sin embargo, sino deseas esperar, apagalas mientras dices:

“Soy la fuerza
y la Creación
en el nombre de la Diosa
lo soy
Asi sea”

Come y bebe algo para equilibrar la energia que has convocado durante el ritual.

En el rutilante aliento del renacimiento.

Para la tradición de la Brujeria que practica mi familia la celebración del Sol que coincide con el solsticio de verano, es llamada “la fiesta de la transformación”. En ella se invoca a la energía púrpura, presente en ríos y fuentes, y se atrae a los espíritus por medio de los inciensos preparados durante la celebración del solsticio de invierno. Durante esta festividad se suele incluir madera de los nueve árboles sacramentales, quemándose juntas en las hogueras que simbolizan la transformación de la energía en propósito mágico. Es la fecha en las que las Brujas realizamos amuletos solares para la protección y preparabamos recetas tradicionales que ser compartidos en familia.

Sin embargo, quiero invitar a cualquiera que lo desee a realizar un pequeño ritual para celebrar la energía de una fecha tan significativa dentro del ciclo energético anual como lo es el solsticio de verano. Como he repetido en varias oportunidas, mi intención con todos los rituales y pases energéticos que incluyo en este blog, es que todo el que desee hacerlo, lleve a cabo algun tipo de manifestación mágica. Solo es necesaria tu intención y tu decisión de llevarlo a cabo. Recuerda, la magia es una forma de expresión del yo, de tu voluntad personal, y por tanto, una poderosa manifestación de fuerza de voluntad a la que tu le das forma.

Para realizar el ritual necesitaremos:

7 velas blancas
incienso de romero
Medio metro de cinta púrpura.
una copa.
Vino tinto.
Una vela púrpura.

Disposición:

Toma las velas blancas y crea con ellas un circulo lo suficientemente amplio como para que puedas sentarte en su interior. Coloca ante ti la vela púrpura, la copa, el recipiente con el vino. Rodea el conjunto con la cinta púrpura, formando un pequeño circulo. Coloca a tu derecha el inciendo de romero.

Antes de comenzar, extiende las manos sobre los objetos e invoca de la siguiente manera, con estas palabras u otras que guarden el mismo significado:

“En nombre de la Divinidad
de la fuerza de mi convicción
de la fe que nace de mi espiritu
consagro, purifico y lleno de fuerza
estos objetos que crearan fuerza
y poder a través del nombre de la Diosa que se manifiesta a través de mi.
Asi sea”

Ahora, abre un circulo mágico, encendiendo las velas de izquierda a derecha mientras invocas :

“En el nombre del tiempo eterno
de la danza del mar
del sonido del viento
de la belleza del fuego
y la cálidez de la tierra
abro este espacio donde la Divinidad
será la forma y la creación
manifestandose a través de mí.
Asi sea”

Ahora, enciende la vela púrpura. Mientras lo haces, toma una bocanada de aire profunda y siente como la energia de tu cuerpo reacciona a tus palabras y a tu decisión de que tu energia llene y complemente tus pensamientos. Dejate llevar por la sensación mientras miras fijamente la llama de la vela púrpura, sintiendo que tu decisión y voluntad de crear se levanta poderosa y magnifica, a la par del fuego. Ahora, toma el recipiente con vino y viertelo en la copa, diciendo:

“Que sea la energia de la divinidad
la que transmute, transforme y le de nuevo rostro
a mi deseo y satisfacción.
Que la evolución del tiempo y la forma
sea en mi nombre y mi voluntad
Que la Diosa secreta impregne mi propósito de energía
Asi sea”

A continuación, toma un sorbo de vino diciendo:

“Crea poder en mi
crea fuerza en mi
Crezco y me transformo
en la creación
me elevo
como la llama y la roca
como el tiempo y el viento
en el seno de la tierra
soy hija ( O ) de la Diosa
Asi sea”

Por último, enciende el incienso de romero y realiza una pequeña meditación sobre la forma como deseas que tu energía se transforme y evolucione. Imagina eventos de tu vida futura a los que anheles darle un sentido y un propósito. A través de la visualización creativa, otorgales hasta el último detalle y forma que los hagan reales y factibles. Siente que la energía que has convocado les otorga un lugar en tu energía creativa y abre la posibilidad cierta que ocurran. Toma tu propia capacidad de creación y dale un significado propio.

Para completa el pase energético que has creado, deja que las velas se consuman y siente como tu fuerza y convicción personal se renueva a través del ritual que has realizado.