La danza del Sol.

La gran diversidad de las creencias religiosas de India y la variedad de las culturas tradicionales de los diferentes estados es de gran interés, y ello queda patente especialmente en la festividad de Pongal, que se celebra en todo el sur del país como el Makar Sankranti, mientras que en Tamil Nadu, esta importancia del Pongal (Sankranti), se refuerza con ocasión de la cosecha recién llegada.

Los Puranas, a menudo prolíficos en leyendas relacionadas con festividades, no hacen ninguna mención especial al Pongal. Probablemente se trata de una celebración Dravidiana que ha sobrevivido en el Sur, frente a la poderosa influencia de la cultura Indo-Aria establecida en el resto del país. De lo que no cabe duda, es que tiene un origen agrícola, y por aquellos tiempos, los tamiles rendían homenaje al Sol.

Existe una bella composición en Tamil, que proviene de la antigua época Sangam, y que era ya conocida por los eruditos Tamiles de aquel periodo. Esta encantadora narración, describe la alegría de una joven enamorada, por el retorno de su marido de los campos de batalla. Su felicidad es comparable al mes que precede al Pongal, cuando con el fin de las lluvias de invierno, florecen las “kaya” y las tiernas “konrai”, con todo su esplendor, diseminan sus dorados pólenes por la tierra, las blancas “kandal” aparecen, y con las últimas nubes, el ciervo macho y la cierva se declaran su amor por los campos. Este poema, describe la emoción y la expectación de las gentes de Tamil Nadu, que esperan las lluvias principales entre Octubre y Noviembre. Es el monzón del Noreste. Y se espera la anhelada cosecha en el periodo que precede justamente al festival de Pongal.

El festival se celebra en el mes de Enero, empezando normalmente entre el 13 y el 16 de dicho mes, después del solsticio de invierno y cuando el Sol entra en el signo de Capricornio, augurando una favorable travesía en su ruta por el espacio. Es el primer gran festival en Tamil Nadu, después del Año Nuevo Tamil. El calendario se desarrolla en cuatro días, con destacados actos para cada uno de ellos, mientras que el cuarto se destina a actividades al aire libre y excursiones. Existe la costumbre de estrenar nuevas prendas de vestir. En las aldeas, se celebra más intensamente, a menudo los cuatro días del ciclo, mientras que en las ciudades, suele ser únicamente el día principal, el de Pongal (el 14)

Se celebran comidas comunitarias, incluyendo a ricos y pobres, el terrateniente con el peón, el anciano con el joven, las mujeres y los niños. Todos comen juntos, en singular excepción, sin distinciones de casta o de clase, en un espíritu de hermandad.

Pongal es una festividad en la que se ofrece culto a las divinidades en un acto de simple fe y de sinceridad. Todos los vicios son lavados, y todo es bienvenido en este Nuevo Año. Todos los seres vivientes están incluidos, hombres, bestias, las cosechas y los pájaros que revolotean por el cielo, haciendo que la mirada del hombre se eleve en un gesto de agradecimiento a Dios por todo lo que pone en sus manos, y especialmente por la paz, la felicidad y el sentimiento de hermandad.

El primer día es conocido como el Bhogi Pongal y está dedicado sobre todo a actividades domésticas y dentro del seno de todos los miembros de la familia. Se celebra en honor de Indra, el gobernador supremo de las nubes y el que manda las lluvias. El homenaje que se rinde a Indra, es por el resultado de la cosecha, y por abundancia y prosperidad de las tierras.

Una curiosa leyenda, cuenta que Indra, que durante el Pongal era objeto de devoción por parte de todo el pueblo, se volvió orgulloso y arrogante, hasta tal punto, que el dios Krishna decidió darle una lección de humildad. Para ello, pidió a sus amigos pastores, que en el día de Pongal, rindieran culto al Monte Govardhan en lugar de a Indra. Terriblemente enfurecido, Indra mandó siete temibles espesas nubes, portadoras de aterradores rayos, truenos e intensas lluvias, que causaron estragos y destruyeron a los pastores. Krishna ascendió al monte Govardhan, bajo el cual los pastores y sus rebaños habían hallado cobijo. Indra, apiadado, pidió perdón a Krishna, y éste, permitió que la festividad de Bhogi continuara celebrándose en honor a Indra. Hay unas bellas esculturas en Mahabalipuram mostrando la subida de Krishna al monte Govardhan.

En este día de Bhogi, antes de la puesta del sol, delante de las casas se enciende una gran hoguera, y todos los objetos inservibles o viejos, son arrojados al fuego. Con este antiguo rito del fuego, se simboliza el principio de un nuevo año, limpio de toda carga inútil del pasado. El fuego se mantiene vivo toda la noche, mientras grupos de chicos, hacen sonar sus tambores conocidos como “Bhogi Kottus” y fabricados con cueros de búfalos.

Las casas son limpiadas a fondo, hasta literalmente brillar, se blanquean las paredes con cal y se adornan con bonitos “Kolam”, diseños dibujados en el suelo y paredes con pasta blanca de arroz de la reciente cosecha, y con barro rojo. En las aldeas, en el centro de estos dibujos, se colocan flores de calabaza, con bolas de estiércol de vaca. Y se prepara la cosecha de arroz, de cúrcuma y de caña de azúcar, para el siguiente día de la festividad.

El segundo día es el Pongal propiamente dicho, también conocido como SURYA PONGAL y está dedicado al Dios Sol. Para este día, se supone que todos los graneros están llenos, el sol brilla con todo su fulgor, los árboles están en plena floración, los cantos de los pájaros resuenan en el aire, y los corazones desbordan una gozo que se manifiesta en coloridas y alegres celebraciones. Se coloca un panel en el suelo, y se dibujan motivos con Kolam a sus lados. Y en el centro, se elabora una gran figura del Sol, con dorados rayos. El puja (acto de culto) ofrecida al Sol, empieza en el momento elegido como el más propicio; el del nacimiento del mes de THAI, el mes además, en el que se suelen celebrar las bodas. Todas las plegarias se elevan hacia el Sol, en demanda de bendición.

El término “Pongal” tiene dos connotaciones. La primera es el nombre de un plato especial que se cocina para este día, y la segunda, es que Pongal significa también “hervir”. Con todo ello, dicha palabra adquiere el matiz de plenitud, desbordamiento, abundancia. La preparación de este plato especial requiere de una olla de barro nueva, llamada Pongapani, en la que también se incluyen motivos artísticos. Los mercadillos de los pueblos, en los que se venden estas vasijas con diferentes formas y versiones, es todo un auténtico placer para ojos, con el colorido que proporcionan los productos derivados de la caña de azúcar.

Mientras se celebra el Puja, se hierve en el Pongapani arroz nuevo, de la reciente cosecha, y se cierra el cuello de la olla con hojas frescas de cúrcuma, retoños de jengibre y otras tiernas hojas verdes. Las hojas verdes simbolizan la prosperidad. La cúrcuma, los buenos auspicios y el jengibre la alegría en la vida. De esta manera empieza la cocción de este plato especial, llamado “Sarkkarai Pongal”. Una vez el arroz empieza a hervir y a rebosar del recipiente, la gente se entusiasma de alegría, gritando: “Pongel! Pongel”. Generalmente se preparan 2 tipos de pongals, uno ligeramente sazonado con sal, llamado venpongal, de arroz blanco, y que se acompaña con berenjenas, sambar (estofado), vadai, idli, y otros complementos con especias. El otro pongal, el chakra1pongales es azucarado. Además, se preparan otros de los platos que acompañan a toda fiesta importante.

Cuando los rituales del Puja concluyen, el Sarkkarai Pongal, con palitos de caña de azúcar es ofrecido al Sol, como acción de gracias por la cosecha recibida. La caña de azúcar, se ofrece como símbolo de dulzura y de felicidad en la vida, a la vez que este día se les da a los niños, pues se cree que es buena para los dientes…

Se cuenta que en un templo de Madurai, el santo Sundareshwar realizó el milagro de dar vida a una estatua que representaba a un elefante, y que podía comer caña de azúcar. La estela de este evento, se encuentra representada en el templo de Meenakshi. A partir de este día, empieza el mes de THAI, periodo de casamientos en todo Tamil Nadu.

El tercer día es el Mattu Pongal que es la festividad de los animales. En los medios rurales, la vaca, que proporciona la leche, y el búfalo, que arrastra el arado por los campos, son elementos muy valiosos, y de ahí, su inclusión en un día del Pongal, dedicado a sus amigos animales como reconocimiento por los servicios prestados. El ganado es lavado, y sus cuernos pintados y adornados con brillantes gorros de metal. Abalorios multicolores, cencerros, manojos de grano y guirnaldas de flores, son colgadas a sus cuellos. Se les alimenta con pongal y se les lleva al centro de las poblaciones. Resuenan multitud de cencerros que atraen a los vecinos, y los más jóvenes, compiten unos con otros, en animadas carreras de animales.

El ambiente rebosa en alegría, diversión y parranda. El puntó máximo de expectación se alcanza en el “Manji Virattu”, cuando grupos de jóvenes tratan de cazar a los becerros que galopan, en una especie de San Fermin. También se ofrece a los animales arroz nuevo, como agradecimiento por los servicios prestados.

En algunos lugares (regiones de Madurai i Tirunelveli) se practica el “Jallikattu” . Se trata de una lucha con toros ó búfalos, a los que se atan bolsas de monedas en los cuernos, mientras que jóvenes desarmados, tratan de arrebatar estas bolsas de sus cuernos.

En el día del Mattu Pongal, se rinde culto al dios Ganesha y a su madre Parvati, a los que se ofrece pongal en un puja.

El cuarto día, es conocido como Kanu Pongal (Kanum Pongal en Chennai), y este es un día de cierto relajamiento después de tantas fiestas importantes. Ya se va perdiendo la costumbre de este día, en el que las muchachas, colocaban en pleno espacio abierto, bolitas de colores hechas de arroz cocido junto con dhal (yogurt) , servidas en hojas de cúrcuma o de plátano, para que se las comieran otras criaturas a las que también se desea suerte, como a las hormigas, ardillas, pájaros, cuervos etc. Por cada una de estas bolas, las hermanas rogaban por la felicidad de sus hermanos, colocando un rakhi o brazalete, como prenda de amor, y viceversa, para que todos se pudieran acordar unos de otros.

Actualmente es un día de visitas a familiares o de excursiones, una de las más populares, al templo de Mahabalipuran, en las cercanías de Chennai. Los jóvenes, suelen visitar a los mayores, y éstos, les obsequian con monedas, como obsequios de buena suerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: