Archive for octubre, 2006


Hija de la Diosa.

A quién pueda interesar.

Soy una Bruja.

No sé que signifique mis palabras para quién las lea. Pero es la simple verdad. Soy una bruja y mi familia práctica la brujeria. Asi de sencillo. Por generaciones enteras mi familia se ha vinculado al paganismo como forma de vida y actitud religiosa. ¿Que significa esto? Que soy pagana. No respeto los sacramentos cristianos y no hubiese tomado ninguno de ellos a no ser por una absurda ley de mi país que me lo exigió para poder continuar mi educación. En resumen: no profeso la fe cristiana. En absoluto. Mi primer acercamiento a una iglesia fue a los siete años y no fue una experiencia agradable. Sentí temor ante la figura del Jesús crucificado y el hecho que el rito cristiano insistiera más en la culpabilidad y el pecado, que en la belleza y la creación. Sentí dolor cuando comprendí el papel marginado que la mujer cristiana debía conformarse en la sociedad. Sentí una profunda incertidumbre ante la visión que de mi Religión propagó la Iglesia cristiana.

Pero eso no brinda el derecho a una sociedad cuya identidad es marcadamente cristiana a intentar trivializar mi estilo de vida y mis creencias. El hecho de no pertenecer a una mayoría no hace una minoria menos importante.

Constamente siento angustia, sobretodo cuando alguien relaciona la palabra brujeria con conceptos eminentemente negativos. Me siento ofendida personalmente, cuando los simbolos con los que crecí y que relaciono con mi educación y visión del mundo ( lo mejor en mi espiritu) se vinculan con muerte y sangre. Todavía no logro acostumbrarme a la idea que la mayoría de las veces deba aceptar y callar que un grupo de adolescentes e incluso adultos sin escrupulos, confundan la herencia que me legaron mis mayores con una secta fundada por un pedófilo inglés de reconocida trayectoria. El choque cultural siempre ha sido y supongo que ha estas alturas de mi vida, será inevitable. Sin embargo, eso no consuela lo que siento, ni tampoco me hace sentir mejor.

La herida siempre se encuentra latente, por decirlo de alguna manera. Siendo una niña, una religiosa estuvo a punto de agredirme fisicamente por llevar mi pentáculo sobre la ropa. Cuando tenía 17 años escribí un pequeño ensayo ( que incluyo aqui en varias formas) que de alguna manera misteriosa ( y por supuesto, sin mi autorización) fue modificado y mal utilizado para expresar otros credos y advocaciones diferente a la mia, bajo la firma de “anonimo”. Siendo más adulta, he tenido que argumentar y defender en cada momento de mi vida el nombre que me legaron mis ancestras, mi tradición. Como dije, es una herida que nunca cierra, una lucha constante para aceptar y continuar mi camino con dignididad.

Pero la dignidad no es excusa para la indiferencia. Y nunca lo será. O yo jamás lo veré asi, en todo caso. Pienso y estoy totalmente convencida de eso, que las minorias religiosas y sociales debemos manifestarnos de manera activa con mayor frecuencia, hacer respetar nuestro derecho y valoración. Porque la Iglesia y otros entes semejantes, históricamente se ha ocupado de agredir y despretigiar de manera sistemática lo que consideramos sagrado y más valioso. En unainterminable degeneración de la verdad, el poder ha manejado y desvirtuado conceptos y lo que es aun peor, ha intentado suprimir la diferencia con violencia.

Guardar silencio es un acto complice que no estoy dispuesta a convalidar. Como parte de una comunidad religiosa violentada por la historia y por las creencias de otras estructuras de fe, me siento en el deber de levantar una voz de protesta, de manisfestar mi descontento y preocupación por el prejuicio moral que sufrimos habitualmente.

Por ese motivo, elevo mi protesta, en medio de la rutilante elipse de una antigua herejia.

No venero a Satanas, no me interesa. Satanas fue creado por los Cristianos. Satanismo es una forma de Cristianismo. No soy Cristiana. Yo no voy a la iglesia los domingos. Jesus NO es mi salvador. El simplemente fue un hombre SAGRADO que vivio hace 2,000 años. No tengo miedo de ir al infierno, no creo en el como tampoco creo en Satanas.

Creo en la reencarnacion, en que voy a regresar a este o tal vez a otro mundo a vivir otra vida. No soy mala. Decirle a la gente o que la gente me pregunte si soy bruja “buena” implica que hay brujas malas. En mi perspectiva del mundo el bien y el mal son conceptos tremendamente relativos y dependen de la moral particular. La gran Madre te dió voluntad. Siente a través de esa voluntad, practica tu magia particular a través de ella. La ley principal de un brujo es “sin lastimar a nada ni a nadie, haz tu voluntad”.

Por favor no me preguntes acerca de los sacrificios a los gatos o de profanar iglesias. Yo adoro a mis gatos. Y no voy a Iglesias o Templos al menos que una persona conocida me invite a alguna ocasion especial. Y si llego a entrar a una Iglesia no me parte un rayo. Y si un Cristiano, Judio o Budista fuera a alguna celebracion pagana, nuestros Dioses tampoco los parten con un rayo.

No es esto algo para reflexionar?. No es esto algo para reflexionar detenidamente?

Traer un Pentáculo puesto no es diferente a traer una Cruz, Crucifijo o Estrella de David. Si quieres que me quite el simbolo de MI Religion porque es ofensivo para ti, necesitas hacer que toda la gente de las otras religiones se quiten el suyo. Las 5 puntas de la estrella en el pentáculo representan los 4 elementos Tierra, Aire, Fuego y Agua y la quinto punta representa el Espiritu; el circulo que rodea el pentáculo rodea o protege a el Mundo. Como puede esto ofender a alguien?? Se pregunta mi mente pagana. La imagen de un hombre torturado, muriendo es MAS ofensivo, sin embargo miles y miles de gente lo usan abiertamente, sin esconderlo. Tambien, por favor no me preguntes si pertenezco a una secta en ese tono de voz mitad horrorizado mitad fascinado. Mi religión merece tanto respeto como yo se la brindo a la tuya.

¿Aquelarre? Eso no existe. Hablas de mi familia, cuando te refieres a quienes me acompañan en mis creencias. Mis rituales son tan antiguos como los tuyos. En cualquier caso, nuestros rituales contienen velas, comida, licor, poesia, baile… y si, si hay un cuchillo, que en realidad se llama Daga pero que solo se utiliza para cortar el aire, no la piel de nadie.

No bebo sangre. No soy ningun tipo de vampiro. Visto de negro porque rechaza la energia negativa, y porque me veo mejor de negro que con una falda de color naranja con lunares morados.

Si quieres preguntarme algo acerca de mi Religion, preguntame acerca de la proxima Luna llena. Preguntame acerca de hierbas. Es mas, pideme que te haga una posion para el amor. Pero no me pidas que te haga un hechizo para hacerte mas atractivo, delgado, irresistible. Y no haria un hechizo para hacer que tu pareja te ame mas. Creemelo que tu no quieres nada de eso, ni el Karma que envuelve para ti ni para mi. Esa es una forma de manipulacion, es quitarle el poder a alguien, es actuar en contra de su voluntad. Nada bueno. Los Brujos trabajamos con la energia Universal, con los Dioses, para mejorar nuestras probabilidades. Necesitas dinero? No me pidas que haga un hechizo para que tu jefe te de un aumento. Simplemente, pidele al Universo que aumente el flujo de abundancia hacia ti. Eso no es estar imponiendo sobre la voluntad de nadie.

Una cosa mas…. No me des un libro de la persecusion de las Brujas de Salem, es como darle un libro del Holocausto a un Judio. No es chistoso ni de buen gusto.

Por favor no trates de avergonzarme de lo que soy ni a quien yo venero. Por favor no trates de “convertirme” o de “salvarme”. No me arrojes con agua bendita. No busco la salvacion, no la necesito. Nosotros los Brujos nos enogullesemos con decir que no tratamos de “convertir” a nadie. Nosotros los Brujos simplemente somos Brujos, y la gente de nuestro alrededor, se da cuenta de nuestra paz interior, de nuestra completa responsabilidad con cada uno de nuestros actos, con nuestra irrevocable convicción de vivir la experiencia de nuestra vida a plenitud. No te estoy tratando de convertir o reclutar como bruja. Eso no lo podría hacer, porque el camino es interior. Solo te estoy pidiendo que entiendas. Y si no quieres entender, por favor, solamente dejame en paz.

Que la Diosa esté en ti.


La fiesta de las brujas:

Se dice que la medianoche es la hora en que los inquietos espíritus de la muerte se levantan de sus tumbas, extrañas y terrorificas criaturas de lo sobrenatural caminan en la tierra, y las sombras de lo oculto aumentan su oscuridad y la mayoría de sus poderes. Pero, ¿hay algo verdadero detrás de tales creencias, o son meramente mitos que se han manejado para sobrevivir al paso de los siglos?

La medianoche desde tiempos remotos ha sido conocida como “la hora de la brujería”, pues se cree que es cuando los poderes de clarividencia y hechicería de todas las brujas y hechiceros están en su máximo punto. Es un momento especial de magia y transformación, así como de romance y misterio. Cuando la Señora Luna está llena y brillando claramente, la medianoche se convierte en la hora de la brujería de mayor poder, y es el momento tradicional del mes para los rituales conocidos como el descenso de la Luna para aclamarla. La hora de la brujería también es la hora tradicional para el inicio de las reuniones de brujas. Sin embargo, algunas brujas prefieren celebrar sus reuniones en Luna Nueva. Éste es el momento de rendir culto religioso; asimismo, se discuten los asuntos de negocios y se efectúan sanaciones y hechizos. Es común que en la mayoría de los grupos del gremio, al ritual de “pasteles y vino” siga una reunión de brujas.

Antiguamente, el poder de la hora de la brujería se aplicaba no sólo para lanzar hechizos, maldiciones y amarres; sino también para la adivinación, necromancia, conjuros espiritistas, transformaciones, ciertos trabajos alquímicos, la elaboración de talismanes y amuletos mágicos, la construcción de instrumentos rituales y otros propósitos.

Tradicionalmente, la hora de la brujería es una noche de Luna Creciente es el momento adecuado para hacer hechizos, preparar pócimas y trabajar encantamientos para incrementar la prosperidad, fortalecer el cuerpo físico, atraer la buena suerte, inspirar amor y lujuria, y despertar las habilidades psíquicas.

Durante el período oscuro de la historia humana dominada por el ansia de sangre de la Inquisición, se creyó que los hechiceros y las hechiceras a la par practicaban sus artes negras cuando la hora de la brujería estaba acompañada por la Luna Menguante.

Las maldiciones, la mala suerte y otras formas de maleficios serían lanzados sobre los enemigos para traerles mala suerte y la ruina. En algunos casos, de acuerdo con un viejo libro de brujería y demonología, la brujería de medianoche se usaba para mandar enfermedades, locura y ¡aun la muerte!

Sin embargo, la mayoría de las brujas y paganos contemporáneos trabajan con el poder de la Luna menguante para vigorizar los hechizos, las pócimas y los encantamientos diseñados para curar enfermedades, expulsar la negatividad y todas las formas del mal, bloquear a aquellos que hacen daño, elevar maldiciones, romper la mala suerte y revertir los hechizos de amor. La hora de la brujería en la fase oscura de la Luna se considera por algunos esotéricos como un tiempo peligroso para trabajar la magia; está asociada con los antiguos dioses y diosas paganos del bajo mundo y el conjuro de todas las cosas malvadas. Muchos practicantes contemporáneos evitan trabajar la magia en ese momento.

Se cree que la hora de la brujería fue llamada así desde tiempos medievales; pero, la asociación entre brujas y la hora de la medianoche/fase de la Luna se remonta a los primeros tiempos, cuando la magia y el culto a las deidades lunares femeninas que se asociaban con la fertilidad fueron ampliamente difundidos a través de toda Europa y otras partes del mundo.

Se cree que el “significado oculto de las palabras” es más fácil de descifrar a medianoche, lo cual explica por qué los encuentros con fantasmas, duendes y otros seres sobrenaturales ocurre más a menudo durante este periodo. La hora de la brujería de la medianoche no sólo es mágica, sino que se halla rodeada de cientos de tradiciones y leyendas populares, supersticiones y presagios, como los siguientes:

– Si un reloj da 13 campanadas en vez de 12 a la medianoche, se considera un mal presagio. Otra superstición sostiene que la decimotercera campanada invoca al diablo.

– En Inglaterra, se dice que la terrible mala fortuna perseguirá a la familia real dentro de los siguientes 13 meses si el Big Ben de Londres da las campanadas irregularmente a la medianoche.

– De acuerdo con una leyenda ancestral, las brujas pueden hacerse invisibles o convertirse en animales cuando el reloj marca las 12. Asimismo, la hora de la brujería es el momento en que todos los hechizos, ya sean de magia negra o blanca, se realizan

– La hora de la brujería puede traer un ataque temporal de locura conocida como “locura de medianoche” en ciertos individuos. Esto, a menudo, se relaciona con la Luna Llena y su supuesto poder para producir demencia (o “locura lunar”) y, en algunos casos, zoomorfismo -especialmente licantropía

– La medianoche es el punto de transformación cuando un día cambia al siguiente. En las mentes de los ancianos, esto une inequívocamente la hora de la brujería no sólo con la transformación del tiempo, sino también con las transformaciones físicas

– En las antiguas tradiciones y leyendas populares europeas, la hora de la medianoche -especialmente cuando la Luna está llena- es el tiempo en que los comportamientos violentos se despiertan, los profanadores de tumbas vagan por los cementerios, los demonios se manifiestan, y los hombres malditos se transforman en hombres lobo para merodear la tierra en busca de víctimas humanas. No es sino hasta los primeros rayos de la dorada luz del alba que ilumina el horizonte que los vivos están verdaderamente a salvo de la maldad de estos monstruos sobrenaturales.

– Es común que las sesiones espiritistas se lleven a cabo a medianoche, ya que la mayoría de los médium creen que en esta hora, en la que el pasado meridiano y el antes meridiano se cruzan, es cuando los espíritus de los muertos se inquietan y la comunicación con ellos es más efectiva. De acuerdo con una investigación publicada por numerosos investigadores de lo paranormal, la hora de la brujería parece ser el periodo en que la mayoría de las almas en pena y de los espíritus traviesos vagan

– La medianoche del Halloween -que es el aquelarre de Samhain de las brujas- es un momento muy especial, pues durante siglos, se ha acostumbrado que las damas y caballeros solteros efectúen rituales anuales de adivinación que les permitan determinar quiénes serán sus futuros consortes y cómo serán. Aunque la mayoría de las adivinaciones de medianoche del Halloween se relacionan con asuntos de naturaleza amorosa, existe gran cantidad de métodos adivinatorios en Irlanda y partes de Gran Bretaña que se usan para determinar si una persona en específico vivirá para ver el próximo Halloween

– La medianoche del 31 de Octubre también es una hora envuelta en muchas tradiciones, leyendas populares, creencias y supersticiones. Por ejemplo, si escucha pisadas siguiéndole de cerca de la medianoche del Halloween, tenga cuidado de no voltear a ver porque puede que sea la Parca -o, en algunas versiones, el Diablo- que viene por usted. Si una persona no hace sombra en la medianoche del Halloween, se dice que es presagio de su muerte. Otra vieja superstición sostiene que todas las personas destinadas a morir antes de Halloween se podrán ver caminando a través de o flotando sobre los atrios a la hora de la brujería en la víspera de Todos los Santos.

Las energías de la hora de la brujería incrementan todas las formas de magia, meditación y adivinación; que son benéficas para todas las brujas y paganos, de acuerdo con sus creencias. Así que la próxima vez que escuche el sonar de las campanas a medianoche, permita al “poder de la hora” que lance su hechizo sobre usted.

No hay otro momento del día o la noche que llegue a ser tan mágico, místico y misterioso como la hora de la brujería.


100 cosas sobre mi:

1.- Vivo el segundo ciclo de mi vida, aunque continuo sintiendome completamente atemporal. No tengo una referencia unica en cuanto a estética, pensamiento moral o a galvanización intelectual y por tanto, podría decir que carezco de limites cronologicos. Creo en el tiempo como una unidad de comprensión, no de medida.

2.- Soy naturalmente pálida, de ojos negros, cabello largo hasta casi mitad de la espalda, de un tono rojizo, aunque me lo tiño de un discreto tono negro. Sin embargo, he tenido una larga melena azul, posteriormente rojo frambuesa y luego, una extraña combinación de ambas. No obstante, al llegar a la veintena llegué a una cierta sinceridad estética y me acepté como la obra de una variopinta arquitectura genética: tengo antepasados Bulgaros, Españoles, Franceses, Holandeses e incluso, hay la sombra de una sacerdotiza Maya en mis venas. Un árbol genealógico de innumerables ramificaciones.

3.- Soy de contextura delgada, huesos pequeños y de baja estatura.

4.- me gusta el color rojo carmesí, el verde oliva y el púrpura profundo.

5.- me Identifico con la pasión del rojo: soy obsesiva, compulsiva, agresiva, impulsiva y tiendo a los extremos. De alguna manera, admiro y siento en mi la fuerza creativa del verde, y siempre buscó el espiral de la transformación definitiva que expresa el púrpura. De alguna forma, los tres colores, podrían describir mi visión del mundo.

6.- el color naranja me altera los nervios. Siento que mi energia se disgrega y se expande sin control.

7.- Tengo manos y pies pequeños, cabello rizado y una boca gruesa que en ocasiones no armoniza con el resto de mis rasgos faciales.

8.- Fumaba muchisimo. A toda hora y por cualquier motivo. Era una especie de compensación atávica, heredada probablemente de los vicios de algunos de mis parientes en linea vertical en el árbol genealógico: alcoholicos, fumadores de achís, bebedores de opio en menta. Pero un día decidí dejar de hacerlo y simplemente no he tocado nunca más un cigarrillo. Fue lo que denomino un logro espontáneo.

9.- soy escritora y fotografa, de profesión y vocación.

10.- también me considero una arqueologa rudimentaria de la Liberalidad: amo la historia, antropologia, los cambios cíclicos de cronologia humana. Son parte de la conciencia general de la sociedad.

11.- tengo varios proyectos por cristalizarse: Publicación de mi primer libro, mi primera exposición en solitario de retratos, una recopilación histórica de mi ciudad. De alguna manera mis proyectos profesionales se confunden y se funden con mis aspiraciones emocionales.

12.- Mi idioma madre es el Castellano, aunque hablo con soltura el gaélico, latín y griego. También domino el Fránces e inglés, y un poco de italiano, mayormente por el Libro la Divina Comedia de Dante. No me considero poliglora en realidad, porque siento que el castellano está unido a mis pensamientos de una manera profunda y magnifica. El resto de los idiomas me ha permitido leer alguno de mis clasicos favoritos en su lengua materna y asimilarlos con mayor amplitud.

13.- Nací en Caracas, pero a los pocos días de nacida, me convertí en la compañera involutaria de mi madre por casi dos años. Recorrimos Europa por los cuatro costados. Aunque no recuerdo el viaje, ( regresamos a Venezuela cuando yo tenía casi tres años) supongo que parte de mi espiritu nomada tiene relación con el largo periplo que disfruté siendo un bebé.

14.- Alguna de mis Grandes pasiones : leer y escribir, a toda hora y cualquier cosa. La fotografia, la divinidad de la imagen. El medioevo Tardío, el renacimiento, historia clásica, la arquitectura barroca y gótica, los cuartetos de cuerda y oboe, Rondos Venecianos, la globalidad del cine, la cultura pop.

15.- Mi tatarabuela era belga y hablaba siempre fránces en casa. Era una anciana pequeñita, de penetrantes ojos azules y cabello muy blanco. Vivió hasta los 112 años. Fue la primera modelo de mis fotografias.

16.- Me encantan los mariscos, las trufas, el chocolate, los hongos y los ravioles.

17.- odio la sopa y los asopados.

18.- Me gusta los dulces, pero no en exceso. Tengo un pequeño grupo de favoritos, con mucha relación con mi estado de ánimo: mush de parchita si estoy de buenas, crema pastelera si estoy triste, pastas secas si me siento melancólica. En realidad, los dulces en general no me parecen demasiado apetitosos. Solo como helado si estoy muy disgustada.

19.- Sin embargo, adoro el caramelo arabe derretido.

20.- soy un público entregado, con los libros y en las peliculas: lloro si hay que llorar, me rio si hay que reirse, me asusto si es miedo lo que me piden. Soy muy fácil en eso, lo confieso. Aunque soy también muy critica con respecto a lo que veo y leo. Creo que toda imagen, párrafo y secuencia puede ser mejorada y perfeccionada.

21.- Me apasionan especialmente cuatro libros: El Ulises de Joyce, por haber tenido la paciencia y disposición para leerlo, las horas, de Michael Cunningham ( lo leí antes que la pelicula y puedo decir que la adaptación cinematográfica es idonea ) Orlando de Virginia Woolf ( una proeza lírica ) y nueve cuentos góticos de Karen Blixen ( una pesadilla rutilante )

22.- Me apasionan especialmente cuatro peliculas: Nosferatu del Mornau, Un perro Andaluz de Buñuel, El violin rojo de François Girard y el séptimo sello de Igmar Bergman. Muchas de las imagenes de estas peliculas danzan en mis sueños y espejismos.

23.- Practiqué ballet por 10 años. Nunca fui demasiado buena, pero si bastante obsesiva. A pesar que no sentía amor por la disciplina y era torpe y sin oido músical, a los 16 interpreté a una Clara bastante pasable en el Cascanueces que se escenificó en la academia donde tomaba clases.

24.- Mi lugar favorito? mi castillo de la memoria, sin lugar a dudas.

25.- Todas las habitaciones de mi casa tienen nombres y un sentido especifico, una pequeña fantasia lírica: mi habitación es el sueño del Ruiseñor, la sala el salón de la tormenta. Un pequeño desborde de imaginación.

26.- Soy mística, ritualista y simbólica. Nada de lo que hago es por azar o al garete.

27.- ¿la mejor noche? Ultimamente todas las noches. Un palacio de cristal de estrellas, un silencio entre dos ideas.

28.- ¿mi talón de Aquiles? soy agresiva y en ocasiones violenta, emotiva y dada a grandes dramas. Es un desgaste fisico que en ocasiones me agota profundamente.

29.- ¿Mi debilidad? En ocasiones soy mi peor y más virulento crítico.Siempre estoy en un largo e interminable proceso de creación y renovación. En mi mente, no tengo un instante de paz y sosiego.

30.- Tengo tres gatos: Leonardo Da Vinci, Uaine y Marcelo Mastroianni.

31.- Tengo los pies músculosos y bien torneados, fruto del trabajo y el esfuerzo.

32.- Me gustan mis ojos y mi sonrisa. Siempre que sonrío, frunzo un poco la nariz, gesto que solo una persona, ESa persona…descubrió.

33.- Tengo una lucha a brazo partido con mi cabello. Es grueso, muy abundante y rebelde. La Mayoría de las veces lo llevo suelto y despeinado, porque no hay manera de domarlo.

34.- ¿Lo mejor de esta vida? La individualidad.

35.- Una costumbre de la adolescencia? Ver peliculas Gore a las tres de la mañana en cualquier canal de cable que tenga la bondad de recordar el encanto de las viejas y baratas peliculas de terror.

36.- Mi familia es pagana, y de hecho, somos un poco refractarios en cuanto a costumbres relgiosas cristianas se refieren. Aunque procuramos ser sincréticos y respetuosos, no tomamos las creencias cristianas como nuestras.

37.- Soy libra, signo de Aire, AGuila, signo de fuego en el calendario Maya y magnifico dragón de fuego en el calendario chino.

38.- Sufro de insomnio desde que era una niña muy pequeña. El diágnostico médico es que no produzco melatonina, la hormona reguladora del sueño. De alguna manera, mi organismo no procesa de la manera normal los quimicos necesarios y mis horas de sueño se reducen a un ejercicio voluntario e informal.

39.- Me encanta el estudio integral, porque el especializado me parece muy propio de una cultura monótona. Soy un hombre del renacimiento en el cuerpo de una mujer moderna.

40.- Me gusta vestirme de riguroso negro. Aunque en ocasiones, me voy al otro extremo y disfruto de combinaciones exóticas de mis colores favoritos.

41.- ¿para vestir? Solo miro las marcas para las carteras y los pantalones y faldas. Mark Jacobs y Chanel.

42.- ¿Mi calzado favorito? Botas altas de tacón.

43. ¿El día más feliz de mi vida? Mi primer beso con él. Ah, sí, lo acepto, soy romántica y cursi. O mejor debería decir, que el amor me ha hecho ser asi. Una transformación universal en mi cosmos particular.

44.- ¿Mi amanecer más bonito? En mi casa de la playa en Higuerote, un 31 de diciembre. Un hilo de luz azul y plata en el horizonte, y las luciernagas danzando en la neblina.

45.- ¿la noche más loca? la celebración de Beltane en mi onceavo cumpleaños. Yeah baby 😀

46.- ¿mis virtudes? creo que son un equilibrio entre mi capacidad para la creación y mi proceso de aprendizaje.

47.- ¿mis defectos? Me disgusto con suma facilidad y ese es el núcleo de la mayoria de mis errores.

48.- ¿Mi unico consejo que dar? ama, en todas las formas, en todos los momentos, todo lo que haces, todo lo que deseas, incluso lo que odias. Ama sin medida, sin restricciones, con furia, con locura, con desesperación, sin esperanzas, con ira y felicidad. Ama en suma.

49.- ¿Mi peor costumbre? Moderme las uñas y tomar extrañas decisiones mercantiles.

50.- ¿Una tarea pendiente? aprender a tener paciencia.

51.- ¿La unica constante en mi vida? escribir sin parar. En realidad, escribo sin para por cualquier razón. Es la costumbre que tengo desde que tengo uso de razón, una necesidad sin pausa ni medida. Escribo como consuelo, como parte de mi vida, mi sueño de la razón. Escribo para vivir.

52.- Me encantan el maquillaje. Tengo sombras de millones de colores que por supuesto jamás utilizaré y todo tipo de labiales. Sin embargo, me maquillo habitualmente con ojos ahumados y un brillo rosa en los labios.

53.- Siempre compro una gran cantidad de revistas pero principalmente Vogue, Gatopardo y toda una variedad de tonterias como Glamour y Cosmopolitan. Una fuente inagotable de diversión y cultura pop.

54.- Amo la fotografia, es como un lenguaje análogo de la escritura, una forma organizada de expresar las imagenes que bailan en mi imaginación constantemente. Es una formidable manera de recrear mis mejores expresiones individualistas.

55.- Me encanta beber leche helada. Es un vicio raro, porque no tiene más motivo que el hecho que al parecer me gusta el sabor de la leche completa ( nada de descremada ). Es una sensación unica y puramente infantil.

56.- Me encanta discutir (de manera inteligente claro, aunque no siempre ponderada), sobre cualquier tema. Argumentar y desquiciar a mi interlocutor es una especie de necesidad concreta cuando entablo vinculaciones dialécticas.

57.- Por extraño que parezca, a pesar de mi gusto por la música medieval y barroca, el rock pesado e industrial, me fascinan algunas canciones pop melosas y dulzonas. Es un gusto delicioso. A veces las escucho sin cesar, fascinada con la frivolidad y muchas veces ridicules de sus letras.

58.- No soy muy aficionada a los deportes, pero seré por siempre fan del equipo de Beisbol los Tiburores de la Guaira de mi país, el Barca en el futbol Español, el Chealsea en el Futbol Inglés, Y Federer en tenis.

59.- Aunque parezca un cliché, me encantan los museos, de cualquier tipo y temática. Disfruto recorriendo sala tras sala, mirando las obras expuestas y creando para ellas una historia en mi imaginación. Durante mi adolescencian consumí muchisimas horas leyendo en el Museo de Bellas Artes de Caracas o besandome con el galán de turno en los pasillos del Museo de Arte contemporáneo Sofia Imber.

60.- Me encanta cantar en voz alta ( aunque no me sepa la letra muy bien ) las canciones de Rock pesado que escucho a un volumen suicida. Me encanta golper el suelo con los puños cerrados, sacudir la cabeza hasta perder el equilibrio, tropezar con paredes y muebles. Todo un concierto de Rock personal.

61.- Mis cuatro primas más queridas podrían resumir todos los esteretipos posibles: La nena, quién es un poco marimacha, mal humorada, aunque bella como una walkiria, Frances, gótica y surrealista, Cristina, común y latina hasta la última celula de su cuerpo y Nele, maravillosa y eterea como un driade.

62.- Me cuesta botar alguna cosa que atesore como recuerdo, pero cuando comienzo a hacerlo, termino echando al cesto de la basura incluso cosas a las que me encuentro vinculada emocionalmente. Una vez boté un libro (un viejo poemario de Eugenio Montejo) y luego pasé un par de horas husmeando en el cesto de la basura hasta encontrarlo.

63.- tengo una colección de cartas de Tarot que atesoro especialmente. Me conecto emocionalmente con el arcanos mayores. Incluso llevo un maso en mi cartera siempre. Para mi es una conexión magnifica con la parte más mística y antigua de mi psiquis.

64.- ¿Un recuerdo imborrable? El día del sepelio de mi abuela. Habían sido unos días muy tensos y espantosos, como es de suponer, especialmente porque mi Madre, insistió en que se llevara todo el proceso de la manera tradicional y cristiana, lo cual fue muy traumático para mí porque mi abuela jamás insistió en un rito a la muerte. Solo el día en que llevaban su cuerpo a sepultar, pude brindarle un pequeño homenaje a su cadaver, según la antigua tradición, en contra de la opinión de mi Madre: le cubrí el rostro con una saya de seda, y rodeé su cabeza con lirios frescos, sus flores favoritas. Y mientras mis tios y primos cargaban el ataud, sus mujeres, sus púpilas, sus brujas, cantamos para ella un cántico de despedida. Fue una escena que jamás olvidaré, su rostro sereno como flotando bajo una niebla venida de otro mundo, para transportala a la paz.

65.- ¿Mi gran dolor? la muerte de Javier.

66.- ¿mi Gran logro personal? lograr vivir sola, a los 21 años, enfrentandome a mis miedos y a mis incertidumbres personales.

67.- No soporto la hipocresia y la deslealtad.

68.- Me encanta la luz del sol, el sabor del amanecer y la textura de los atardeceres. En suma: adoro la luz y sus matices, es como la belleza del mundo recreandose a través de un equilibro magnifico y milimétrico.

69.- Me apasiona el sexo. Soy sexual y sensual. Adoro la capacidad del cuerpo humano para trasformar las emociones en placer puro. No tengo prejuicios o juicios pre establecidos. El cuerpo y la piel nunca mienten.

70.- Soy una critica aficionada de cine. Tengo extensas y detalladas criticas sobre mis peliculas favoritas y las releo de vez en cuando para agregarles algunos detalles y extenderme un poco en algunos extremos que antes descuidé. Un hobbie solitario y sin sentido, pero que ha enriquecido mi visión sobre el séptimo arte.

71.- Me encanta la televisión. En ocasiones, miro cualquier programa o serie, porque me parecen la memoria continuada de la cultura pop en su máxima expresión. La pantalla chica es un reflejo minucioso de lo que sucede en la mente de la sociedad en un momento especifico.

72.- ¿algo que hecho de menos? La completa despreocupación que sentía siendo más jovencita. A medida que he ido creciendo me he hecho más conciente de mis decisiones y a donde me llevan.

73.- Y esa completa y absoluta capacidad de transformación que es parte de la adolescencia y los primeros veinte. Actualmente, ya estoy tan afianzada en mi propia piel, que sería dificil comenzar a reescribirme de nuevo, como hice tantas veces en el pasado.

74.- ¿Un tragame tierra? Mi primer día en el bufete donde trabajé como pasante en una ocasión. Llevé unos tacos altisimos y fue tan tremendamente incomodo que tuve que arrojarlos a la basura ( a pesar que eran carisimos ) y comprarme unas zandalias de tela para poder caminar.

75.- ¿Lo más divertido que tengo? Pues la cantidad de anécdotas vergonzosas que me ha traido mi mal carácter.

76.- ¿La más inmortalizada? El día en que abofeté una monja que me había dado clases en mi internado y que me encontré por mera casualidad en el banco.

77.- Necesito trabajar a mi ritmo, bajo mis parámetros, bajo mis reglas y mis decisiones. Una sola vez tuve un jefe y fue un desastre.

78.- Mi primera vez, fue magnifica, aterradora, rutilante y chistosa. Mi pareja tenia tan poca experiencia como yo, y el momento se convirtió en una clase de anatomia apresurada. Frase memorable: ¿esto de aqui es?

79.- Me encanta entrar en las librerías para tocar y mirar libros que probablemente compraré por impulso. Gran parte de mis ingresos los invierto en comprar libros de todos los estilos, temas y contenidos. Soy una adicta a la lectura en cualquiera de sus formas.

80.- me pone incomoda hablar por teléfono. De hecho, no utilizo mi celular sino para escuchar canciones en formato mp3 y tomar fotografias que considero bocetos de series posteriores. Nunca recargo el saldo, ni respondo llamadas y mensajes. Es como un gran reloj con multiples utilidades.

81.- Constantemente le escribo a los autores de los libros que leo, a la biografia consultada de mis recopilaciones históricas favoritas, o a los autores de prologos interesantes en recopilaciones artisticas. Es un intercambio epistolar que me ha resultado tremendamente enriquecedor e interesante para muchas de mis actividades diarias, incluso las que no tienen relación con el arte o la historia. Alguno de estos anónimos y esforzados profesores de Universidades Europeas, son mis grandes amigos, aunque solo nos conocemos por cartas y fotografias y ultimamente gracias a la magia del correo electrónico.

82.- Tengo pocos amigos. Prefiero un circulo pequeño e intimo que uno grande y circunstancial.

83.- Sin embargo, con mis amigos soy muy confiada y leal. Pueden contar conmigo cuando lo necesiten, en el momento que sea.

84.- La primera vez que me besé a alguien tenia nueve.

85.- la primera vez que me enamoré tenia once y podría decir que virtualmente, enloquecí.

86.- Recuerdo mi primera vez con total exactitud. Fue una experiencia intensa, profundamente tierna y torpe. Sobre todo atesoro el momento en que regresé a mi casa, caminando bajo las Acacias de la calle de mi abuela. Era como si el mundo vibrara conmigo, palpitante, un poco despiadado y totalmente natural.

87.- Soy miembro de Amnistia Internacional, Periodistas por la vida y greepeace. Soy dada a ideales y luchas simbólicas.

88.- Quiero crear una ONG que protega el sincretismo religioso, la diversidad de valores étnicos y la pluralidad de ideas morales. Creo en un mundo lleno de ideas y matices que se completen entre si. Espero lograrlo algún día.

89.- Debo confensar que la llegada de cierto caballero cambió mi vida. No estaba en mis planes y por supuesto, tampoco en mis proyecciones futuras. Es como un milagro, del cual estoy profundamente agradecida. Debo decir que fue un cambio capital en todas mis planes futuros.

90.- Ahora aplico con bastante liberalidad “el carpe Diem”

91.- Adoro escribir pequeños articulos sobre temas varios, pero especialmente sobre temas de arte, historia, vampirismo y otros monstruos que me simpatizan. De vez en cuando publico en revistas de compañeros y amigos Universitarios, o en pequeñas antologias de mi país. Algún día espero recopilar todas estas pequeñas percepciones de la realidad y darles un sentido cronologico. ¿Una novela tal vez?

92.- Lo de plantar un árbol y tener un hijo…uhmmmm, ya planté el árbol y no quiero tener hijos. Carezco de la ternura o disposición maternal que mucha gente le atribuye a las mujeres solo por el hecho incidental de poseer un aparato reproductor viable. No me siento vinculada con la idea de la maternidad y de hecho, creo que no lo estaré jamás. Soy egoista, individualista y excesivamente narcisa para eso.

93.- No me gustan los niños. No puedo asimilarlos.

94.- Crecí con gente adulta, asi que me llevo mucho mejor con personas mayores que yo que con los de mi misma edad.

95.- Mi más extraña experiencia laboral fue cuando trabajé como secretaria en una Clinica de Cirugias estéticas de un amigo de la familia. Aprendí muchisimo sobre la naturaleza humana y la concepción del dolor y la belleza en la sociedad. También recuerdo con especial cariño las vacaciones en que trabajé como Tarotista de apoyo espiritual y tendecias alternativas de mi país. Tenía diez y nueve años y disfrute la bizarra experiencia como una forma de adjetivar el concepto de misticismo más común.

96.- Fue entonces cuando aprendí que el Venezolano teme a lo sobrenatural pero a la vez siente una profunda atracción por el lado oscuro de su pensamiento. Una curiosa dualidad que da forma a la psiquis social más primitiva de todas.

97.- Enamorarme fue descubrir aspectos en mi mente que hasta entonces me habian sido desconocidos y tal vez, áridos. Me siento privilegiada, humilde, abrumada por una nueva perspectiva que nunca esperé tener y que nació de mi capacidad para amar. Y no hablo del amor en sentido romántico y tradicional, sino esa conexión alquimica tan antigua y brutal como la noche y la capacidad cenital de la luz y el color. Soy parte de un extenso misterio, de una voz mimética que brota en todas direcciones a partir de mi espiritu. Un renacimiento, un despertar de mil epopeyas anónimas.

98.- Me fui de casa de mi mamá a los 10 y no creo que regrese de nuevo.

99.- Creo que cada año que vivo, comprendo que el mundo es más complejo de lo que nunca imaginé. Jamás he perdido mi capacidad de asombro y creo que nunca llegaré a perderla. Creo en la posibilidad absoluta, incluso la más absurda y la fuerza de la convicción.

100.- He descubierto que soy mi mejor obra de arte, una Hidra sacramental, un Ouroboros de fuego, un fenix de otro tiempo, una medusa ávida de paz.


Fiesta de los Ancestros:

Y soñé, que los campos en flor se abrian ante mi
la gran ternura de una voz en la Oscuridad
el cielo y el mar, el árbol y la montaña
tomaron un nuevo significado
porque fui
porque soy
porque mi canto llegará a lo alto
más allá del silencio del hombre.
Y será escuchado.

En mi frente, la huella de plata
en mi espiritu
el fuego primigenio
la huella de generaciones en mi.

Creceré, alta y rutilante
como una gota de perla
del iris de la Diosa Secreta
Creceré entre el circulo de plata
y el Fuego ceremonial

Porque soy el sueño de generaciones
porque soy la promesa del futuro
soy la voz de la bruja
soy la voz de la Luna
soy la voz de la fuerza

Pide y te será concedido
Invocame y recibirás la respuesta
Soy el nombre secreto
de la fuerza de la tierra

Elevate, aspira al brillo de la luz
Olvida el miedo y la Oscuridad
porque desde el misterio
llamo a mis hijos por su nombre.

Y soy el bosque de guardianes
y el lago de luz
en la tierra del poniente soy la Reina
El canto secreto de un ruiseñor.

Yaceré en lecho de fuego
la Luna me miraba en su regazo de terciopelo.
Es el llamado primigenio el que obedezco.

El mensaje habrá de llegar.
Un momento entre miles de momentos
esta vida entre todas las vidas
asi sea.

Un acercamiento a Lilith, la primera rebelde del arqueotipo.

No creo que ningún dios o diosa pueda separarse de su Mito. Una mitología es el alma del dios al que representa. Por ejemplo, tu y yo sabemos que dios no existe según la definición cristiana, ni construyó la ciudad de Babilonia con sus propias manos. Igualmente, sabemos que Adán y Eva no existieron, ni mucho menos fueron los primeros seres humanos. Sin embargo, Lilith, el Edén, la Caída, y cualquier otro evento representado en el Génesis y en varias leyendas hebráicas, forman en su conjunto esa mitología existente. Es así que Lilith, de este modo, no es el infame y desagradable demonio que los judiós antiguos creían, pero es no obstante, afectada por esas concepciones. Sus aspectos oscuros, incluso los más desagradables son parte de ella, a pesar de los intentos modernos de liberarla.

De cualquier forma, empecemos por el principio:

El Origen Histórico de Lilith:

El primer mito que quiero disipar es aquél que dice que Lilith se encontró en las antiguas tierras de Sumeria. Sus raíces en efecto se extienden hasta ahí, pero Lilith misma no se encuentra en ese panteón masivo de dioses y demonios.
En sumerio, la palabra “Lil” significa “Aire.” Enlil, por ejemplo, fué el Señor (En) del Aire (Lil). El término más viejo relativo a Lilith sería la palabra sumeria “Lili” (plural “Lilitu”), que parece inferir la misma definición que nuestra palabra “espíritu”. En muchas culturas antiguas, la misma palabra para “aire” o “aliento” era usada para “espirítu.” La misma palabra “espirítus” es uno de esos ejemplos. El hebréo “ruach” es otro. Por lo tanto, Lilitu era ya sea un tipo específico de demonio o símplemente espíritus en general.
Normalmente, Lilith es contemplada siendo un Succubus sumerio. Y, de hecho, había tal criatura en la Babilonia sumeria que seguramente tuvo su parte en la concepción hebrea de Lilith. Éste ser fue conocido como el “Ardat Lili.” “Ardatu” era un término que describía a una mujer joven en edad para casarse. Así, el Ardat Lili era un espíritu jóven femenino —Succubus— demóniaco poseedor de cualidades estríctamente nocturnas. Causante de lo que algunos de nosotros hemos experimentado alguna vez -el despertar y ser retenido o paralizado por una fuerza no visible. También le fue atribuído el causar sueños eróticos, robando el sémen del hombre y su vitalidad espiritual. Desde luego, hay una versión masculina de esto —el incubus— pero no abordaré ese tema aquí.
Es también interesante el notar que la palabra sumeria para “jugetona” era también “Lulu”, la palabra para “lujosa” era “Lalu”, además, la misma palabra para “mal” era “Limnu”, ésto tiene una obvia relación con la palabra Lili (y Ardat Lili específicamente); no sólo en la similitud de pronunciación y escritura, sino también con el significado de las palabras. Toma en cuenta que éstas lenguas antiguas no poseían la definición específica de nuestras palabras modernas. Una sola palabra designaba alguno de los varios conceptos relacionados.
Ésto no pretende ser una etimología muy profunda de Lilith. De cualquier forma, el juego de palabras no continúa sino hasta el cuativerio Hebréo en Babilonia (600 a.C.), y no deseo saltar hasta ahí ahora. Concerniendo a Sumeria, hay dos ejemplos que son vistos generalmente como prueba de la existencia de Lilith ahí.
Uno es un mito en el que un demonio femenino toma residencia dentro del sagrado “Árbol de la Vida” de la diosa Inanna, afectando su crecimiento y producción. Éste demonio es tomado como Lilith misma, a quien el héroe Gilgamesh finalmente obliga a salir del árbol y huir al desierto. Así, parece que no hay bases para asumir que esa criatura fuera Lilith, o incluso Ardat Lili. Fue Kramer quien tradujo, como “Lilith,” la palabra “ki-sikil-lil-la-ke”, donde la palabra para aire esta absolutamente presente, no habiendo indicación de una Lilith aún mas que la presencia de la palabra “ki” (tierra) que indica a la diosa de la tierra de ese nombre. Quizás Kramer se concentró en las sílabas “lil-la”.
El segundo ejemplo es la famosa placa que representa a una mujer con garras de búho y alas, parada enfrente de dos leones, con dos búhos flanqueándola de cada lado. Fue por la (mal)traducción de Kramer, que se usó para interpretar esa figura como Lilith. Desde luego, si el demónio del árbol no es Lilith, segúramente la mujer de la escultura tampoco.
Hay también una nota que quisiera agragar aqui. En el Torah, se dice haber una referencia a Lilith —Isaiah XXXIV:14. El verso habla de un búho chillante, y eso se dice, indica a Lilith por la forma de la placa mencionada arriba anteriormente. Éste ejemplo, es usado incluso para argumentar que el nombre de Lilith es derivado de la palabra hebréa para “chillar”, de cualquier forma, nada puede estar mas lejos de la verdad que esas dos cosas. Esas relaciones son prácticas cabalísticas aceptadas, pero no pueden ser usadas en un sentido histórico.

La creación:

El Genesis I: 27 versa: “Y Elohim creó a Adán en su imagen, en la imagen de dios el lo creó; hombre y mujer el los creó”.
El Genesis II:18 y 22 dice: “Y Yahweh dijo, ‘No es bueno para Adán estar solo. Haré un ayudante para él.’…Y Yahweh convirtió una costilla que había tomado del hombre en una mujer para él”.
Hoy, sabemos que el Genesis I y II son simplemente historias de la creación separadas. El Genesis II deriva de una historia Sumeria, mientras el Genesis I es una creación posterior del sacerdocio hebréo (creada por la escuela Deuteronómica por el año 700 a.C.) Entonces, para una persona que está empeñada en tomar las escrituras como última verdad, tal contradicción no era bienvenida del todo. Demandaba una explicación que reconciliara ambas historias.
La explicación númbero uno es tal ves la mejor —Cabalísticamente hablando. Como sabemos, Adán fué creado a la perfección. Fue creado a la imagen perfecta de “Elohim.” Desde luego, dios no es visto como un ser masculino o femenino, sino como ambas a la vez. Incluso el nombre de Elohim es una palabra femenina (Eloah—diosa) con un sufijo plural masculino. Así, si dios es hombre y mujer, el padre y la madre, la madre y el padre, entonces Adán (que se traduce como “humanidad”) debió ser hombre y mujer en uno. El ser de otra manera hubiera sido un ser desbalanceado, y entonces, imperfecto.
Y así fué la perfección de Adán, dicha incluso superior a la de los ángeles. De hecho, en ésta vista, Adán no fue humano del todo —sino un ser cósmico conocido como Adán Kadmon. Él fue el Arqueotipo en el que los humanos estarían basados después.
Ahora, pasando a los pasajes del Genesis II. Justo como la unidad de dios fue dividida entre dos (la separación de las aguas del firmamento) para crear el Universo, así fue también creada la humanidad, separando el arqueotipo en sus dos mitades, hombre y mujer. De éste modo, la mujer fue separada del hombre, y Adán Kadmon se volvió una criatuta desbalanceada, un humano. Ésta imperfección finalmente los llevó a la Caída, la manifestación de la forma humana del arqueotipo actual. La Mujer fue llamada Eva, lo que se traduce literalmente como “Vida”, la humanidad fue dotada de vida, y el resto es historia.
La explicación numero dos, aunque sólo como útil cabalísticamente, está en su propia verdad, es sin embargo vastamente mas divertida —especialmente hablando mitológicamente. Aquí es donde Lilith entra a la escena como primera esposa de Adán. Los versos del Génesis I fueron así explicados como una pista oculta del asunto entero de Lilith. El Génesis II:20 incluso ayuda a respaldar esto: “Y el hombre dio nombre a todo el ganado y a las aves del cielo y a todas las bestias salvajes; pero para Adán ningún ayudante adecuado fue encontrado”. Los animales de laTierra habían sido creados para el estricto propósito de ser ayudantes de Adán, y Lilith estuvo entre ellos. Pero, Lilith falló, y ningúna otra bestia se acercó, (aparentemente Lilith era el único animal suficientemente parecido a Adán para ser candidato del todo). Lo visto después en las escrituras es Yahweh fastidiándose y decidiendo separar a Adán en sus dos partes de Hombre y Mujer.
Sin preocuparse sobre aspectos específicos del desarrollo, relataré la historia como es después de todo:
El mito: el desafio de Lilith:

Lilith fue la primera esposa de Adán, bien antes de la creación de Eva. Ella hubo sido creada junto con el hombre para ser su ayudante, como el Torah afirma “Mujer y Hombre él los creó.”
Pero, Lilith no ajustó como compañia para Adán. Había poco en lo que Adán podía convenir en su intento de aparearse con Lilith, Adán pidió estar arriba, pero Lilith se negó “Fuimos creados iguales, y entonces debemos hacerlo en posiciones iguales”.
Adán replicó que él, siendo la imagen de Elohim, no se detendría a tal nivel de igualarse con Lilith, quien era simplemente una de tantas bestias en el campo creada para ayudarle, y de esa forma sería como ella permanecería siempre.
Lilith, fue más de lo que Adán había imaginado. Ella fue con Yahweh, y usó sus destrezas en seducción con él. Yahweh, conocido por su tacto suave ante las mujeres, fue finalmente conducido a revelarle su nombre sagrado, y así Lilith pronunció el nombre divino, y voló lejos del Jardín y de Adán para siempre.
Luego tomó recidencia en una cueva en las costas de Mar Rojo, donde hasta éstos dias se encuentra. Ella acepta a los demonios del mundo como amantes, y desova muchos miles de demonios niños, ella fue llamada Madre de los Demonios, —esposa de Asmodeus, el Rey de los Demonios.
Adán, mientras tanto, halló que él lamentaba la partida de Lilith. Fué con Yahweh y expuso su caso pidiendo el retorno de Lilith. Yahweh concordó que una criatura del Edén no debería partir tan fácil del reino, y dispuso tres ángeles para recobrarla.
Éstos tres, Senoy, Sansenoy, y Semangelof, pronto encontraron a Lilith en su cueva y le exigieron su retorno con Adán por órdenes de Yahweh. Si se reusaba, le infomaron, matarían a un ciento de sus hijos demonios cada día hasta que decidiera regresar.
Lilith exclamó que incluso esta suerte era mejo que regresar al Edén y a la sumición a Adán. Tan pronto como los Ángeles cumplieron su amenaza, Lilith también hizo una terrible proclamación. En respuesta por el dolor inflingido, matería a los hijos de Adán. Juró atacar a los niños, e incluso a sus madres, durante el nacimiento. Juró también que los recién nacidos estaban en peligro de ser objeto de su ira, las niñas por veinte dias y los niños por ocho. No solo esto, sino que también atacaría a los hombres en su sueño, robándoles su sémen para dar nacimiento a más niños demonio, que reemplazarían a esos asesinados cada día.
Lilith no fue tan viceral. Hizo otra promesa, donde quiera que viera expuesos los nombres de esos tres ángeles opuestos a ella, nadie en ese lugar estaría en peligro de sus acciones.

La interpretación folklórica:

Aqui no es necesario mucho tiempo. La interpretación folklórica de este mito es mas que nada literal, y ve al mito como un evento real. En éste, Lilith es un demonio verdadero que es condenado por cosas como mujeres muriendo en partos, niños aún vivos, muertes en cunas y sueños eróticos entre los hombres.
El aspecto succubus de Lilith es quizá el más complicado. Como sabemos, la vida judía era (o es) muy estricta, llena de leyes divinas y cientos de formas en las que el hombre las pude quebrar. Incluso un pensamiento impuro era indesable. Con la liberación sexual siendo tal taboo, no era sorpresa que los sueños eróticos fueran comunes —e incluso más temidos. No era el caso de ver a una mujer y exitarse. Esto se trataba de cometer el acto completo, en detalle, y disfrutando todo el tiempo. Anádase a esto que era común soñar con mujeres que conoces y esposas de otros hombres entre ellas. Esto entonces, suponía un quebrantamiento de los diez mandamientos. Sin mencionar que el resultado de esos sueños era el ser maldicho como uno que “riega sus semillas”. Ahora, eso era algo que no podía ser evitado, —y sería así una fuente constante de culpa. El alivio para esta culpa era acusar a un succubus, a Lilith, en vez de a ti mismo.
¿Y qué con los demomios niños que Lilith procreaba con tus semillas? ¿Porqué, encima de tu muerte, esos espíritus iban a flotar alrededor de tu familia, exigiendo la herencia legítima de tu estado?. Esto se tradujo en muchos mas estragos para la familia, y pudieron ser usados para explicar las penas asociadas con la muerte. Habían incluso pasos a seguir para una familia para asegurar que los hijos-demonio ilegítimos fueran desterrados de la casa a la muerte del esposo. Desde luego, Lilith no era la única madre posible de éstos niños. Histórias folklóricas judías estas llenas de hombres siendo engañados para el matrimonio con bellas demonios, Lilith era simplemente la mejor entre ellas.
Es así que tenemos muchos ejemplos de talismanes contra Lilith. Los búhos son el ejemplo más temprano de esto. Incluso más recientes son amuletos que portan la imagen de los tres ángeles con la frase hebréa: “Senoy, y Sansenoy, y Semangelof! Adán y Eva! fuera Lilith!” Estas colgarían sobre camas matrimoniales, mesas para partos, y cunas. En muchos casos la inscripción era pintada en o sobre la puerta del lugar. Todo esto hecho por la promesa hecha a los ángeles que fueron a intentar llevarla de regreso al Edén.

La interpretación Religiosa:

En este punto incluiré una adición cristiana al Mito de Lilith. A pesar de no figurar dentro de las concepciones hebraicas de ella, se relaciona. Esta adición involucra la Caída del Edén.
Quizá la versión más famosa de esta Lilith cristiana es la de las pinturas de la Capilla Sixtina, de Miguel Ángel. En éstas ella es mostrada como mitad-mujer mitad-serpiente, y es acreditada de instigar su propia Caída del Edén. Aparentemente, Lilith no estaba satisfecha con sus amenazas de venganza tal como estaban, y decidió atacar a Adán donde menos lo esperaría — a través de su nueva esposa, Eva. Quizás con un poco de celos involucrados aquí.
Desde luego, fué Satan quien fue tomado como serpiente desde el punto de vista cristiano. Y en realidad, Lilith es tomada como la esposa de Satan (o, desde el ángulo hebráico, la esposa de Samael). La Serpiente fue un esfuerzo conjunto entre ellos dos para tomar venganza de Adán y causar su caída de la gracia. Lilith era el cuerpo de la serpiente, mientras Samael era la voz. Como esposa de Samael (más que de Asmodeus), ella es conocida como la Lilith Mayor o Antigua.
Tengo la idea que ésta Lilith-Serpiente, fue el resultado de un punto de vista de rabinos —Ella quien seduce a los hombres del “sendeo verdadero de dios”, causando así su caída de la gracia como lo hizo Adán.
Dentro de las mitologías del Rey Salomón, encontramos a Lilith en un número de ocasiones, usualmente conocida como la Reina de Sheba. Salomón tenía sospechas de que ésta reina era en realidad Lilith, y entonces divisó un plan para asegurarse. Después de invitarla a visitarlo a su palacio, él tenía el piso alterado de tal forma que aparentaba una piscina de la profundidad de unos tobillos. Cuando la reina llegó, levantó sus faldas para atravesar la piscina, y Salomón apenas notó sus piernas con más vellos de lo normal.
Esta fué la imágen rabínica de Lilith —una oscura y hermosa seductora de la cintura para arriba, pero velluda y fea de la cintura para abajo, en muchos casos, ella es ahí en realidad hombre. Esto es, desde luego, una parte del cuerpo que debe ser oculta a la vista. Sólo un encuentro íntimo con ella sería suficiente para encontrar la terrible verdad, después de que fuera demasiado tarde.
Esto es una metáfora, por supuesto. Lilith representa lo que parece bello al exterior. Ella es sexo, vicio, y todo lo que uno desea hacer que quiebra las leyes de dios. Ella es toda las cosas en la vida que tientan y seducen al hombre fuera del camino de dios, y dentro de los caminos del mal. Sólo hasta que ella haya seducido al hombre, y está atrapado a su voluntad, ella revela su naturaleza de fealdad.

La interpretación Cabalistica:

Los Cabalistas crearon otro capítulo en la historia de la vida de Lilith, que se relaciona directamente con las ideas religiosas ya mencionadas. Lilith llegó a representar esas cosas que hacían fruncir el seño a dios. Ella era el camino de los paganos, quienes no rechazaban el sexo, el vicio, y la diversión, y quienes vivían alrededor de la gente judía.
Antes de continuar, es importante explicar algunas cosas involucradas. Aunque estos conceptos fueron desarrollados después de la caída del Segundo Templo (en 70 d.C.), el Templo mismo juega un papel grande en el Mito. También están involucrados Adonai (El Señor), y su esposa Shekinah (Hebreo para “Presencia”).
El Mito es un desarrollo de ideas paganas antiguas, donde la unión de los aspectos masculinos y femeninos del universo son vistos con suma importancia para la existencia continua de toda la creación. Esto fue conocido como el Matrimonio Sagrado. En las culturas del medioriente, un nuevo Rey fue ritualmente casado con la diosa, y por lo tanto al reino mismo. Igualmente, los Cabalistas representaron a Adonai como un rey, y a Shekinah como [la gente de] Israel mismo.
Había un solo lugar donde Adonai se uniría con Shekinah, un lugar suficientemente santo para sostener el Sexo Divino. Ese lugar fue el Templo de Salomon. Una vez al año, la pareja se encontraba entre sus paredes, y la luz divina de la diosa brillaba por todo el mundo.
De cualquier modo, el Templo había sido destruido, y sus tesoros llevados a tierras paganas extranjeras. Con ello ocurrió la unión perfecta de Adonai y su reino. El se retiró del mundo, reusándose a encontrase con Shekinah en una manera impura. Shekinah misma fue tomada prisionera por extranjeros y fué violada por ellos continuamente. Shekinah es el plano físico, y por lo tanto no podía retirarse de el. Su violación fue símbolo de la violación a la humanidad y los Israelitas.
Y aquí una vez más, entra Lilith. Como dije antes, Lilith simbolizaba a esos extranjeros que mantenían a Shekinah cautiva. Lilith era esas voluntades malignas —y ahora esas voluntades malignas estaban bajo control. ¿Cómo? Por que Adonai no podía estar sin una compañera femenina. No podía haber dios sin, en algún sentido, Diosa. Así, en un esfuerzo para sustanciar un balance, Adonai tomó a Lilith como su compañera. Siendo Lilith lo que era, Adonai no sintió pena en unirse a ella en impuridad. Después de todo, ella era sólamente, su par.
Así fue como una mitad de la fuerza divina que sostenía el Universo fue contaminada —permitiendo a la parte siniestra de la humanidad ser suprema e indetenible. Lilith era la Shekinah oscura —el polo opuesto de esa diosa santa. Hizo su salto final de demonio a diosa —esposa de dios.
El Cabalísta sintió que su deber era esforzarse para reunir a Shekinah con Adonai, y así echar a Lilith por siempre. El Sabbath es un ejemplo de ésto. Debido al carácter santo de este dia, Lilith no tuvo poder para permanecer con Adonai, y fue obligada a retraerse al desierto donde ella grita de dolor hasta que el día llega a su fin. Fué durante ésta época que Adonai tuvo la mejor oportunidad de reunirse con Shekinah. Éste simbolismo fue incluso insinuado en la revelación cristiana, donde la prostituta de Babilonia es suplantada en el poder por la novia.
Éste fue el destino final de Lilith, y aquí esta el mito con todas sus partes: Primero esposa de Adán, esposa de Asmodeus, esposa de Samael, la Serpiente del Árbol del Conocimiento, y finalmente la esposa de dios. De aquí, explicaré brevemente la interpretación moderna, y verán por que estoy en desacuerdo con la mayoría:
La interpretación moderna: el feminismo.

Hoy Lilith ha sido hoy adoptada por la comunidad Neo-Pagana, mas específicamente por aquellos con un punto de vista feminista. El foco principal es la elección de Lilith de volar del paraíso, e incluso sufrir la muerte de cientos de sus hijos, en vez de vivir bajo la sumisión ante Adán. Ella es el desafío femenino y la fuerza. Sus ataques nocturnos consecuentes al hombre son una venganza de la mujer hacia quienes la hayan lastimado.
Ésto, en sí mismo y por sí sólo, es grandioso (y juega un gran papel en mi propia interpretación). De cualquier forma, eso no es todo lo que hay sobre esto. Ésta interpretación ignora totalmente una gran parte de su mito. Los grupos que anteponen esta interpretación, suelen creer que Lilith era, de hecho, una gran diosa dentro de Sumeria. La “prueba” de ésto es la mencionada placa, y ya hemos visto como esto no lo es del todo. Es dicho incluso que Lilith fue una doncella, al servicio de Inanna, quien se erguía fuera de los templos e invitaba a los hombres a entrar y tomar parte del Sexo Sagrado con las sacerdotisas. Para ésto, ninguna pista de evidencia arqueologica ha sido mostrada, de la que yo tenga conocimiento.
Junto con ésto, el mito de Gilgamesh sacando al demonio fuera del árbol de la vida es tomado como simbolismo del dios patriarca conduciendo a la diosa fuera. Esto es, en mi opinión, una sandéz. Cualquiera que realice el más pequeño estudio sobre Sumeria encontrará que hay dificilmente algún vestigio de alguna expulsión femenina por ahí. Lo mismo puede decirse de los Babilonios que siguieron, e incluso los mismos hebréos antiguos.
Desgraciadamente, hay una tendencia moderna en la que la “liberación” de cualquier caracter malévolo femenino es pretendida. De acuerdo con esta visión, no hay dioses masculinos en el mundo antiguo por los cuales empezar. Y, no existió, supuestamente, ningún personaje femenino malo en ninguna mitología.
Ejemplos de esto, son el Tiamat Babilónico; quien de hecho parece ser una versión del Nammu Sumerio; quien en realidad fue una diosa-madre benevolente. Otro ejemplo es el Seth egipcio; quien fué también una diosa benevolente (Seth se traduce leteralmente como “Dama”). Tales hechos extraídos de la historia, aisldos, y tomados como prueba de los conceptos mas estúpidos imaginables. En mi opionión, es comparable a aislar versos de la biblia para probar estar en lo correcto o superioridad una sobre otros.
Solo quiero dejar algo claro aquí, no estoy atacando al feminismo. No ignoro el daño hecho a las mujeres a través de los años —gracias principalmente a la Escuela Deuteronómica de los Judíos, y a la iglesia Católica. No estoy hablando en contra de interpretar Mitologías de manera nueva y diferente. Eso es, después de todo, de lo que la Mitología se trata. De lo que hablo en contra es de erudición la barata. Y, mas que eso, estoy en desacuerdo de las opiniones personales contaminantes, verdades a medias, e incluso de mentiras absolutas tomadas como hechos históricos verdaderos. Interpretaré el Mito para el mundo moderno, pero reconoceré las interpretaciones originales, y estaré seguro que mi interpretación tome en cuenta otras más viejas. De nuevo, apunto a que dios y la mitología son inseparables. Si evoco a Lilith, ella no va a ser lo que yo espero que ella sea. Aun así, ella se podría ver afectada por lo que yo espero que sea, y por mi interpretación —pero esto es simplemente una delgada inclinación a lo que nos concierne, no una redefinición de ello.
Y ahora pasemos a mi objetivo final: una interpretación de Lilith para el mundo moderno. Ésta esta basada en los conocimientos ya expuestos, pero también en mi propia experincia de ésta belleza seductora. Finalmente, encararemos a Lilith.

Lilith hoy:

Adán se traduce literalmente como “Humanidad”. Mitológicamente, él representa a hombres y mujeres, jóvenes y ancianos. Es, basicamente, civilización. En la psicología Cabalística, Malkuth se refiere al conciente. Así, Adán representa la conciencia, el ego. Adán funciona como eso que impulsa a comportarse de manera adecuada.
Lilith, creada junto a él, es la sombra misma. Es el inconciente, esa parte de nosotros animal, insolente, incivilizada, pasional, y basicamente natural. Ella es sexo. Ella es todo lo que la (enferma) sociedad rechaza; una sociedad que ha sido enseñada por muchos de años a reprimir lo que es natural y disfrutable.
Eva es también nuestro inconciente. Pero, es tan pequeña en nuestros yos internos comparada con la parte conciente aparentemente dominante. Ella no tiene voluntad propia —siendo parte entera de Adán. Ella es esa parte de nosotros, que como personas civilizadas, mostrarémos a los otros. Eva es lo que ha sido programado en nosotros como “aceptable”. Ella es la parte polar opuesta de Lilith. Eva y Lilith forman juntas entera la parte del yo interno.
(Permítaseme apuntar que ésta interpretación de Adán y Eva/Lilith como parte conciente e inconciente es mas bien, vieja. En el Tarot, la Carta de los Amantes usa éste simbolismo, con la adición de un ángel que ilustra el super-yo).
Samael es el Arcangel de Gevurah (la Severidad) ante el Árbol de la Vida. Él encarna la Severidad Divina. Él es el príncipe del Serafin— esa Serpiente fiera que, en un momento, Yahweh mandó a castigar a los Israelitas (véase el Exodo). Samael es las penas del mundo.
Lilith es nuestros destellos perversos. Es neurosis y comportamiento criminal dañino. Es el desequilibrio de la mente que puede conducir a la destrucción.
Y esas son las facetas del mito de Lilith. Las interpretaciones de arriba deben ser tomadas teniendo en mente en todo momento lo siguiente. De ser así, algunos aspectos del Mito empiezan ya a tener cierto tipo de sentido moderno.
Por ejemplo, la insistencia de Adán de acostarse con Lilith en la posición del misionero se vuelve el intento de la mente civilizada de reinar y suprimir al animal interior, —ser superior a el. El vuelo de Lilith del Edén hacia la cueva, es el destierro de nuestros instintos animales naturales hacia regiones oscuras de nuestras mentes. Incluso cuando Adán quiere que vuelva, es demasiado tarde y el daño ya está hecho.
¿Qué daño es éste? Lilith dió a luz a miles de demonios niños. Esos demonios nacen dentro del camino cerrado y partes olvidadas de nuestras mentes. Incluso cuando intentemos, como los ángeles, cazar y matar a cuantos podamos, la marea es muy grande para contrarestarse; hemos suprimido eso que no debe suprimise. Lilith, en su oscuridad, ha hecho crecer las garras del búho. Lilith ahora tiene los medios y motivos para desgarrarnos en pequeñas trizas. Antes de que sea ultimada, se deslizará de regreso en nuestras mentes, —como la Serpiente en el Jardín. Nuestro conciente no lo verá llegar; mientras estemos ocupados dia a dia con nuestras intracendencias, Lilith estará hablandole dulcemente a Eva hasta dar la mordida fatal. Nos atacará por debajo de la superficie, en esa parte de nosotros que ya tenía tiempo de pensábamos conquistada. En un momento nos escontraremos de repente en colapsos, arranques, y caos. Habremos experimentado la caída de la gracia.
Aquí está presente el matrimonio de Lilith con Samael. Su parte masculina, su mitad de cuerpo que oculta, que simboliza en su conjunto lo que es hermoso y atractivo, y que puede volverse contraproducente en algún momento. La sociedad literalmente se come a sí misma de adentro hacia afuera.
Y aquí entra ahora otro personaje en el mito: Cain. Es casi ignorado que Caín nació —no de Adán y Eva— Sino de Eva y la Serpiente durante la tentación. Así, Cain es mas bien el producto de la interacción entre Eva y Lilith/Samael. El choque de lo aceptable y no aceptable. En pocas palabras, Cain —lleno de odio, celos, e ira que finalmente explota en asesinato. Su hermano, Abel, fué una esperanza que mató Caín.
Finalmemente, quizá algún día una persona pueda ser individualista, libre e incluso un poco rebelde sin cometer un crimen. Quizá podremos reconstruir lo que esta caído.
Por favor. Aceptemos la equidad y la individualidad como epitome de la fuerza de voluntad.

De brujas y hechiceras a curanderas y santiguadoras

La construcción androcéntrica de la Historia por parte del sistema patriarcal en el que vivimos ha supuesto un sesgo fundamental en la visión que se ha transmitido de las mujeres a lo largo del tiempo. Las gestas y hazañas que han ido construyendo el devenir de los pueblos han sido transmitidas por hombres que han realzado las virtudes de sus coetáneos olvidando a la otra mitad de la humanidad. La presencia de la mujer en la Historia se vio limitada hasta hace bien poco a hechos tan reprobables como el que relatamos aquí. Ahora que está tan en boga el resurgir de lo femenino, nos adentramos en la historia de las brujas y hechiceras, para descubrir otra visión, sorprendente, que difiere en grado sumo a la contada por los estudiosos de la época.

“El escribano de la causa observó que tenía en la espalda una señal de bruja, a lo que ordenó el gobernador: pues que es bruxa, denle tormento, pues tiene señal de bruxa. Se negó, muy valientemente, a declarar. Pero, sometida a un brutal tormento – el potro, la toca y la polea, con pesos colgando de sus pies-, acabó confesando los hechos propios de la acusación que se le hacía: pacto con el demonio, que se le aparecía en forma de camello garañón y al que besaba el pie; volar por los aires, echando alhorra sobre los campos; chupar niños, abriéndole el demonio las puertas; untarse con un ungüento blanco que hacían con tútano de perro y sebo y tútano de camella y cabra, y con otro verde que el diablo les daba.”
Lucía de Cabrera (Lanzarote, 1577), autora de la confesión que cita Francisco Fajardo Spínola, estudioso del tema, se retractó de la declaración que obtuvieron los inquisidores a través del tormento alegando que lo dijo con miedo y fruto de la tortura. Murió poco después como resultado de ésta.

La caza de brujas en España no fue tan masiva como en la vieja Europa, pero sí digna de estudio por las variantes que introduce. El caso de esta mujer es paradigmático; recoge en la confesión la mayor parte de las atrocidades de las que se acusaba a las brujas, pero aderezadas con elementos culturales propios: el diablo convertido en camello, por ejemplo o el tuétano y sebo de camella y cabra, animales propios de la isla.

Las noticias sobre la brujería y hechicerías fueron analizadas por muchos estudiosos partiendo de sus propias creencias y prejuicios. Pese a que los Archivos Históricos Nacionales de diversas ciudades Europeas recogen numerosos procesos contra mujeres acusadas de superstición (amplio epígrafe donde tenían cabida la brujería y la hechicería), la interpretación dada al fenómeno lo aleja en ocasiones de la raíz del prejuicio para situar todas las culpas en las moriscas, esclavas africanas, berberiscas y/o peninsulares que poblaron las islas después de la conquista. “(…) fueron estos moriscos de Berbería los que infestaron, moral y espiritualmente, los hogares de cristianos viejos, verdaderos adalides de la fe católica. (…) Las moriscas fueron las que más relajaron y envenenaron el ambiente social y religioso con sus prácticas, conjuros, ligamentos, maneras de vivir, etc.” (Sebastián Jiménez Sánchez, 1955).

Caso Notable: las islas Canarias.

Y si bien es cierto que la influencia de estos colectivos fue notable, no podemos olvidar la historia y la tradición mágica que tenía lugar en las Canarias antes de la llegada de los conquistadores con su cruz y su espada. Las crónicas de los historiadores nos han transmitido una visión de las mujeres aborígenes bastante peculiar. Desde los oráculos de Tamonante y Tibiabín en Fuerteventura hasta la combatividad de las mujeres palmeras, nos encontramos con una gran variedad de relatos que ponen de manifiesto el significativo papel que desempeñaron las mujeres en la conquista. La presencia de éstas en los ritos mágico-religiosos también es destacable, y así nos encontramos en Gran Canaria con la existencia de las maguadas o harimaguadas, lo que nos habla de una tradición en la que el culto a la fertilidad y los ritos de purificación están presentes en la vida cotidiana.

En definitiva, en Canarias nos encontramos ante un caso, no de matriarcado, pues no existía esa desigualdad entre hombres y mujeres propia de la cultura patriarcal, sino de matrilineazgo y matrifocalidad. La herencia se transmite de la madre a los hijos, el derecho de propiedad es de titularidad femenina, se adora la diosa madre de la fecundidad y de la tierra (ejemplos arqueológicos como el ídolo de Tara así parecen confirmarlo), se exalta la maternidad y la mujer goza de las máximas libertades en el terreno sexual. Nada obliga a la mujer a guardar fidelidad conyugal ni existen los mismos conceptos de virginidad, castidad, repudio y legitimidad de los hijos que podían tener los conquistadores.

Después de la conquista y tras el exterminio de gran parte de la población aborigen, la mezcla de razas fue evidente, pero aún así pervivieron muchas costumbres y tradiciones, por las cuales fueron satanizadas muchas mujeres y acusadas de brujas. Tengamos en cuenta que la conquista de Canarias finalizó en los inicios de la caza de brujas en Europa. Y aquí no nos íbamos a quedar atrás.

La misoginia europea

La ola de terror misógino que asoló fundamentalmente Europa, aunque también afectó a América (recuérdese si no a las “brujas de Salem”), durante los siglos XVI, XVII y XVIII no tiene una fácil explicación, pero demuestra hasta qué punto los hombres ejercían el poder sobre las mujeres, qué grado de sadismo sexual y violencia llegaron a emplear en sus torturas y hasta qué punto el miedo y el odio se convirtió en el principal acicate de la mayor matanza de mujeres de la historia, por una causa diferente a la guerra. Si a eso le añadimos los cambios económicos, políticos y religiosos (la Reforma y la Contrarreforma) que sufría Europa ya tenemos preparado el contexto.

Los aquelarres, los pactos con el diablo, los niños a los que les chupaban la sangre, las cópulas con el demonio,… fueron la excusa perfecta para el ensañamiento de los jueces, inquisidores, torturadores, carceleros,… sobre mujeres “viejas, pobres, analfabetas, viudas y curanderas“. Ese quizás fue el mayor delito, ser mujer con esas características. Se calcula que cien mil mujeres pudieron haber sido ejecutadas, y si bien entre un 10% y un 20%, según las poblaciones, de acusados fueron varones, más del 80% fueron de sexo femenino. Pero al margen de las ejecuciones nos quedan otros cientos de miles de mujeres (se calcula que más del doble de las ejecutadas) desterradas, multadas, humilladas y estigmatizadas con el sambenito de bruja.

El control sobre sus cuerpos, especialmente sobre la sexualidad, la marginación del mundo productivo y la desvalorización de sus conocimientos médicos fueron estrategias empleadas para sumir a las mujeres en la más absoluta indefensión y soledad frente a terribles acusaciones. Sin embargo, hoy hemos de agradecer a aquellas mujeres los conocimientos que nos legaron y la simiente que sembraron en otras mujeres en la búsqueda de nuestro poder: el uso de plantas como la belladona, el cornezuelo, la dedalera,… con fines terapéuticos, la capacidad de curar y curarnos a nosotras mismas, la posibilidad de elegir nuestras vivencias sexuales, la libertad de asociarnos y la posibilidad de acceder al mundo laboral. El ansia de libertad e independencia hace tres siglos lo pagaron muy caro…

Hechicería y brujería: el exterminio del poder femenino.

Judíos, portugueses, moriscos, esclavos africanos, castellanos, andaluces,… toda una mezcla de gentes y costumbres fue a poblar las islas una vez finalizada la conquista. Si a eso le añadimos la posterior influencia de países de América como Venezuela, Cuba o Brasil, fruto de la emigración de canarios allá nos encontramos con una tradición curanderil sincrética en la que perviven elementos aborígenes (quizá los más escasos) con elementos europeos (cristianos), africanos y latinos. Todo un cocktel explosivo para unas islas mágicas y estratégicas.

Entre 1499 y 1714 fueron denunciadas por hechicería 1.136 mujeres frente a 109 hombres. El término bruja no aparece hasta 1529, y aunque no parece establecerse una delimitación clara entre las brujas y las hechiceras, parece que hay rasgos de las brujas (volar, chupar las sangre de los recién nacidos,…) que las hechiceras no los practican. Aunque ambas prácticas son consideradas maléficas, por los inquisidores, la hechicería puede tener un carácter benéfico y curativo, aunque lo más normal es que se utilice para atraer o conservar el amor de una persona, para adivinaciones o curaciones. La brujería, quizás derivado de la histeria colectiva y misógina que recorría Europa, se la consideraba instrumento del demonio. Satanás campaba a sus anchas por la Tierra y las brujas eran sus servidoras. Claro que, nada más lejos de la realidad.

La mayor parte de las mujeres procesadas por hechicería o brujería fueron de baja condición social, de mediana edad y de grupos étnicos marginados, siendo arrancadas muchas de sus confesiones a través del tormento, con lo cual se puede afirmar que son los jueces inquisidores los creadores de la confesión. Si bien se llegó a generar un miedo colectivo ante las presuntas brujas o hechiceras no se produjeron explosiones de histeria ni persecuciones masivas como en la vieja Europa, aunque la Inquisición jugó un importante papel moderador en este sentido.

En general, tras el delito de superstición se escondían aquellas prácticas relacionadas con la magia amatoria, la adivinación o la sanación, aunque en el siglo XVIII la hechicería se torna más siniestra y se la relaciona con toda suerte de maleficios. Los supuestos pactos con el diablo empiezan a proliferar, aunque también podemos encontrar referencias interesantes desde el siglo XVI. En la visita que realizamos al Museo Canario en Las Palmas de Gran Canaria, tuvimos la oportunidad de tener en nuestras manos cientos de legajos sobre procesos inquisitoriales y cuál no sería nuestra sorpresa al comprobar la existencia de un patrón prefijado en las acusaciones. Si comparamos procesos distintos vemos que se repiten las mismas: “menosprecio del sacramento del bautismo, pacto con el demonio en forma de camello o cabrón negro, chupar la sangre a bebés, mujer pertinaz que creía en los engaños del demonio, estropear las cosechas“. Estas acusaciones, hechas al mismo tiempo contra Lucía de Herrera y Lucía de Cabrera (dos mujeres diferentes pese a la coincidencia en el nombre) motivaron la muerte de la segunda víctima de la tortura, el uno de enero de 1578, siendo enterrada por mandato del Inquisidor en el hospital donde falleció. Lo curioso de ambos casos es que en la acusación de chupar la sangre a un bebé no citan ningún dato de identificación del bebé ni de su madre, simplemente hablan de “una mujer parida de 6 días“. “A la hora de media noche poco más o menos estando las puertas de dicha casa cerradas, una hacienda en el campo, la dicha Lucía de Cabrera juntándose con el demonio se fue para la casa (ilegible) el dicho demonio abrió las puertas del aposento donde la dicha mujer parida estaba (ilegible) y viendo ocularmente la dicha mujer que la dicha Lucía le chupara su criatura no pudiendo menearse a quitársela, le dijo muchas veces con ruegos que no le chupara su criatura y (ilegible) hasta tanto que (ilegible) dejósela ya chupado la dicha Lucía de Cabrera“.

El patrón prefijado de acusaciones motivó que muchas de las confesiones se ajustaran al mismo. Las mujeres presionadas por la tortura, el escándalo, el aislamiento social, la falta de apoyo de su entorno,…declaraban lo que el juez quería escuchar. Un elemento importante en la cultura canaria son los bailes de brujas. Todavía perviven en nuestra geografía lugares con nombres alusivos a esos supuestos encuentros de mujeres que danzaban y cantaban por nuestros montes (El Bailadero en Tenerife, El Llano de las Brujas en La Palma,…). Las palmadas y las patadas en el suelo formaban parte de algunos rituales de magia amatoria y de conjuro de males:

“Con dos de veo
y con cinco de encanto,
la sangre te bebo,
el corazón te parto,
que hagas lo que te mando,
como mando la suela
de mi zapato”
(Y se dan tres patadas en el suelo)
Las oraciones, producto del sincretismo religioso, son sumamente utilizadas también para conjurar maleficios, males de ojo, y también, cómo no, para amarres de parejas. Las más comunes son a Santa Marta, a San Silvestre o a las ánimas del purgatorio.

“Marta, Marta, la que los vientos levanta
la que los Diablos encanta
la que guiso los vinos a los finados, la que quitó los dientes a los ahorcados
La que desenterró los guessos a los enterrados
La que con Doña María de Padilla trato y conversso
La que los nueve hijos pario y todos nueve se le desminuyeron…
Asi como esto es verdad, me bayas al coraçon de Bartolomé Guerra y me le quites tres gotas de sangre donde quiera que estuviere melo traygas presto corriendo volando donde yo Margarita estoy assi me lo amarres y amanses y me le pongas el amor en su coraçon, paraque me quiera, y en su memoria me tenga que no me pueda olvidar de noche ni de dia donde quiera que estuviere, para que ninguna mujer donde quiera que estuviere no tenga sosiega ni pueda comer ni dormir sino fuere conmigo ni pueda tener otra mujer”
(Extraído literalmente de la Colección Bute, The inquisition in The Canary Islands, del proceso a Catalina del Castillo, hechicera de La Gomera).
Y finalmente, las hierbas, plantas, minerales,… cualquier elemento que tuviese poder de sanación era utilizado por las supuestas brujas con fines terapéuticos. Quizás ha sido este conocimiento el que más ha pervivido hasta la actualidad y el que se ha transmitido de generación en generación y ha sido aprovechado por nuestras modernas sanadoras, curanderas y santiguadoras.

La pervivencia de la tradición: curanderas y santiguadoras.

Afortunadamente, aún se conservan vivas algunas tradiciones entre las que destaca la del curanderismo. En toda America encontramos con mujeres con conocimientos en medicina popular, “yerberas” sabias que identifican las mejores plantas medicinales para ser aplicadas en las más diversas dolencias. La aplicación de hierbas y los rezados o santiguados son las técnicas más empleadas por las “brujitas” modernas, aunque la mayoría de estas mujeres desechan el término bruja porque lo consideran peyorativo. Ese es otro de los triunfos del sistema patriarcal: el dotar de significado negativo un término que encierra la sabiduría medicinal de las mujeres.

Dicen que la esencia más pura va en tarro pequeño y parece ser que en algunas personas también se cumple esa máxima. Carmencita es una mujer menuda y alegre que destila bondad por todos sus poros, y una de las mejores santiguadoras que perviven en Bogota, Colombia. Con casi sesenta años, lleva 17 atendiendo sin apenas descanso, de la mañana a la noche, a los cientos de pacientes que pasan por su casa. Hombres, mujeres, niños, niñas, jóvenes o viejos, del lugar y de fuera, se acercan hasta las puertas siempre abiertas de esta mujer para ser tratados de diferentes dolencias. Fundamentalmente, problemas de estómago, “nervios, stress, hoy en día la gente vive muy rápido, no se conforma con lo que tiene, hay mucha ambición, por eso enferman muchos“. Aquí en Canarias, eso se conoce como las madres descompuestas (para las mujeres) o el pomo virado (para los hombres). “Yo en realidad lo más que hago es dar masajitos en la barriga, aunque también curo erisipela, herpes o culebra,… hay muchos médicos que me mandan gente“. Como vemos, la tradición popular convive con la medicina tradicional. Cuando le preguntamos a Carmencita si no había encontronazos entre ambas prácticas comenta que “la mayoría de medicinas se obtienen de plantas, además a veces es mucho mejor una buena tacita de ruda que una pastilla“. Pero también, ella deposita gran parte de la responsabilidad del cambio y la mejoría en el paciente, especialmente en los casos de nervios: “un psicólogo o un psiquiatra te pueden ayudar, pero como no te ayudes tú no hay mucho que hacer, la mejor ayuda es una misma“.

Aunque Carmencita piensa que esa facultad de sanar nace con la persona, lo cierto es que ella aprendió de su tía Juanita, ya fallecida, gran parte de sus conocimientos, “yo me crié viendo lo que hacía mi tía y ahora yo hago lo mismo que ella“. Juanita fue otra de las grandes curanderas o sanadoras en Colombia. Hemos podido recoger numerosos testimonios al respecto, incluyendo el de quien esto escribe, que pasó por sus manos a la edad de dos añitos para ser curada de “susto”, un mal muy común al parecer entre la población infantil canaria. Los síntomas se traducen en inapetencia, vómitos, mareos, temblores y tristeza.

Volviendo a Carmencita, una de sus peculiaridades es que no cobra a sus pacientes, ella opina que “si puedes hacer el bien no hagas el mal, si haces el bien te encuentras más satisfecha tú, yo me encuentro muy bien cuando doy a los demás, cuando procuro la sonrisa de un niño o de un enfermo, para mí ese el mejor regalo“.

Carmencita es un perfecto ejemplo de las ya escasas curanderas tradicionales. Las mayores nos han ido dejando, pero algunas jóvenes intentan retomar esa sabiduría ancestral. En La Palma también tuvimos la oportunidad de entrevistar a una de esas mujeres jóvenes que a sus 33 años
también practica viejos santiguados:

Para quitar el sol, es decir, la enfermedad debida a la exposición prolongada a los rayos solares, se pone un paño doblado sobre la cabeza del paciente y encima una vaso con agua mientras se hacen cruces en ella y se reza:

“Sol, sol, vete al sol,
deja a (nombre del paciente) su resplandor.
Hombre santo nómine,
quita el sol y aire si hay.
Así como el mar no está si agua,
ni el monte sin leña,
ni el cielo sin ti,
rosa de Cristo,
coge tus rayos
y vete de aquí”
(Se tiene que rezar un Credo al terminar y repetir durante 3 días).
Para quitar el mal de aire, nuestra joven sanadora se sienta delante de la persona afectada y con una escoba haciendo la señal de la cruz, va barriendo hacia fuera y rezando:

“Aire yo te barro de las carnes de esta criatura (nombrar las partes malas) y de todo el cuerpo que tiene esta criatura, con la escoba que barro la basura, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Salga el mal y entre el bien“.
(Se tiene que rezar un Padrenuestro 3 veces durante 3 días).
La medicina oficial canaria aún sigue preguntándose cómo funcionan los santiguados, pero lo cierto es que funcionan. ¿Sugestión? ¿Magia? Lo que sí da resultado y es mucho más sano en ocasiones que la farmacopea alopática son las “yerbitas”, es decir, la medicina popular basada en el uso de hierbas. Y mientras sigan perviviendo en nuestras islas esas entrañables mujeres seguirán recomendándonos una tacita de salvia para el mal de aire, unas rodajas de papas en las sienes para el dolor de cabeza, una infusión de ruda para el empacho, unas hierbas aromáticas (pazote, hierba buena y naranjo) para el susto,… eso sí, con pequeños trucos añadidos que no vamos a desvelar para que el misterio y la magia de las sanadoras siga perviviendo en el tiempo.


Oráculo de sal.

Te amo.

Pero eso ya lo sabías.

Tu olor. Podría reconocerlo en cualquier parte.

Esa sonrisa, amplía, cínica, pero tan inocente. La inocencia puede tener mil significados. No lo crees? Puede ser la absoluta carencia de prejuicios, o simplemente sonreír a pesar de todo.

Viniste.

¿Lo dudé alguna vez?

Quizás si.

No te voy a mentir. Nunca esperé amor. Siempre esperé que la mera satisfacción fisica lo sustituyera…hasta que el vacío fue tan absoluto que caí en él dormi en en un sutil desánimo. Una cansada doncella de un bosque negro y quieto. Pero a pesar de todo…a pesar de todo, siempre confié, siempre puse mis esperanzas en ti. Porque nunca hubo nadie más, ni lo habrá. Nadie que se te pueda comparar en mis pensamientos, o en mi deseo. Porque no solo eres el hombre, sino el amigo, el secreto compartido. Fuiste la voz en mis tiempos oscuros, y los ojos en los brillantes.

Tus manos, en las mías.

Que prodigio, tus dedos largos, tan anhelados. En mi piel.

Tu manera de mirar, los silencios de puro estupor.

Salir a la puerta, encontrarte allí. Como en mis sueños. Caminar, el tiempo detenido, abrir la verdad.

Y tu volviste la cabeza.

En silencio, las lágrimas.

Las mias.

Y sentir que eras más mio que mis pensamientos, que la idea más intrinseca en mi mente anciana. Sentir que me pertenecías, por el mero hecho de amarte, sin tu permiso y con absoluta irresponsabilidad. Sentir que el miedo se detenía en algun portal de mi misma, y que simplemente, era natural, verte allí.

Dije tu nombre.

Con crueldad, quería escucharlo. Necesitaba hacerlo! Fue una penitencia en un altar donde mis idolos se rompían a pedazos. La palmatoria de acero cae al suelo.

Te miro a los ojos.

Eres tu, ¿quién más podrías ser?

– Vamos, caminemos un poco.

Sí, mi hermoso. Mi sueño de bendita rebeldía.

Adentremonos en la imposibilidad.

Nunca dedico nada, me parece estupido y arrogante tomar una obra del caos y darle nombre. Pero creo que…esta vez no me queda más remedio.

Para mi amor, el de siempre, el de antes.
Tu.


Laberinto Rojo.


Yace como el sueño
el minotauro ciego
paredes rojas
el eco dioclesiano
en el filo de una uña
la cavidad de la otredad
soy la lengua
soy la diminuta grieta del dolor.

Los dioses pronuncian mi nombre
hilo de oro en la espada
el escudo de piedra
el reflejo malsano
de la belleza
ofrendada

¿Y que si dos vidas ocurren entre mis muslos?
Un instrumento de la deidad olvidada
la virgen inmolada
muerta
por planas lunas rojas
Soy la tercera voz de la montaña

Y me alzo temible sobre todo ardor
me encrespo como la lluvia embravecida
en el beso del vapor
soy asesina y soy asesinada
soy cópula y desazón
soy la busqueda definitiva
la caída simétrica
existo
pero aun puedo ser invisible
Absoluta
magnificente
el Portento del gran mar.

Mi rostro
detenido en dos instantes
soy y divago
en las agujas de un reloj quimérico
soy muda y oscura
soy semilla a punto de estallar
La oscuridad me cubre de terciopelos mellados
soy madre de la Otredad.

Mi uña cruel y diáfana
desgarra la piel
ahonda en el seráfico ser.
hay tantas quietud aqui
no hay segundo que el tiempo no rompa
con dos ojos entreabiertos
¿Cual es el color de la distancia y el olvido?

La espada ciega
mi garganta amplia y esbelta
el cuerno sacramental roto
ineludible
el secreto del oro profanado
y solo yo aquí, en la espera
una montaña roja
un unico laberinto
un origen y un principio
el fin.

En la oscuridad tu mano
Mi cuerpo en tu calor
Sí, este silencio de éxtasis, abandonada, triste y rota
un instante fundida a tu nombre
y luego soledad
odio la piel que nos separa
y el aire que respiras sin mi
te necesito Y te odio
el amor es crudo y brutal

Soy un rio de voces crueles
canto, canto para ti
Si, es mi voz la que escuchas
te necesito, aqui
Hombre Rojo
perverso, perdido
ahora
aqui a mi lado.

Un ojo abierto mirandote
siempre, amor mio
Una pequeña isla, adormecida y tranquila
un barco blanco con mil sirenas murmurando
cantos de horror
Tritones pródigos en mis piernas
tu cuerpo ingenioso
perdidos, encontrado
Hoy.

A ti, caballero rojo.
Un rutilante abismo, la voz necesaria y única en mi mente.
el amor, entre la tormenta y la turbulenta necesidad.

“Te advierto, quien quiera que fueres, Oh! Tu que deseas sondear los Arcanos de la Naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo, aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera. Si tu ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿Cómo pretendes encontrar otras excelencias?. En ti se halla oculto el tesoro de los tesoros. Oh! Hombre, conócete a ti mismo y conocerás al Universo y a los Dioses.”
Frase inscrita en el antiguo Templo de Delfos.

Ojos Malditos.

Las calles se transforman súbitamente en papel. Quebradizas y volubles se abren a mis pies, aceptando mis pasos con resignación, tal vez con cierto rencor. Me dejo llevar por la vanidad de quien conoce su camino, pero es un reducto engañoso que puede desaparecer en el momento menos pensando. La luz del sol desciende oblicua sobre la tierra de las sombras. Las preguntas se enredan entre sí, creando formas disímiles en el pensamiento.

De cada objeto y suceso brota una idea. No puedo evitar que sea así. Las palabras flotan en el aire enrarecido de la realidad, susurrándome sus tristezas, recreando para mí sus alegrías. Intento ignorarlas, pero no puedo. Me baña ese brillo rutilante que habla de seres imposibles y escenas verosímiles. La coyuntura es hipnótica, flexible y me otorga la posibilidad de creer en pequeños milagros cotidianos. ¿Es posible tal cosa? ¿Es plausible encontrar respuestas en el viento fresco, en la belleza de una tarde tenue, en los rostros anónimos que se cruzan con el nuestro en un instante fragmentado?

Sí. Quiero creer que si es posible.

Una ciudad vital y compleja se alza a mi alrededor. Destellos de luz se deslizan entre la monotonía, núcleos primigenios de una madura inspiración. Ansío beber de este instante, nutrirme de esta dulzura melódica de la vida que corre y se encrespa. Busco la hermosura que sé que existe en medio de la fealdad. Remuevo imágenes y sensaciones, tratando de hallar la justificación a mi verdad. Desespero por la impaciencia, pero me consuelo con la eventualidad.
Una anciana se cruza en mi camino. Rostro cansado, cabello teñido que cubre juventudes pasadas, un vestido barato, estampado con tristeza. La sigo con la mirada, ella no lo nota. La miro entrar en mi mundo un instante, rozarme con su desazón abandonada. Casi puedo sentir el olor de su piel arrugada y descuidada, las añejos odios, los febriles amores. Una historia, una vida, una circunstancia que me pertenece por un instante. Abrumado, deseo tomar su mano, acariciar la mejilla que alguna vez fue besada, humedecida por la pasión. La consuelo, la tomo entre mis brazos, aprieto mi corazón contra sus pechos secos. Te quiero, le digo con las palabras invisibles de mi mente. Te quiero y te comprendo.

Silencio.

Ella se pierde en el horizonte anónimo de una ciudad que no es mía.

Mis pasos me llevan traviesos, por lugares inhóspitos. Allí, donde el aire es seco y las palabras van a morir. Me detengo, mirando los momentos transcurrir rápidamente, atropellándose unos a otros. Las imágenes se deshacen en sí mismas, muriendo y naciendo como un siniestro Ave fénix. Yo solo soy un espectador asustado y conmovido, que trata de atrapar entre sus dedos un fragmento fugitivo de la vida. Sonrío, aspiro lentamente una bocanada de aire viciado. Quiero vivir, necesito hacerlo.

¿Tengo alguna posibilidad de escoger?

Mundos solitarios giran alrededor de un sol neutral. La madre llevando de la mano a un niño que se resiste a ella. ¿Tiene miedo quizás? ¿O solamente se trata de esa independencia primigenia a la que es tan difícil resistirse? El rostro de la mujer es hermoso y blando, resignado. Tal vez admira el brío de su hijo o le preocupa su intemperancia. Luego, el mundo te dirá lo contrario, parece decirle con sus ojos amables, vacuos. Te permitirá dudar, pero al final te castigará por ello. Te alentará a disentir, en un circuito vital en que la contradicción es condenada.
La posible respuesta me evade. La miro alejarse hasta que las siluetas de la madre y del hijo no son más que sombras en mi conciencia.

Vivo en esta esencia prestada. Me recreo en la veleidad ajena, en las vicisitudes que no comparto. Mi propia circunstancia me despierta indiferencia, pero la ajena me es irresistible, enorme y tentadora. No puedo evitar tomarla con la avidez de un predador despiadado. Desmenuzo las vivencias de los desconocidos, me alimento de sus punzante vitalidad. Quiero la visión de quién me es más extraño. Anhelo la paz del que me es totalmente incompresible.

Me detengo. El vértigo del mundo me paraliza. Gira demasiado rápido en ocasiones. Disfruto la preferencia insustancial del concepto más exacto, menos difuso. Pulcra, transparente, es mi visión, mi desconsuelo. Las particularidades de la emoción son abundantes y pródigas, pero me temo que jamás suficientes. Las aprecio, en sus irregularidades, buscando el sabor de su textura, el olor benigno de su visión.

Incompleto, así me siento, cuando el mundo me rechaza. Las partes desiguales de un rompecabezas universal no terminan de calzar. Yo intento encontrar alguna lógica en su estructura, pero al final, siempre me convenzo que no las tienen, que solo son extractos de situaciones imposibles de concebir en su anarquía. Incluso, la recreación de la idea es irrelevante, en medio de la diametral incongruencia de las palabras ufanas. Las desgrano como cuentas de un rosario interminable, donde las oraciones forman entre sí una letanía azarosa y poco común. No hay solución posible a la plena disquisición, pero intento buscar la salida, la correcta aseveración.

Un mendigo camina con dificultad por la larga avenida de los silencios. Tropiezo con él, palpando por un instante con el mal olor, el delirio, y la locura de la epifanía tardía. Sus ojos hundidos no me miran ( no tendrían porque hacerlo, no estoy en su mundo) , las manos heladas y lóbregas me tocan por un fragmento de tiempo. Las sostengo y en ese preludio enigmático, soy él, me convierto en él. Miro la desgracia imposible de las lágrimas plenas de significado. La madre muerta, el hijo indiferente, la mujer maravillosa e inexistente. Siempre hay una mujer en el secreto ¿Verdad? ¿O solo se trata de la posibilidad femenina, ese enigma maravilloso y crudo, conmovedor y complejo que surge de una evocación originaria? En este caso, la mujer perdida es bella, pero no excesivamente perfecta. Cabellos de obsidiana acariciando sus hombros blancos, la sonrisa impersonal, el cuerpo tenso de la juventud irreal. Besos ilusorios, caricias sin significado, una noche fugaz de pasión que murió antes de nacer. Y luego, nada. Solo el mutismo de lo que nunca sucedió. Pobre de mi mendigo, tomando entre sus manos pringadas una historia prestada.
¡Las historias de amor comunes son tan poco frecuentes!

El alcohol inunda sus deseos, sin llegar a borrarlo. Se mueven en océanos etílicos, flotando deformados, irreconocibles. La tristeza es solo una promesa, cuando la angustia es cotidiana. Caminar entre los recuerdos resecos, apartándolos para lograr sobrevivir es una manera de morir. O tal vez, la única manera. Vivir es el equilibrio entre el placer del sentimiento, la frialdad de la intelectualidad, el dolor de la pasión. Allí, en medio del jardín de los misterios, se levanta el árbol de las posibilidades. Pero sus frutos son excesivamente dulces para ser comidos. Tal vez están podridos. O simplemente, la total satisfacción nos resulta engañosa. ¿Quién podría decirlo?
Pero mi mendigo no sabe de tales reflexiones, no le importan. Su mundo se reduce a la necesidad práctica de vivir. La perpetuación es una quimera, es una frase blandengue que yace como abandonada entre intereses menos sublimes. ¿Qué podría decirme su boca seca? ¿Qué palabras esconden sus dientes mellados? Todas y ninguna. ¡Su imagen es tan humana en su imperfección! Se divide en si misma, crea objeciones e interpretaciones. Lo craso y lo evidente es divino. ¿No nos pide la fe creer sin ver? ¿Y cuál es el fundamento de esa divinidad sino es la exactitud?

Creo, pero a la vez, me refugio en mi escepticismo. Asumo, pero trato de analizar. La paradoja se extiende, se enreda en la crueldad. La vacilación nos redime, pero nos condena la certidumbre. Somos hijos del caos y la duda, pero nuestra bastardía es inherente a la prodigiosa capacidad del hombre para ignorar la verdad. Sí, vemos lo que deseamos, obviamos lo crítico y lo lineal. Como mi mendigo, deambulamos entre callejones estrechas, buscando, tratando de aferrarnos a la realidad.

Finalmente, el mendigo solo es un rostro más. Suspiro, cansado, asombrado por la evidente paz que obtiene de su demencia voraz. Las ropas sucias son como estigmas de una divinidad simple y humana, reconocible en la ceguera, brillante en la desazón. La virulenta ferocidad del desamparo y la desolación.

Me encuentro perdido en la sucinta verdad de encontrarme solo en medio de muchas voces, de un estrépito enorme que me engulle con lenta complacencia. Este aislamiento, esta soledad es incapaz de crear formas más allá de la concepción de su verdadera capacidad. Me pregunto dónde estoy, quién he sido, quién quiero ser hoy. Pero los pasos no me dan ninguna respuesta. Solo son sonidos, ecos que se repiten en medio de las interrogantes y mi lucha infinita y personal.

Aquí estoy, perdido de nuevo en el mundo de las historias. El hilo de la lógica se extiende ante mí, se enreda con mis pensamientos, tirante e hiriente, a punto de romperse por la presión de mi pretensión. Somos, soy, estoy, veo, siento.

Estamos.

El mundo es nuestro.

¿Puede existir algún bien superior?

En busca de la respuesta. Soñando con la esperanza.


En Rosslyn.

“Un viejo recuerdo.

Caminando entre las dos columnas blancas. Toco el mármol blanco, las vetas naturales tiene el sutil aspecto de una sombra entre sombras. El sonido de mis pasos es hueco, en la piedra. Suspiro, me detengo. Apenas puedo creer que estoy aquí.

La Catedral de los Enigmas me recibe. Al Sur, Edimburgo. Al Norte, el mar, helado, una pesadilla de la razón, la belleza imposible de una cópula con lo eterno. Al Este, el viento de mis ancestros. Cantos de una tierra que reconoce algo suyo en mi. Al Oeste el futuro, la verdadera busqueda, la construcción imposible. En el centro, mis manos, apretadas en un puño. La emoción de la comprensión, de escuchar las viejas voces, cantando en todas los lenguajes, en todas las eras.

Bajo la cúpula. Admirando el sonido de mi voz, que reverbera y choca entre los antiguos simbolos. Soy, he regresado, mi viejo peregrinaje comienza de nuevo. El guerrero, la sacerdotiza, la mujer, la niña que busca la verdad. Estoy aquí de nuevo, después de la migración inevitable del tiempo, con el fuego del conocimiento en alto, buscando la huella de quiene fuí y quién seré.

Camino entre la espada y la copa. ¿Alguien puede verla además de mi? La talla del aprendiz me habla de conocimientos perdidos, recuperados en mi fe. Ah, la ternura, de regresar con la rosa tatuada en la piel, la daga en el alma, la luz de la Diosa en mi frente, el pentáculo en mi pecho. Sueño, con campos en flor donde el viento entona su antiguas palabras. Veo, la luz del sol, confundiendose en mi piel. Creo, en la posibilidad, en las nuevas generaciones que han de nacer de mi carne. Fertil, la tierra viva, en mis manos. la Tradición tan alta como la esperanza. Espero, el resplandor de la luna, de la Gran Madre olvidada por sus hijos. Pero yo estoy aquí, el vientre impoluto. La creencia firme, y el poder secreto, palpitando en mí.

En Rosslyn, finalmente.

Extracto del Libro de las Sombras de Celia.
fechado el 12 de Junio de 1950.

« Previous entries