Hacedoras del Destino

Los mitos de muchas sociedades suelen relacionar el destino humano con trinidades de Diosas. Una de las caracteristicas compartidas por estas triadas es la actitud caprichosa, aplicada para explicar vicisitudes aparentemente azarosas. Pese a ser muy poderosas, las trinidades casi nunca reciben oraciones o sacrificios, como el resto de las divinidades, porque se las considera inflexibles y es imposible aplacarlas. Por otro lado, donde creen que el destino está controlado por una sola Diosa, como la Laksmi, estas se convierte en objeto de una gran devoción a menudo exagerada.

Las triadas encargadas del destino suelen describirse como vírgenes. Valgan como ejemplo de la tipica trinidad de doncellas, las Normas de la mitología escandivana, que superaban el poder de los Dioses porque demostraban la inevitabilidad del pasado, el presente y el futuro. Los Aesir – las deidades celestiales – no podían anular sus dictámenes sobre el sino colectivo o individual porque, en tanto cuidadoras del árbol del muno, las normas controlaban la tierra viviente. Las romanas Tria Fata o hadas – también llamadas parcas en honor a la Diosa Romana Parca ( Que procede de parere, es decir “parir” ) – formaban otra poderosa trinidad, se encargaban de los partos y tejian el hilo del destino individual.

Por lo general, las divinidades del destino de la mitologia Europea, eran tejedoras. Las Moiras Griegas – antecesoras de la tria Fata – incluían a Cloto la hilandera, Láquesis la medida y Atropo, la cortadora del hilo de la vida. Los griegos tuvieron muchas más trinidades del destino, como las vengativas furias, las sabias pero perversas grayas – que compartían un solo ojo – y las Gorgonas. La gorgona Medusa llevaba velo porque simbolizaba el pasado incognoscible y mirarla equilavía a contemplar la propia muerte o a “convertirse en piedra” con forma de estatua funeraria. Al final fue victima de su propio destino cuando Atenea entregó su brillante égida o escudo al héroe Perseo, que obligó a Medusa a contemplar su propia imagen, con resultados fatales. Es probable que Medusa tuviera un pasado prehelénico como diosa libia, degradada y reducida cuando los helenos la reconstruyeron como una joven bella y vanidosa, violada en el templo de Atenea por el Dios del Mar Poseidón y convertida en un monstruo horrible por la encolerizada Diosa Virgen.

La influencia que la trinidad de doncellas ejerce en la vida humana, también se refleja más allá de las zonas linguisticas indoeuropeas. Según una leyenda de los indios Norteamericanos, presente desde el norte de California hasta el estado de Washington, los humanos suplicaron a Coyote que les diera el fuego. Tres ancianas y arrugadas hermanas – las skookum – se turnaron para vigilar el fuego y cada una avisó a la siguiente una vez cumplida su guardia. Coyote invocó a sus hermanas – otro trio, que moraba en su estomago, bajo la forma de arándanos – y, siguiendo sus consejos, rodeó la zona de animales veloces. Cuando una una skookum pasó al turno a la otra, Coyote se acercó a la carrera y robó una tea. Las tres arpías lo persiguieron pero Coyote entregó el fuego a Ardilla y se transmitió sucesivamente de un veloz animal a otro hasta que, al final, un árbol se lo tragó y las skookum no tuvieron más remedio que abandonar la persecusión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: