El reflejo de un antiguo Esplendor.

El periodo histórico conocido como Predinástico Primitivo marca el inicio de las auténticas culturas Predinásticas el Antiguo Egipto, tanto en el norte como en el sur de territorio, en lo que es la actual Namibia. Las culturas sureñas, particularmente las Badarienses, eran casi completamente agrarias, pero los norteños, como los habitantes de El-Fayoum que vivían en los oasis, aún tenían una abundancia de caza y pesca en su dieta. El trabajo de la piedra, que incluía la factura de armas de corte y puntas de flecha, consiguió un nivel bastante parecido al de las posteriores industrias del Reino Antiguo. También los bienes muebles eran objeto de una amplia producción, y muchos se parecían a los que serían usados con posterioridad. Los objetos comenzaron a ser creados no sólo para tener una función, sino también por su valor estético. La cerámica era pintada y decorada, particularmente ciertas vasijas de arcilla con la parte superior pintada de negro, muy típicas de esta época; peines de hueso y marfíl, figurillas, objetos de mesa… se han encontrado en gran cantidad, así como joyería de todo tipo y materiales. Parece que mientras el resto del mundo estaba todavía en una fase mucho más primitiva, los egipcios del Predinástico eran ya grandes creadores de bellos objetos.

En algún punto alrededor del 4.500 aC se sitúa el inicio del Predinástico Antiguo, -conocido antiguamente como periodo Amratiense-, llamado Nagada I, ya que muchos de los sitios y descubrimientos de esta época se corresponden con el horizonte temporal de la ocupación de Nagada. El cambio que mejor se observa en este periodo se corresponde con el sucedido en la cerámica: donde antes se decoraba simplemente con bandas de pintura, en esta época se encuentran complicados diseños geométricos inspirados por el mundo que rodeaba al artista, así como imágenes de animales, tanto pintados como grabados en la superficie de la vasija. Las formas también se hicieron más variadas, tanto por razones prácticas debidas al uso que se le daría, como por motivos estéticos. También se hicieron muy populares los objetos de arcilla, especialmente las figurillas de “danzarinas”, pequeñas figuras pintadas de mujeres con los brazos levantados. Pero tal vez el detalle más importante de este periodo sea el desarrollo de una auténtica arquitectura. Como con la mayoría de la cultura egipcia de la época, nuestro conocimiento se basa en los enterramientos, y en el caso de la arquitectura, se han descubierto en las tumbas gran cantidad de modelos de casas hechos en arcilla, modelos que guardan un enorme parecido con las casas rectangulares hechas con ladrillos de arcilla y que eran las habituales en el Reino Antiguo. Esto nos muestra que la idea de casas individuales, pueblos y mapeado urbano ya estaba presente en una época tan anterior como es el quinto milenio aC.

El tercer periodo del Predinástico comenzó alrededor del 4.000 aC y es llamado Periodo Gerzeense o Nagada II. El Amratiano y el Gerzeense son bastante diferentes uno del otro, y se puede ver con facilidad la creciente influencia del norte en el sur. Esto resultó muy pronto en una auténtica mezcla de gentes y culturas: la del Predinástico Tardío, o Nagada III. La mayor diferencia entre el Amratiano y el Gerzeense se muestra en sus industrias cerámicas. Mientras la cerámica Amratiense tenía algunos aspectos decorativos, su principal propósito era el funcional. La cerámica Gerzeense, al contrario, fue desarrollada principalmente como una línea decorativa. Esta cerámica está adornada con motivos geométricos de inspiración orgánica, y plasma de un modo enormemente realista tanto animales como gente, y todas las demás cosas que rodeaban a la gente de este periodo. De todas formas, hay más de una sorpresa entre estos motivos representados. Animales poco usuales como las avestruces o los íbices muestran la posibilidad de que las gentes del Gerzeense cazaran en el desierto, ya que estos animales no se encontraban cerca del valle del Nilo. También encontramos las que son probablemente las primeras representaciones de dioses, que son mostrados casi siempre navegando en botes y llevando estandartes que se parecen enormemente a los estandartes que posteriormente serán representados en las distintas provincias de Egipto. Es posible, del mismo modo, que se trate simplemente de algún tipo de archivo histórico (visitas de jefes de tribus, batallas, …), pero como casi siempre se representan sobre artefactos votivos enterrados con los muertos, es más plausible la explicación de tipo sacro.

Cuando se compara con los periodos Faraónicos, la cultura Gerzeense no es muy diferente, habiendo desarrollado un gran nivel de civilización, especialmente en los aspectos religiosos, y particularmente aquellos relacionados con las costumbres funerarias. Los entierros Amratienses eran a menudo simples hoyos cavados en el suelo, cubiertos con un armazón sobre el que se colocaba una piel de animal; pero con el Gerzeense, la construcción de tumbas se convierte en un prototipo de lo que será después, con habitáculos subterráneos amueblados, creando réplicas de los hogares que los muertos habían ocupado en vida. También son muy comunes los amuletos y otros objetos ceremoniales, muchos de ellos mostrando las tempranas formas de los dioses de forma animal, tan famosos posteriormente. La forma Gerzeense de la Otra Vida se desenvolvería posteriormente dentro del Culto a Osiris y los magníficos enterramientos de las Dinastías.

( continuará )


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: