Meteoro vuelve al volante.

Como he mencionado varias veces en estas desordenadas bitácoras, soy una amante del arte y la cultural pop. Llamemosle vicio o simplemente una simple obsesión por el rostro más superficial – y paradojicamente significativo – de la expresión cultural actual, siempre me ha fascinado esa capacidad de transcendencia de esa idea concreta que muchas veces consideramos banal por el mero hecho de carecer de artificios. No obstante, estoy convencida que esa sencillez – en su planteamiento, en su visión y sobre todo, en el objetivo especifico de su propuesta – es la que brinda trascendencia a esa cultura masiva que cada día, le da un rostro nuevo a nuestra visión sobre el planteamiento de la voz social. Una idea diminuta, inquisitiva y personal sobre lo que llamamos comunidad y valor estético, quizá.

Una de mis mayores aficiones, cuando era niña y aun ahora como adulto, son el anime y su consecuencia inmediata, el manga. Soy una férrea aficionada a toda la subcultura a la que el extraño mundo del comic japonés ha dado sentido. Pero cuando recuerdo, cual fue una de las primeras expresiones que conocí de esta forma de arte, no puedo dejar de reconocer que fue por obra de una simplicidad casi imposible: ¿Quién no recuerda a Meteoro? ¿Quién de nosotros, parte de una generación intermedia entre la tecnología actual y la simplicidad de una infancia rural, no disfruto de las aventuras del joven pilotos de carreras, símbolo de toda esa fantasía confusa y emocionante que asociábamos con la aventura? Sí, lo admito sin reservas, soy una gran nostálgica de esas pequeñas manifestaciones culturales que de alguna manera, dieron sentido a mi actual criterio liberal sobre el arte y la visión del yo creador. Y por supuesto, no digo con esto que Meteoro influyera definitivamente en mi forma de comprender la estética de un mundo infantil diminuto y exaltado, sino que, a través de esa afición – a la ficción desbordada y sin limites – que comprendí la forma de expresión más profunda: la propia capacidad para soñar.

Rápido y furioso:

Meteoro es la adaptación en español del título de la serie de anime sobre carreras automovilísticas Mach Go Go Go (en japonés マッハGoGoGo, mahha gō gō gō), basada en el manga original de Tatsuo Yoshida. La serie fue producida por la firma Tatsunoko Productions y emitida en Japón entre 1967 y 1968, totalizando 52 episodios. Posteriormente se realizarían nuevas versiones de la misma, aunque conservando los elementos inmediatos y reconocibles de la propuesta.

No obstante, la versión que conocemos en Venezuela y de hecho, en toda latinoamerica, procede directamente de la primera versión realizada por el pionero Tatsudo Yoshida. Como ocurre con mucha frecuencia, fue un manga que se volvió serie animada debido al éxito del seriado en papel. Y aunque la trama nunca fue muy compleja, por algún motivo Meteoro se convirtió rapidamente en un objeto de culto para cientos de fanáticos que más tarde, brindaron el mismo fervoroso apoyo a la versión televisiva.

Como dije, la historia no reviste mayor complejidad y pienso que una de las razones de su éxito, radica precisamente en su gran simplicidad. No obstante los personajes e incluso los nombres con los que fueron bautizados conservan la típica simbologia japonesa: Elegidos por Yoshida, todos conservan un cierto peso dentro de la vasta mitología oriental El personaje central es un joven conductor llamado Gō Mifune. La “M” en el auto es un homenaje a la familia Mifune – y no el nombre del auto, Mach-5 como suele pensarse -. También el 5 en el auto representa un homónimo japonés ya que la palabra “cinco” en japonés se pronuncia muy parecido a “vamos” (go, en idioma inglés), debido a que en la cultura natal del autor, el número se considera un simbolo de fortuna, poder y voluntad.

Los derechos de Meteoro fueron inmediatamente adquiridos por Trans-Lux y en la versión en inglés se denominó Speed Racer. El doblaje al inglés y la voz de Meteoro fueron hechos por el productor Peter Fernandez.

Meteoro vuelve a las pistas:

Vía DarkHorizons me he encontrado con las primeras y espectaculares imágenes de ‘Speed Racer’, la nueva película de los hermanos Wachowski tras la controvertida V For vendetta ’ (2005), adaptación cinematográfica del conocido comic de Alan Moore, una versión espectacular aunque no precisamente fiel a su hermana en papel. No obstante, luego de su uso experimental de la imagen y el argumento en su anterior propuesta cinematográfica, los hermanos Wachowski regresan lo que ellos mismos han declarado es su gran pasión: La insólita y magnifica visión japonesa sobre la forma cultural más superficial.

En el reparto de la película encontramos a Emile Hirsch, Christina Ricci, Matthew Fox, Susan Sarandon y John Goodman. El estreno se espera para mayo de 2008. Joel Silver, el productor y protector de los hermanos, dice que la película es alucinante y que no se podría haber realizado antes, debido a los adelantos tecnológicos que está necesitando (aún está en fase depost-producción). Ya veremos, debo decir que este hombre siempre dice lo mismo en todos sus proyectos.

Para los impacientes, aquí les incluyo el trailer, un adelanto a lo que promete ser una nueva muestra de la propuesta desconcertante y original de los Wachowski.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: