Ouroboros de Fuego, Serpiente atemporal. Un parpádeo en el Iris de la Diosa.

El circulo de fuego se ha cerrado a mi alrededor de nuevo.

Y no me refiero a una imagen metafórica que pueda contener una idea abstracta y disimil sobre mi propia necesidad de expresión o la recreación de mis pensamientos a través del verbo creador. Un circulo de fuego impregnado de un sueño amplio e irredimible que se abre en una cúpula purpura, pespunteada de la belleza de ese Universo cuántico que me pertenece por derecho y convicción. Me debato en medio de una tormenta palpitante y violenta que abarca cada pensamiento, deseo, temor, ese valor irrestricto en mi espíritu hasta crear una necesidad insoportable y quemante de renacer en mi misma, en mi rostro en el espejo, en esa altar de mi memoria en donde rindo culto a esa Diosa secreta y magnifica que forma parte de mí perspectiva del mundo.

Entono un personal canto de redención y creación.

Los ojos cerrados, danzando en silencio, entregando mi canción secreta a esa voz voz secreta, el enigma entre todos los enigmas, el poder más mágico más antiguo de todos, el que nace de nuestro deseo de encontrar nuestras propias palabras, el tiempo nuevo abriéndose en el horizonte, un despertar de esa conciencia finisecular que se eleva, se construye a medida que el canto del tiempo aumenta de intensidad. El aullido del viento, el rumor del océano, las ramas de los árboles danzando para mí. Un lenguaje tan intimo y exquisito, esa ternura olvidada que es mi propio nombre olvidado, un espíritu que vibra y danza en la oscuridad de mi mente.

El jardín de mi memoria renace de nuevo, la llama alta y perpetua de mi nombre, el fuego perpetuo que me define y define cada perfil en mi mente. Una promesa recién nacida, una esperanza profundamente pura, sin mácula, que brota de mis dedos para recrear una nueva época en mi vida.

Así sea.

En la rutilante Elipse.

Inevitablemente, en mi memoria. Un profundo agradecimiento para:

Mi príncipe rojo, Némesis de mi voz en el viento. El vinculo profundo y sentido de una complicidad irascible.

Mi queridisima Violeta, bruja Urbana, genio fotográfico, mi reflejo en el espejo, quién además es la autora de la nueva imagen del Fénix.

Petronieska, mi poeta del descalabro. Un Universo cuántico en tu memoria.

Frances B, el ritmo perpendicular de mi lenguaje secreto.

A todos mis amables lectores que se tomaron un momento para escribirme durante este período de silencio.

Y a todos los visitantes que diariamente enriquecen mi experiencia en esta desordenada bitácora. Les agradezco cada visita, lectura, incluso critica que me dediquen: es mi manera de aprender en este camino tambaleante e insólito el cual recorro mientras otorgo sentido a mi mundo personal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: