Los rostros de la Divinidad: Simbolismo: El Jabalí.

El jabalí es adorado por su fuerza y ferocidad. Por asociación, las armas y armaduras con símbolos de jabalíes proporcionaban fuerza y coraje a los guerreros en la batalla. Arduinna, una diosa jabalí y cazadora del Bosque de las Ardenas, en el norte de la Galia, cabalga sin silla un jabalí que galopa. Arawn, el Señor del Otromundo galés, premia a Pwyll por su bravura con el precioso regalo de la primera piara de cerdos de Gales. El jabalí significa energía, fuerza y temeridad en el combate.

El jabalí personifica el terror de la Guerra. En las armas y armaduras celtas aparecen los símbolos del jabalí, con la boca amenazadoramente abierta y las cerdas del lomo encrespadas. Llenas de gritos y alaridos, carros ruidosos, entrechocar de armas y relinchos de caballos aterrorizados, las batallas de los celtas eran terribles, sangrientas y ruidosas. Rugiendo sobre la colina en salvaje abandono y gritando furiosamente, muy a menudo los enemigos eran presas del terror a causa del tumulto. Añadiendose a la algarabía, estaba el sonido de cuernos y trompetas llamados “carnix”, esculpidos en forma de cabeza de jabalí, con la boca abierta en gesto de gruñir. Cuando se la soplaba, las carnix agregaban un grito horrible y crispante a la furia de la batalla.

Cerdas y jabalíes también eran apreciados por su carne. Demandan del cazador y su caballo gran pericia y coraje. Aunque a menudo se ha exagerado, la afición celta por la carne de cerdo y los banquetes rituales es conocida y también documentada. Los guerreros que querían ensalzar su bravura competían por la porción del cerdo que correspondía al campeón. Partes escogidas del animal se enterraban con los jefes para prepararlos para el banquete del más allá. Se hacían ofrendas de cerdos a los Dioses; en ocasiones eran sacrificados y enterrados porciones selectas como regalo al Otromundo, despedazadas y ofrecidos como ofrendas alimenticias o consumidos en festines rituales.

Las leyendas de Gales e Irlanda retratan a los jabalíes como regalos del Otromundo. En la Primera Rama del Mabinogion galés, Pwyll, Señor de Llys Aberth, encuentra a Arawn, Señor del Otromundo. Por haber roto un código de honor, Pwyll debe intercambiar lugares con Arawn durante un año y matar a su enemigo Ultramundano, Hafgan. Pwyll mantiene su palabra y una vez a pasado el año, ambos vuelven a sus respectivos reinos. En muestra de gratitud, Arawn envía a Pwyll y después a su hijo Pryderi regalos mágicos, de los que el más precioso es la primera piara de cerdos de gales.

En el cuento de Culhwch y Olwen, Culhwch es de ascendencia real y primo de Arturo. Recibe una maldición por ofender a una Diosa y se enamora de Olwen, la hija del gigante Ysbaddaden. Como el matrimonio de Olwen prefigura la muerte del gigante, Culhwch debe realizar una serie de extraordinarios trabajos para el gigante antes de que pueda recibir la mano de Olwen. El trabajo central consiste en capturar a Twrch trwyth, un jabalí feroz y encantado, que una vez fue un rey malvado, y obtener las tijeras, el peine y la navaja de entre las orejas Twrch trwyth. Con la ayuda de Arturo y Mabon, hijo de la Diosa Modrón, Culhwch sigue a Twrch trwyth y su banda de cerdos encantados por el sur de Gales, Irlanda y Cornualles antes de conseguir derribar a Twrch trwyth.

Fuente:
Matthews, Caitlin, The Celtic Tradicion, Rocksport, Massachussets: Element, 1989.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: