Entre el verbo creador y la imagen redentora.

En la Tradición de las prácticas étnicas y religiosas de mi familia, el significado esencial de la fe se encuentra profundamente vinculado a la capacidad de comprender el origen, forma, valor y sentido de los símbolos que muchas se le atribuye un sentido mágico. En realidad, creo que toda la idea que tenemos sobre la magia proviene de una convicción natural e instintiva sobre el poder del espíritu creador, la avasallante fuerza que otorga un sentido material a nuestra expresión más intima del yo. Es válido por tanto decir, que la Brujería es una estructura de valores personales, que se manifiesta como una serie de ideas y concreciones basadas en nuestro criterio más privado sobre el mundo de las ideas.

En relación a esa intima recreación del rostro interior, existe una vieja costumbre dentro de nuestras tradiciones, llamada el “manto expiatorio”, que consiste en detallar mediante imagenes, escritos y toda una variedad de objetos prendidos y cosidos a un pedazos de tela, el concepto que tenemos sobre nuestra vida y la perspectiva que tenemos acerca de nuestras experiencias más personales. Es la exposición digamos de las vivencias más importantes, las ideas más significativas que en conjunto representan nuestra memoria más viva y palpitante. A veces bastan sólo uno o dos días para confeccionar esta idea concreta de nuestros pensamientos más privados, otras veces se necesitan varios meses. Pero resulta extraordinario, poderoso, sentido, exquisito, detallar nuestra vida emocional e intelectual a través de una idea tan crasa y material.

De la misma manera que los lakotas pintaban imágenes en pellejos de animales para señalar los acontecimientos invernales. y al igual que los Nahualt, los mayas y los egipcios tenían sus códices en los que anotaban los grandes acontecimientos de la tribu, las guerras y las victorias, las mujeres de mi religión tenemos nuestros mantos de batalla: el triunfo de nuestro valor personal sobre la superficialidad de un esquema de valor dioclesiano.

Hace años me confeccioné un primer manto Expiatorio, pero no lo terminé. De hecho lo deshice, puntada por puntada, porque simplemente consideré que no tenía aun un concepto claro sobre mi vida y sobre lo que deseaba hacer con ella. Hace poco, recomencé la labor y aunque todavía continuo deambulando por los salones vacíos del castillo de mi Memoria, construyendo lentamente paredes y pequeños reductos secretos, colgando cuadros, colocando muebles que representan mi voz y mi decisión de crear, esta vez el manto, largo y lleno de rostros, imagenes y palabras, tiene un nuevo sentido, una fuerza renovada: si antes todas las fotografias que adherí a él eran los rostros tristes de una idea en sombras, ahora el color brilla y corcovea entre los pliegues de la tela, las palabras “esperanza”, “Fuerza”, “sonrisas” “creación” zizaguean entre las imagenes pletóricas de pura y espléndida humanidad. Rostros, siempre los rostros, siempre este deseo de eternidad la esencia humana a través de sus hijos, el sol reverberando, dorado y metálico, en calles repletas de transeúntes, edificios brillando bajo la lluvia de una primavera intima y espléndida. Y la voz de mi verbo creador, relatando en pequeñas puntadas la vida y la muerte, el renacimiento la fuerza, el sentimiento, el deseo, el temor y la incertidumbre, la fuerza de mi espíritu, la esperanza en mi mente, la posibilidad entre mis dedos.

Sonrio, mientras con gran torpeza, continuo cosiendo una fotografía a la tela de arpillera que sostiene mi manto de expiación. No sé que pensarán las brujas del futuro, de esta manera de reseñar nuestras vidas. Solo espero que sepan valorar la energía y el poder de nuestros pensamientos, contenidos en la creencia, en la tradición, en la danza eterna de las hijas de la Luna, en el corazón de la razón.

Paz, la paz de los locos y los transgresores, la paz que habita en la tormenta, la paz del fuego de la creación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: