El ansia de la conciencia.

Pienso que en ocasiones, necesitamos desahogar nuestra furia de una manera estruendosa: Un grito silencioso y anárquico que parece brotar un núcleo casi desconocido de nuestra mente. Algo asi como arrojar una cerilla encendida a un charco de gasolina. Una gran explosión purpurea, poderosa, que por un momento abarca al mundo al completo, se extiende en todas las regiones de nuestro pensamiento, un destello infinitesimal de pura y espléndida locura. Una rutilante necesidad de comprendernos a través de la perdida de habitual y comedido dominio que la idea social insiste que debemos conservar en toda circunstancia. La absoluta transgresión, en suma.

Me hace reír esa idea. Me fascina y me abruma a partes iguales. Sí, liberar la cólera, dejar escapar toda esa energía rudimentaria y falaz que se acumula lentamente en algún lugar de nuestra memoria, abriendo espacios ambiguos en nuestra imaginación. La curandera que vive en mi espíritu, esa vieja misteriosa y sombra que se pasea en las penumbra de mi esencial necesidad de expresar el verno creador, dice que sí, que la cólera puede cambiar, pero hace falta algo perteneciente a otro mundo, algo que pertenezca unicamente al mundo instinto, esa realidad secreta y silenciosa en la que los animales todavía hablan y la danza del tiempo intimo vive, algo que pertenece unicamente a la capacidad de creación de la mente humana.

En el budimos se practica una acción de búsqueda llamada Nyuby, que significa ir a las montañas para comprendernos a nosotros mismos, olvidar nuestro nombre y nuestra identidad en un rapto de absoluta conciencia radiante: la cólera, más allá de todo sentido, palpitando, en nuesta mente, los ojos cerrados, la sensación ampulosa que todo lo que nos pertenece desaparece por un instante en un ígneo estallido de luz. La pasión, la pura reverberación de la conciencia, repitiendose una y otra vez para crear un ciclo en si misma. Soy quien soy, la que camina en la montaña de mis pensamientos, en el tiempo divino y personal que habita en mi mente.

Una cronología bendita, aciaga, desconocida, perpendicular, a solas en medio de esa razón quebradiza que intentamos crear a partir de un sentimiento de pura incertidumbre, el caos en medio de las sombras del espiritu, ese deseo amplio y secular con la forma de una idea que otorga forma al mundo, a la realidad, a nuestro rostro en el espejo. Si, tal vez solo se trata de esa intensa necesidad de libertad – abrir los brazos hacia un amanecer imaginario, lecho de fuego, un horizonte fébril – donde habita nuestra identidad más remota y personal.

C’la vie.

Gracias Principe Rojo, por la fotografía.

Anuncios

4 comentarios »

  1. Aelo Said:

    Si, hacer estallar la cólera, sumergirse en ella es a veces una liberación, una que admito me asusta. Pero es tan necesario soltar todo de pronto, dejar ese peso, liberarlo de una vez.

    Besos

  2. Deirge Said:

    Ciertamente, Aelo, pero creo que después de todo y a pesar del miedo, siempre es formidable hacerlo.

    Besos, preciosa.

  3. Trenaluna Said:

    comparto plenamente sobre la conciente y liberadora creación de uno mismo, comparto que para ello la razón es quebradiza e insípida, comparto que el fuero más súblime, combatiente y certero, se halla donde la intuición gobierna… comparto que estallar todo eso que a menudo es deconocido para quien lo retiene por razones también desconocidas es una experiencia sanadora y redentora y necesaria en esa tarea maravillosa de crearse a sí mismo a su propia imagen y semejanza… saludos

  4. Deirge Said:

    Gracias Trenaluna, por añadir lo que creo es el colofón perfecto para que lo deseaba expresar en la entrada.

    Te lo agradezco muchísimo.

    Gracias por la visita.


{ RSS feed for comments on this post} · { TrackBack URI }

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: