La Diosa del Río

Las Diosas fluviales fueron veneradas en todo el mundo antiguo, en virtud de sus evidentes cualidades de dadora de vida. Con frecuencia anicónicas ( o sea, que no están representadas más que como el río propiamente dicho ), en ocasiones se han manifestado en tanto seres humanos a fín de emparejarse, como ocurre con Ganga en la epopeya india Mahabharata con Boann en el ciclo mitológico irlandés y con Oya en la mitología de los yorubas. Por ejemplo, tanto en la mitología celta como en la India, los ríos se denominan simplemente “la Madre”. Se adaptan muy bien al ideal de la Diosa porque simultáneamente dan la vida y la quitan: las inundaciones que fertilizan el suelo circundante también pueden provocar la destrucción generalizada, por este motivo, donde quedan vestigio de culto a la Diosa suelen verse – a modo de suplicas – guirnaldas y otros regalos flotando en los ríos.

Los ríos combinan los atributos de la sabiduría, el juicio y el misterio con los de la vida y la muerte. Éstige – Hija del Océano y Tetis, Diosa de Mar, así como el río que en la mitología separaba el Hades del mundo de los vivos – castigaba a los pecadores infligiéndoles una dolorosa agonía mientras la recorrían de camino a la vida futura.

La misma relación está presente en el mito babilónico en el que Nanshe – Diosa del agua y jueza – presidía la festividad que se celebraba el día de año nuevo. El desfile de embarcaciones navegaba hasta Lagash, donde la Diosa aguardaba en una barca consagrada y juzgaba a los asistentes para empezasen bien el año. Esta deidad también interpretaban los sueños.

Cuando la Diosa Irlandesa Boan – que los primeros relatos describen como “brillante” o “Vaca dadora de sabiduría” – transgredió el tabú estipulado por su marido Nechtan, las aguas de su manantial la persiguieron hasta el mar y así nació el rio Boyne. Aunque fluyó de una fuente masculina y fue consecuencia de la transgresión de la Dioosa Boan se convirtió en su patrona, lo que demuestra hasta que punto los ríos están mitologicamente relacionados con las Diosas.

El vinculo entre las Diosas fluviales y las vacas – cuya producción de leche se compara con el flujo dador de vida del Rio – no se limita a la Diosa irlandesa mencionada sino que aparece en mitologías de todo el mundo. Authumla, la vaca divina de los mitos suecos de la creación, lamió la primigenia masa de hielo sagrada y la convirtió en 4 grandes rios. Hator – una de las deidades más antiguas de Egipto, asociada a las crecidas del Nilo – era venerada como Vaca o como mujer con tocado de cuernos, en lo cual se asemeja a Isis, la Diosa del Nilo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: