Todos los rostros de la Diosa: Patronas de las Estaciones y los elementos.

Con frecuencia las estaciones y los elementos se han considerado actos o estados de ánimo de la Diosa Madre. Por ejemplo, los etruscos interpretaban los rayos como manifestación de la cólera de la reina del cielo. La Diosa Romana Cardea, a la que el poeta Ovidio ( 47 a.c, -17 D.C )describió como el “gozne” del mundo sobre el que giran las estaciones, también controlaba los 4 vientos. Más insólita y conmovedora es la historia de Inuit de las niñas que desatan las tormentas. Kadlu salta sobre el hielo hueco para provocar el impresionante sonido del trueno, mientras Kweeto ( la segunda hermana ) frota el pedernal para producir el rayo, al tiempo que la orina de la tercera hermana desencadena la lluvia.

La historia de las hermanas Inuit se adapta a un patrón común en el que las diosas responsables de los fenómenos meteorológicos aparecen en triadas. Aunque aun perdura, a veces esta pauta queda encubierta, como en el caso de Frau Holle, divinidad que sobrevive en forma degenerada en un epónimo cuento de Hadas de los Hermanos Grimm. En Alemania, Suiza y Austria, también la recuerdan 12 días después de navidad, momento en que el recorre el cielo. El 6 de enero dejan tortas de trigo para ella y para su hermana Perchta. Al igual que Kadlu y sus hermanas, Frau Holle está relacionada con tres fenómenos naturales emparentados: El sol Brilla cuando se cepilla los cabellos, nieva cuando se sacude el edredón de plumas y el agua de su colada provoca la lluvia.

A lo largo de la historia, diferentes culturas, han acogido de buena cama la función pluvial de la Diosa, salvo cuando produce tormentas como las desencadenadas por Lilith ( también llamada Ardatu Lili ); que podrían destruir la tierra. Del mismo modo que dilapidaba la fertilidad de la lluvia y el suelo con excesos decían que Lilith desperdiciaba la fecundidad humana potencial haciendo que los hombres eyaculasen mientras dormían. Era uno de los demonios más temidos y aplicaban una gran variedad de amuletos y medidas defensivas para poder protegerse.

A menudo se relaciona a la Diosa con la primavera, el verano y el invierno en su forma triple de virgen, Madre y Bruja, si bien en ocasiones se considera que estos aspectos de su personalidad están en conflictos. La lucha entre las estaciones se dramatiza en el mito irlándes y británico de Cailleach Bheur, bruja invernal de cara azul, también conocida como la “Dama reacia”, Cailleagh ny Groamagh ( la vieja tenebrosa de la isla de Man ) y Black Annis ( en los montes Dane del Inglés Lancashire ). Esta Diosa capturó a la amada de primavera ( a veces identificada con Brigida ) y le planteó la tarea imposible de lavar un vellón hasta que quedara blanco. Primavera intentó luchar con la Bruja, no pudo vencerla y recabó la ayuda del Sol. Este arrojó una lanza que llevó a la aterrorizada Cailleach a refugiarse bajo un Acebo, y asi liberó a la enamorada de Primavera.

Es posible que Cailleach Bheur sea una divinidad anterior a los celtas. Poseía poderes rejuvenecedores, lo indica que la doncella de primavera es su aspecto juvenil y productivo, al tiempo que su forma “reacia” desaparece cada Celebración del fuego ( 1 de Mayo ) y vuelve a afirmarse en la fiesta de los Ancestros ( el 31 de Octubre ), fecha tradicional de su renacimiento.

Fuente:
Shahrukh Husain. La Diosa. Editorial Evergreen. Singapur. 2006.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: