La persistencia del mito: El rostro de la Diosa en la India.

Con toda probabilidad el subconsciente indio es la ubica zona del mundo donde la importancia de la Diosa se ha incrementado notoriamente a lo largo de la historia documentada. Los textos sagrados más antiguos del induismo, los “Veda”, se redactaron entre 1500 y 100a.C. Su propósito principal no consistía en ser fuentes de los mitos sino en consignar los himnos utilizados en los ritos, asi como convertirse en comentarios filosóficos sobre dichos himnos. Las narraciones que podemos que podemos extraer de los Veda describen un panteón, relativamente limitado de 33 deidades. La más importante es Indra, Rey Guerrero y ostentador de los rayos, seguido de cerca por Agni, Dios del fuego.

Aunque figuran en los Veda, la Diosa son personajes secundarios. A penas aluden a Sachi, la esposa de Indra a la que en las contadas ocasiones en que aparece se suele denominar indrani ( forma femenina del nombre de su esposo ). La Sarasvati de los Vera es la Diosa del Rio y apenas se asemeja a la del Induismo moderno, que es la popular Diosa de la Sabiduría y las artes. En los mitos Vedicos las mujeres son personajes secundarios: Victimas como Aditi, en cuyo utero penetró Indra para despedazar el feto que podía desarrollarse y amenazarlo; parientes de los protagonistas principales o intermediarios de los Dioses, como la mensajera Sarama, es ocasiones descrita como ramera, a la que Indra envio a recuperar el ganado robado por los demonios.

Todo esto no significa que la Diosa careciese de importancia en la antigua India. Se conservan numerosas representaciones de la Diosa de la civilización del Valle del Indo, anterior a los Veda, pero en su mayoría son figuras de la fertilidad que probablemente se integraron – como Apsaras (Diosas fluiviales) y divinidades parecidas de menor importancia – en la civilización Aria que redactó los Vera. En el Hinduismo posterior se propagó la idea de Mahadevi (“La Gran Diosa”). La primera mención de la Diosa como ser supremo aparece en el texto Puránico ( ” antiguo”) denominado Devi-Mahatmya (“Glorificación de la Diosa”), del siglo V, que incluye himnos de alabanza que aun son recitados popularmente. En esa fecha se calculaba que los Dioses Hindues superaban los 300 millones, si bien todos eran aspectos de la Trimurti – “forma triple”- de la única realidad fundamental que sirve de base al universo y que incluye a Visnu, a Siva y al recién incorporada Brahma.

La trimurti era exclusivamente masculina, aunque en el siglo VIII ya se decía que la realidad fundamental abarcaba “Seis caminos”, dos de los cuales eran Visnu y Siva. Brahma había desaparecido y en la India moderna solo hay un templo importante dedicado a él. Los otros “Caminos” eran surya ( el Dios Bélico ) Karttikeya, Ganesha y Devi, “La Diosa”. De estos, solo Visnú, Siva y Devi se siguen considerando deidades supremas para panindias y las tres corrientes más importantes del induismo moderno suelen denominarse visnuismo, sivaismo y saktismo ( De Sakti, que significa “Energía femenina”).

Como tantas deidades indias, Devi presenta multiples formas que van de Parvati, la amante esposa, a Kali la portadora de la muerte. Algunos de estos aspectos, en ocasiones apenas disimulados, se han incorporado a diversas corrientes budistas en tanto Bodhisattvas o salvadoras. De esta manera los misioneros budistas, las extendieron por toda Asia, donde, a su vez, evolucionaron y se convirtieron en infinidad de Deidades locales.

Imagen que acompaña la entrada:
Hindu Goddess de Sijan Khadka

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: