La Diosa en el suelo.

Para muchas tradiciones, la encarnación de la Diosa con forma mortal o semimortal origina la flora y la fauna terrrestres. Habitualmente dicha encarnación muere a raíz de una traición o de un equívoco, pero en lugar de vengarse, la Diosa transforma su cadaver en alimento. Podemos comparar este acto con los sacrificios de Diosas Madres como Afrodita, que anualmente renuncian a sus amantes a fin de garantizar el bienestar de las cosechas. También se parece a los extendidos relatos de plantas importantes que brotan de las cenizas, la sangre o las extremidades de los héroes. Los diversos elementos de estos temas – que ilustran las semejanzas y probablemente los vínculos prehistóricos que existen entre ellos – se combinan en el relato Polinesio de los orígenes del coco. El compañero de la Gran Diosa Hina encontró al muerte a manos de seres humanos, que lo vieron con el aspecto de su alter ego: la serpiente. La desconsolada divinidad no castigó a los asesinos y optó por plantar la cabeza de su amante que se convirtió en el cocotero y proporcionó una fuente de sustento con la pulpa y la leche del fruto, así como cuerda y fibra.

La creación de animales comestibles suele ser el corolario de la muerte de la Diosa y sirve para garantizar al pueblo que sigue prosperando y mostrando benevolencia a pesar de que desaparezca una encarnación concreta. Cierta leyenda tradicional de Cerám occidental en Indonesia, cuenta que la joven Hainuwele fue adoptada por Ameta, hombre que la ayudo a crecer y a salir del cocotero mágico. Uno de los singulares atributos de Hainuwele consistía en que sus excrementos se metaforseaban en objetos fabulosos como porcelanas, Gongs y Joyas. El pueblo de las nueve razas humanas se reunió para las ceremonias en las que las que las mujeres ofrecieron arecas a los hombres. Los regalos de Hainuwele eclipsaron lo de las demás y, acicateadas por los celos las mujeres la mataron y escondieron su cadaver.

El desconsolado Ameta llevó a cabo diversos rituales que finalmente lo condujeron a Hainuwele. Recabó la ayuda de una divinidad suprema, La virginal Satene, a la que el asesinato enfureció tanto que decidió apartarse del mundo. Antes de partir estipuló que todos los humanos vivos debian atravesar una puerta en espiral para llegar a su lado. Los que lo lograron fundaron las tribus y los que fracasaron se transformaron en siervos, cerdos, aves o peces, animales que hasta entonces no habían existido. A continuación la divinidad suprema se recluyó en el mundo de los muertos. Los restos enterrados de Hainuwele produjeron plantas tuberosas como los yames y los taros, que se convirtieron en la dieta básica de la población local. Este mito presenta un sorprendente parecido con el relato Javanés y Balinés de Devi o Dewi Sri.

La encarnación de la Diosa suele compartir carácteristicas con los vegetales que de ella brotan. La planta sicotropica Kawa – Kawa posee importantes aplicaciones rituales en casi todo el pacifico, pese a que un exceso puede llevar a que la piel se vuelva gris y escamosa. En Tonga explican este efecto secundario con el relato de que la Kawa – Kawa brotó de la cabeza de una leprosa sacrificada por su padre para alimentar al jefe que lo visitó.

Imberombera, Diosa de la fertilidad del australiano territorio del Norte, emergió de las aguas, creó la Tierra y la pobló con animales,vegetales y seres humanos que extrajo de su cuerpo. Su mito trasciende de los parámetros de lo que podemos considerar el alimento e incluye el lenguaje, por regla general prerrogativa cultural de las divinidades masculinas. Imberombera era muy activa y acarreaba muchos vástagos en su inmenso vientre. Pidió a Wuraka – Dios de la Fertilidad – que la acompañase en sus viajes, pero este replico que los trayectos eran demasiado largos y su pene muy pesado. Se desplomó y se convirtió en Tor Rock, al tiempo que la Diosa continuaba su viaje, engendraba hijos y les enseñaba las lenguas aborígenes y el arte de cultivar ñames. Fue la progenitora de diez grupos autóctonos y sus respectivas lenguas.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: