La madre que llora

En algunas tradiciones, la participación de la diosa Madre en el sacrificio de su hijo le dio cierta condición de implacable. La mayoría de los mitos la representan anteponiendo la necesidades de la naturaleza a las propias y sufriendo mucho la pérdida del hijo del marido con el acaba de casarse. Lloraba eternamente al sagrado niño que había sacrificado para salvar a la humanidad.

El Antiguo mito de la madre pladileña, que preside la primavera, sobrevivió al panteísmo.

Su tradición es patente en el cristianismo, que en la Pascua conmemora la crucifixión. Husayn – hijo de Fátima y nieto del profeta del Islam – es recordado por su sanguinaria decapitación durante el Muharram, el año nuevo del calendaria Islámico. La mayor adoración de Husayn existe en Irán, origen de la Antigua Tradición de la diosa y su hijo a través de Attagartis y Mitra. La festividad de la primavera bajo la forma nauruz, el año nuevo tradicional.

La religión Islámica estrictamente monoteísta expulsó a la Diosa pagana por considerarla un sacrilegio, pero reapareció como la llorosa Fátima, figura histórica a la que se le atribuyó una cantidad cada vez mayor de leyendas y de títulos divinos ( se le conoció, por su ejemplo, como “la madre de su padre”)

Por lo visto, el antiguo sacrificio del hijo de la Diosa persistió en la imaginación de Oriente próximo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: