Magna Mater. Roma y el Cristianismo.

La Diosa más arcaica de Roma es Vesta, a la que conmemoraban como llama incorpórea que seis vírgenes sagradas mantenían eternamente encendida. La consideraban el palpitante corazón místico de la ciudad y, en fecha posterior del imperio. De diversas maneras, las figuras locales de la Diosa también fueron identificadas con la estructura estadal. Al igual que la griega Afrodita, a Venus se la recuerda como diosa del amor, aunque también poseía el conjunto de las funciones complementarias relacionadas con toda gran diosa, incluidas las de madre y portadora de la muerte. En concreto, se la tenía por madre de Eneas – fundador de Roma – y como tal era patrona de la ciudad. Ceres – versión romana de la Madre tierra Demetér – también se denominaba Ceres Legífera, es decir, “la legisladora”, y afirmaban que sus sacerdotisas habían creado el sistema legal romano.

Roma fue toleran con las deidades foráneas e incluso las asimiló. Cibeles fue trasladada a Roma desde el frigio monte Ida en 204 a.C, después de que la Sibila de Cumas predijese que su presencia era la única manera de derrotar a los ejércitos comandados por Aníbal. Al principio el monarca Frigio Atalo rechazó la solicitud de que la imagen de culto abandonase su reino y sólo accedió cuando la propia Cibeles se le apareció y afirmó que deseaba ir. Aníbal fue derrotado y abandonó el territorio itálico en 203 a.C. Augusto, el primer emperador romano, consideró a Cibeles la deidad suprema del imperio y a su esposa, Livia, como encarnación terrenal de la divinidad. Denominaron a Cibeles Magna Mater ( “Gran Madre” ) y “madre de todos los Dioses”. Fue injuriada por los primeros cristianos a pesar de que en el siglo II Montano – sacerdote de la divinidad – creó una secta cristiana basada en la identificación de Jesús con Atis, el hijo de Cibeles. En el siglo IV condenaron por herejes a los montanistas.

Junto a los de Cibeles, en Roma prosperaron ostros cultos mistéricos correspondientes a diosas extranjeras como Isis, Hécate y Deméter. El imperior romano aplicó indiscriminadamente la expresión Magna Dea a todas las grandes diosas y se ha postulado que Roma estuvo a punto de desarrollar el monoteísmo femenino Universal hasta que se produjo la aparición de religiones centradas en lo masculino, como el mitraísmo y el cristianismo.

La cristiandad y el Imperio Romano:

Los cultos romanos a la Diosa supusieron una rica fuente para la naciente fe cristiana, deseosa de crear su calendario de fiestas y festividades. El cristinianismo se apoderó de algunas de algunas de las más populares celebraciones romanas y las reinterpretó en un intento, a menudo fracasado, de depurarlas de su carácter pagano. Por ejemplo, la Candelaria es la festividad de la purificación de la Virgen porque se celebra cuarenta días después de Navidad y la tradición judeocristiana predicaba que la mujer estaba impura durante los cuarenta días posteriores al parto. En sus orígenes, la Candelaria fue la festividad de Juno Februata en tanto madre virgen de Marte, durante la cual el pueblo desfilaba por Roma con Cirios encendidos. La celebración de la Navidad toma prestadas casi todas als tradiciones de las saturnales romanas y de otros ritos paganos, como la tala de un pino sagrado para el templo de Cibeles. La Cuaresma procede del período de abstención que las mujeres respetaban tradicionalmente antes de la fiesta de Ceres.

El emperador Constantino ( h. 288 -337 ) adoptó el cristianismo como religión oficial del Imperio Romano, en parte porque necesitaba una creencia convenientemente burocrática y organizada para mantener en pie el Estado que se derrumbaba. Toleró y fomentó cultos más arcaicos y la persecución del paganismo por parte de la Iglesia – que contó con la autorización imperial – no se desató hasta después de su muerte.

Anuncios

1 comentario »

  1. Carlos Sánchez-Montaña Said:

    Deirge.
    Cuanta distancia existe desde tu origen hasta este lugar del post y el vídeo?
    http://eltablerodepiedra.blogspot.com/2007/09/la-reina-de-las-aves.html

    Tus palabras son exactas, ¿cuál fue tu templo?

    Carlos


{ RSS feed for comments on this post} · { TrackBack URI }

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: