La fuerza de la fe.

Durante este año, he vivido una experiencia inolvidable y espléndida a través de la redacción de esta apresurada bitácora de momentos y recuerdos, pensamientos y la expresión de mi más intima espiritualidad. He tenido el honor no solo de compartir mis vivencias con mis amables lectores, quienes siempre han tenido la deferencia de leer estas apresuradas lineas sino que de además, interpretar mi propia perspectiva sobre las cosas a través de esas opiniones y comentarios, una concreción que me mostró el rostro más amplio y luminoso de lo que es el mundo de la tolerancia, de la comprensión, del conocimiento. La sabiduría de la simple identidad humana. Para mi ha sido un honor corresponder a la confianza de todos aquellos que se han tomado un momento de su tiempo para conocer un poco de mi mundo, de esta desordenada habitación de mi memoria, llena de imagenes, frases, emociones, incertidumbre, la voz de mi memoria. Es a ese grupo de amigos silenciosos, invisibles, que tal vez nunca conoceré para quienes escribo estas palabras: Gracias a todos por recorrer este diminuto laberinto de mi mente, muchas gracias por tener la paciencia de regresar, el respeto de darle un lugar adecuado a mis reflexiones disparejas y en ocasiones, tambaleantes de pura incertidumbre. Gracias por construir juntos la absoluta libertad del pensamiento creador.

Hoy en víspera del día de navidad y aunque no llevo a cabo ninguna celebración conmemorativa, quiero decirles a todos los que si lo hacen que recuerden, que más allá del mito y la creencia, la ficción histórica y la generosa fe, lo que impregna de magia – natural, exquisita, intima – a esta fecha es nuestra personal convicción de comprender que a pesar de las diferencias, incluso las más evidentes, todos estamos unidos por la mera aspiración de recrear la bondad a través de un acto de voluntad, bendecidos por la intención de creer en que la armonía es posible y la simple humanidad, un sueño más allá de nuestra razón. A todos los creyentes en la fuerza del espiritu, en la convicción de una evolución personal efectiva, en los sueños, en el poder de los principios, les deseo felicidad, y sobre todo, la determinación de continuar el camino que han decidido transitar.

Que la energía Universal nos bendiga a todos.

Así sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: