Las festividades de la Diosa.

Una de las primeras festividades de la que existen pruebas escritas celebraba el matrimonio del rey sumerio con la sacerdotisa que encarnaba a la diosa. Al parecer Inanna, Dumuzi y la prosperidad de palacio – texto que probablemente se remonta al segundo milenio a.C – es el manuscrito de dichos esponsales, convertido en una pieza de teatro ritual que abarca los papeles de la diosa Inanna, de su madre Ninlil y del coro. No incluye el parlamento del rey en su intervención como Dumuzi, hijo y amante de la diosa, por lo que, evidentemente es un personaje pasivo y secundario. Cada invierno la diosa sacrificaba a Dumuzi, que resucitaba en primavera; existen priebas de que, en otra celebración sumeria, el rey o un sustituto era sacrificado en la representación de este mito. La festividad anual de las plañideras que lloraban a Dumuzi tuvo lugar en una ciudad de Harrán hasta el siglo X y alguna variante de la celebración primaveral del hijo muerto y resucitado, presidida por su madre, probablemente es la tradición que más ha perdurado ( con frecuencia encubierta ) del culto a la Diosa tanto en Europa como en Oriente Próximo. Ha llegado al mundo Occidental moderno con muchas formas, por ejemplo, la Pascua.

Casi todas las festividades de la Diosa también honraban a su hijo. Participaban hombres y mujeres e incluían cierta práctica sexual, a menudo orgiástica, con el propósito de estimular mágicamente a la tierra para que fuera más fértil. Por ejemplo, el festival que la Antigua Roma dedicaba a Flora (“Todo lo que Florece”), la diosa de la primavera, se consideraba el prototipo de las celebraciones tradicionales del primero de mayo.

Al menos en la Europa rural, hasta el siglo XVI en dichos festejos las mozas aldeanas eran masivamente “desfloradas” por los jóvenes o una virgen específicamente elegida ( la reina de mayo ) copulaba con un hombre vestido de verde, que representa a su hijo.

Una de las pocas festividades antiguas de la fertilidad bien documentadas y celebradas exclusivamente por mujeres son las Tesmoforias griegas, que tenían lugar en Octubre. Dedicadas a Demetér, la Diosa de la tierra, representaban el descenso a los infiernos de su hija Perséfone. Ésta era simbolizada por cerdos que, junto a ramas de peral y pasteles con forma de vulva, se arrojaban a un nido de serpientes. Al tercer día se sacaban a la superficie los restos putrefactos de la celebración del año anterior – que representaban a Perséfone renacida – y se mezclaban con simientes de trigo para fertilizarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: