Inevitable conclusión en el pensamiento Divino.

Las Terminales (1) son las fiestas en honor de Términus (2), dios de los límites y de las lindes entre las fincas agrarias. Este dios aparece como una divinización de los mojones de piedra que marcaban la separación entre los fundos agrícolas, con lo que se resaltaba el carácter sagrado e inviolable de la propiedad.

Cuenta la leyenda que cuando el rey Tarquino Prisco quiso hacer espacio para construir el nuevo templo de Júpiter Óptimo Máximo en el Capitolio, trasladó de lugar los altares de los dioses que eran allí venerados. Sin embargo, no hubo manera de mover el ara de Términus. Llamados los augures, éstos determinaron que el dios se negaba a cambiar de emplazamiento, y el rey tuvo que habilitar dentro del templo de Júpiter Capitolino una capilla especial para respetar el altar de la renuente divinidad.

En el campo, los propietarios contiguos se reunían junto al mojón que marcaba el linde entre sus propiedades y, cada uno en su lado de la finca, ofrecían a Términus pastelillos de miel y sacrificaban un cordero con cuya sangre se ungía la piedra del lindero. Luego encendían un fuego y asaban la carne del cordero, que compartían en una comida común.

Pero también la Urbe, comunidad de la que sus ciudadanos son sus propietarios, poseía su propio linde: era una piedra miliar situada en el camino de Roma a Laurentium. Allí acudían los magistrados el día de las Terminalia para ofrecer el mismo sacrificio que hacían los particulares en sus campos.

Para la tradición de la Antigua Religión que practica mi familia, El Dios Términus simboliza el final de los ciclos, el recorrido de la energía hacia su necesaria conclusión. Por tal motivo, cuando una situación se encuentra irresoluta o simplemente, deseamos que un ciclo termine de una manera satisfactoria, encendemos una vela verde e invocamos de la siguiente manera:

“Gran Dios del final del camino
Terminus, Señor de los campos de la mente y el pensamiento
te pido que permitas que cada cosa en mi vida tome su lugar y su tiempo
y que la energía fluya a favor de la armonia
Asi sea”

Realiza ahora una pequeña meditación, mirando la llama de la vela mientras te concentras en visualizar en tu mente las situaciones en tu vida que necesitan resolución y concresión. Siente como la energía del Dios te permite visualizar una concresión y sentido especifico a todo lo sucedido y brindarte el sosiego de un termino final a una situación.

(1) Hoy se celebraban en Roma las festividades de la Terminales.
(2) Para la Tradición de la Antigua Religión que practica mi familia, hoy se realizan rituales al Dios Términus para la conclusión de ciclos energéticos.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: