El poder de la voz secreta.

Mi Tia Gertie es una fiel defensora de los principios de la desobediencia, la rebeldía y la transgresión. No hablo por supuesto de la arrogancia o la bravuconería, sino ese derecho inalienable que tenemos todas las mujeres de rechazar la imposición social por una decisión voluntaria. Una lucha de valores intelectuales sobre esa presunción cultural que resume al sexo femenino a un rincón en sombras de la memoria colectiva. Un temor aciago que restringe, disminuye y arrebata el poder la convicción y la voz más ecléctica de nuestra imaginación.

Indudablemente la idea de la sumisión de la mujer al modelo masculino subyace en el núcleo mismo de la concepción social de género. A palabras de mi tia Gertie, quién posee un carácter desenfadado y profundamente diametral, la voz de la mujer, durante la mayor parte de la historia ha sido reducida a una simplificación soterrada de su propia capacidad de expresión. Un complejo de amabilidad y servilismo desmesurada. Esa necesidad caótica de a pesar de sus sentimientos e incluso siendo vulnerada por la imposición social que debía soportar, la mujer reaccionaba con una dulzura rayana en la adulación. Una insatisfacción carente de valor o cualquier norte real y que es consecuencia de un inverosímil temor: ser privadas de sus derechos o ser consideradas “innecesarias”.

No obstante, para la Tradición de Brujería que practica mi familia, el valor de la mujer no reside en esa supuesto e infundado anhelo femenino de complacer el esquema de valores que se le adjudica como miembro de una sociedad patriarcal, sino en el salvaje poder de creación que habita en nuestro espíritu, esa vocación subterránea y poderosa que aflora en la forma de la más pura libertad del pensamiento. Una sabiduría ancestral e innata que otorga sentido a cada una de nuestras creaciones personales, a la opinión y a nuestra necesidad de brindar sentido al mundo a través del verbo creador. Un poder personal, que se nutre de ese silencio palpitante y magnifico de la intuición, del tiempo más intimo, del poder incalculable de nuestra imaginación.

Sí, la desobediencia a cualquier idea moral impuesta, a cualquier valoración conceptual que carezca de valor para nuestra propia interpretación de la razón y la realidad. La furiosa transgresión a cualquier norma que pueda limitar o restringir la fuerza de nuestras convicciones. Una rebeldía inflamada de conocimiento y valor. El poder femenino que se eleva, brillante y aciago, por encima de cualquier convención social. Una danza de la memoria inquieta y violenta. El dolor profundo y enigmático del nacimiento de una idea. Una fértil comprensión de nuestro valor como idearios de un mundo privado, de una mitología propia, de una idea fecunda sobre nuestro propio valor como ciudadanos del mundo de la razón.

Un momento elemental de nuestra visión más creadora: el enigmático poder de la Madre de la Vida /muerte /vida. Ser fuerte no significa tener músculos, esa poder orgánico simple que la sociedad bendice como forma de expresión de fortaleza conceptual. La verdadera fortaleza radica en la propia numinosidad, esa comprensión profunda de nuestra propia naturaleza, esa agresiva y salvaje necesidad de elevarnos por encima de cualquier frontera y limite de la razón. Ser fuerte, por tanto, significa poder aprender, poder resistir lo que sabemos. Significa comprender nuestra propia capacidad para crear y vivir en consecuencia.

El poder intrínseco de la Diosa secreta que habita en nuestro espíritu.

El poder indómito y magnifico de nuestra más profunda intuición.

Sonrío, mientras una voz muy semejante a la de mi tia Gertie danza en mis pensamientos, recordándome la importancia de siempre construir un camino propio, de elevar un estandarte de pura osadía, por encima de cualquier temor e incertidumbre. La fuerza infinitesimal del espiritu más personal.

Así sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: